¿MA­TE­RIA­LES EN EX­TIN­CIÓN?

Bike - - CARTAS -

Re­co­noz­cá­mos­lo, el alu­mi­nio es al ci­clis­mo lo que el dié­sel al automovilismo. Es lo que te­ne­mos la ma­yo­ría, o eso se su­po­ne, pe­ro pro­ba­ble­men­te no lo que ten­dría­mos si pu­dié­ra­mos cam­biar­lo. ¿A quién no le gus­ta­ría te­ner un V8 con mu­chos ca­ba­llos ins­ta­la­do en un co­che a la al­tu­ra (ex­cep­to a un eco­lo­gis­ta) o un mo­tor eléc­tri­co su­per­mo­derno con to­da la tec­no­lo­gía que exis­te aho­ra, si nues­tro bol­si­llo fue­ra ca­paz de so­por­tar­lo? Es­to vie­ne a cuen­to de que mi bi­ci per­so­nal es to­do un “pe­pino”, pa­ra que nos en­ten­da­mos rá­pi­do, una bi­ci que sin te­ner en cuen­ta el cua­dro tie­ne un mon­ta­je que ya qui­sie­ran al­gu­nas bi­cis que se ven en la Co­pa del Mun­do. Ejes so­bre­di­men­sio­na­dos de no sé cuán­tos mi­lí­me­tros más an­chos, amor­ti­gua­dor con cá­ma­ras de aire por to­das pa­res, ca­bles in­vi­si­bles por den­tro del cua­dro y to­das esas vir­gue­rías tec­no­ló­gi­cas que no pue­den fal­tar en una bi­ci “top” a día de hoy.

Pe­ro he di­cho an­tes “sin te­ner en cuen­ta el cua­dro” por­que el de mi bi­ci tie­ne un “pro­ble­ma” di­fí­cil de so­lu­cio­nar: es de alu­mi­nio, el ma­te­rial de los po­bres. O al me­nos, eso pa­re­ce dar a en­ten­der las ca­ras de quie­nes me pre­gun­tan ¿pe­ro por qué tie­nes una bi­ci de alu­mi­nio? Y eso que el pre­cio to­tal de la bi­ci no es pre­ci­sa­men­te de po­bre. Co­mo si es­te me­tal no fue­ra digno de ir ro­dea­do de pie­zas to­pe de ga­ma, co­mo si fue­ra un des­me­le­na­do ado­les­cen­te sen­ta­do a la me­sa jun­to a tra­jea­dos cón­su­les y monarcas mi­rán­do­le con ca­ra de des­pre­cio a tra­vés de sus mo­nócu­los. En­tien­do que el car­bono nos gus­te a to­dos, a mí el pri­me­ro: sus for­mas, ta­ma­ño de los tu­bos, có­mo se mez­clan y fu­sio­nan unas con otras, el pe­so en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes… ade­más de sus teó­ri­cas ven­ta­jas en ma­te­ria de pres­ta­cio­nes… que si más rí­gi­do por aquí, que si más fle­xi­ble y có­mo­do por allá, que si un no­se­cuán­tos por cien­to más de ri­gi­dez en es­te otro pun­to… Pe­ro in­ver­tir en una bi­ci de car­bono, ¿es siem­pre una me­jo­ra? Lo pre­gun­to por­que en­tre mis ami­gos y com­pa­ñe­ros de ru­ta ha­bi­tua­les es­toy vien­do có­mo se com­pran bi­cis de car­bono (y to­do lo que no sea es­te ma­te­rial no quie­ren ni es­cu­char ha­blar de él) aún con unos mon­ta­jes bas­tan­te in­fe­rio­res a los que lle­va­ría una bi­ci del mis­mo pre­cio o más ba­ra­ta con cua­dro de alu­mi­nio, y eso por no en­trar en el de­ba­te de si se tra­ta de un car­bono “lo más de lo más” u otra ver­sión pa­ra la ple­be más eco­nó­mi­ca y te­rre­nal, ha­cien­do a fin de cuen­tas que la bi­ci sea más pe­sa­da. In­clu­so he vis­to a al­gu­nos ami­gos re­nun­ciar a sus bi­cis de do­ble sus­pen­sión de bas­tan­te ni­vel por unas rí­gi­das de car­bono con peo­res pie­zas, más li­ge­ras pe­ro con las que dis­fru­tan me­nos en las ba­ja­das y con las que lle­gan el do­min­go más do­lo­ri­dos a la puer­ta del bar (por­que no ol­vi­de­mos que nin­guno de no­so­tros re­co­ge­mos nin­gu­na medalla al fi­nal del día). Sí, en la fo­to del Fa­ce­book y el Instagram que­da muy bo­ni­ta, pe­ro pa­ra aque­llos que me pre­gun­tan por qué ten­go una bi­ci de alu­mi­nio re­pi­to ¿he­mos me­jo­ra­do? El día que mi bol­si­llo me per­mi­ta com­prar una bi­ci de car­bono sin re­nun­ciar a unos buenos cam­bios y rue­das ni a la do­ble sus­pen­sión, en­ton­ces me pa­sa­ré a es­te ma­te­rial. Has­ta en­ton­ces, in­ten­ta­ré pen­sar que la fe­li­ci­dad de mon­tar en nues­tra bi­ci no se mi­de en lo al­to que es el mó­du­lo o en las mi­les de ve­ces que es­tán cru­za­das las fi­bras de car­bono, sino en ki­ló­me­tros y vi­ven­cias.

Pe­dro A. Pa­che­co (e-mail)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.