#BI­KE­PAC­KING: UN REDESCUBRIMIENTO DEL MOUN­TAIN BI­KE

Bike - - SENDEROS ABIERTOS -

Des­de ha­ce mu­cho la idea de viajar usan­do só­lo la bi­ci co­mo me­dio de trans­por­te me cau­ti­va. Des­pués