PU­RA ORFEBRERÍA

A2N.2E LA ORFEBRERȎA HA TRA­BA­JA­DO EL ME­TAL DES­DE TIEM­POS ME­MO­RA­BLES, EL TRA­BA­JO MIN2CIOSO, LA ATEN­CIÓN A LOS DE­TA­LLES 6 LA BȗS.2EDA DE LA PER­FEC­CIÓN DE­FI­NE TAMBI^N A LA N2EVA OI7 2NA BI­CI DE CROSS CO2NTR6 ¥DEL A2T^NTICO¦ CREA­DA PA­RA BRI­LLAR EN LAS CA­RRE­RA

Bike - - HOT NEWS -

EL MUN­DO DE LAS CARRERAS, IN­DU­DA­BLE­MEN­TE, ES PAR­TE DEL ADN DE OR­BEA Y LA OIZ ES LA M TE/I LI7 !IǷ+ "E 02 T/ 6E!T,RIA. Con el ob­je­ti­vo de ser una de las bi­cis más com­pe­ti­ti­vas del Cross Country y Ma­ra­tón, la Or­bea Oiz se ha re­for­ma­do una vez más ex­pri­mien­do las ca­pa­ci­da­des de la mar­ca de Ma­lla­bia. Y el re­sul­ta­do ha si­do un cua­dro de tan so­lo 1,6 kg de pe­so (sin amor­ti­gua­dor), una cifra in­fe­rior a la de sus ri­va­les más in­me­dia­tos; Es­tá ela­bo­ra­do uti­li­zan­do las fi­bras de car­bono OMR (Or­bea Mo­no­co­que Ra­ce), las mis­mas usa­das en sus mo­de­los de ca­rre­te­ra más eli­tis­tas gra­cias a su al­to mó­du­lo, el más ele­va­do de to­dos los ti­pos de car­bono con los que Or­bea tra­ba­ja. Un car­bono que ade­más es cor­ta­do con lá­ser, de ma­ne­ra que sus pe­que­ñas pie­zas y lá­mi­nas re­ci­ben el ta­ma­ño jus­to, evi­tan­do so­la­pa­mien­tos y ma­te­rial ex­tra y por tan­to so­bre­pe­so in­ne­ce­sa­rio. No se po­día bus­car un pe­so plu­ma sin un sis­te­ma de fle­xión en­tre ti­ran­tes y vai­nas ba­sa­do en la de­for­ma­ción del car­bono, una tec­no­lo­gía que a día de hoy es prác­ti­ca­men­te im­pres­cin­di­ble en cual­quier bi­ci as­pi­ran­te al top 3 de los pó­diums, y que en Or­bea re­ci­be el nom­bre, co­mo ha­ce 12 años, de UFO (U-Fle­xion by Or­bea). A ello se su­ma la nue­va bie­le­ta Fi­ber­link, com­pac­ta co­mo po­cas y de tan so­lo 49 g de pe­so y con car­bono de ori­gen ae­ros­pa­cial.

PU­RO CROSS COUNTRY

Aun­que apa­ren­te­men­te com­par­te cier­tas lí­neas con el cua­dro an­te­rior, las nue­vas for­mas, más re­don­dea­das y sua­vi­za­das, par­ten de un diseño que aho­ra ha­ce po­si­ble po­der alo­jar dos bi­do­nes de agua, en to­das las ta­llas ex­cep­to en la más pe­que­ña. Pa­ra fa­ci­li­tar es­to, el amor­ti­gua­dor, o me­jor di­cho, su ca­ble de man­do re­mo­to, cuen­ta con una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca. El ca­ble re­co­rre el tu­bo su­pe­rior des­de la pi­pa de la di­rec­ción has­ta el amor­ti­gua­dor, el ca­mino más di­rec­to y cor­to (y li­ge­ro por tan­to). Es­ta tec­no­lo­gía lla­ma­da I-Li­ne re­quie­re un amor­ti­gua­dor mo­di­fi­ca­do res­pec­to a uno de se­rie y exclsui­vo pa­ra Or­bea, con la ubi­ca­ción del blo­queo y la re­gu­la­ción de re­bo­te por se­pa­ra­do (nor­mal­men­te van uni­dos), pu­dien­do lle­var la pri­me­ra ocul­ta en­tre los tu­bos del cua­dro. Aun­que apa­ren­te­men­te pue­da su­po­ner un cam­bio no muy gran­de, ha su­pues­to un re­to pa­ra los in­ge­nie­ros de Fox, mar­ca con la que han co­la­bo­ra­do es­tre­cha­men­te y que ha lo­gra­do re­ubi­car agu­jas y me­ca­nis­mos in­ter­nos en un tiem­po ré­cord.

Obea ha apro­ve­cha­do la co­yun­tu­ra pa­ra mo­di­fi­car la ci­ne­má­ti­ca de la sus­pen­sión tra­se­ra, uno de los pi­la­res prin­ci­pa­les de la nue­va Oiz, que cre­ce aho­ra de 90 a 100 mm. Pro­gre­si­va y re­gre­si­va, es de­cir, su sus­pen­sión se en­du­re­ce en sus tres cuar­tas pri­me­ras par­tes del re­co­rri­do, jus­to lo que he­mos ex­pe­ri­men­ta­do, sien­do una sus­pen­sión sen­si­ble en los pri­me­ros mi­lí­me­tros, que se en­du­re­ce y es es­ta­ble en el res­to del re­co­rri­do, y en la que no he­mos acu­sa­do ni vai­vén ni ex­ce­so de ab­sor­ción (to­pes por ejem­plo) pe­se al fi­nal re­gre­si­vo, ya que tie­ne cier­tas re­ser­vas an­tes de en­trar en esa fa­se de­cre­cien­te de la pro­gre­si­vi­dad. En re­su­men: có­mo­do, efi­cien­te y di­fí­cil de ago­tar. Su com­por­ta­mien­to nos ha pa­re­ci­do muy en lí­nea de lo es­pae­ra­do en una bi­ci de es­te ta­lan­te com­pei­ti­ti­vo, ofre­cien­do una bue­na pla­ta­for­ma de pe­da­leo y pres­tán­do­se a una bue­na es­ta­bi­li­dad cuan­do se tra­ta de en­tre­nar o pe­da­lear dan­do lo má­xi­mo de no­so­tros mis­mos.

̦HAS DI­CHO TAMBI^N 120?

Las po­si­bi­li­da­des de los nue­vos amor­ti­gua­do­res Me­tric han he­cho po­si­ble po­der in­tro­du­cir­le un amor­ti­gua­dor con ma­yor ca­rre­ra, dan­do co­mo re­sul­ta­do la ver­sión “Trail” de la Oiz, con 120 mm. Acom­pa­ña­da de una hor­qui­lla Fox 34 Step Cast de es­te re­co­rri­do, ade­más de la ti­ja te­les­coó­pi­ca y neu­má­ti­cos de ma­yor ba­lón y di­bu­jo más agre­si­vo, el re­sul­ta­do es una Oiz hi­per­vi­ta­mi­na­da, pa­ra quie­nes quie­ren al­go más que una bi­ci de XC “ma­cha­co­na” pe­ro aún no se atre­ven con recorridos de sus­pen­sio­nes más ge­ne­ro­sos. Una bi­ci, en sín­te­sis, que pi­sa los ta­lo­nes muy de cer­ca a su her­ma­na Oc­cam, pe­ro con un ren­di­mien­to más efo­ca­do a un uso ma­ra­tón. Su pie­dra an­gu­lar son las sus­pen­sio­nes (ade­más de te­ner 1º me­nos en di­rec­ción y ti­ja de si­llín), que otor­gan un ca­rac­ter más ab­sor­ben­te y sen­si­ble a la bi­ci, pa­re­cien­do com­ple­ta­men­te una mon­tu­ra dis­tin­ta, mu­cho más ju­gue­to­na, con un ex­tra de con­trol en si­tua­cio­nes téc­ni­cas y au­men­tan­do su po­li­va­len­cia. Se po­nen a la ven­ta 4 mo­de­los, to­dos en car­bono, des­de 4.599€ del mo­de­lo M10, que as­cien­den a 4.799€ en es­ta mis­ma bi­ci en ver­sión TR de 120 mm, 6.999€ del mo­de­lo M-Team, mon­ta­do con el nue­vo Shimano XTR M9100, y 7.499 de la ver­sión más eli­tis­ta M-LTD, equi­pa­da con SRAM XX1 y rue­das Ma­vic Cross­max Car­bon.

To­das es­tán dis­po­ni­bles en el pro­gra­ma MyO con el que po­de­mos mo­di­fi­car des­de su de­co­ra­ción, sus­pen­sio­nes (de 100 a 120 mm), bie­las (por unas Ro­tor), neu­má­ti­cos o la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar ti­ja te­les­có­pi­ca Ra­ce Fa­ce de se­rie, en­tre otras mo­di­fi­ca­cio­nes.

“Prue­ba­lo y me cuen­tas”, Die­go Gra­sa de Fox nos con­tó de pri­me­ra mano los cam­bios in­ter­nos reaKiYa­dos esOe­cű­fi­caLen­te pa­ra su amor­ti­gua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.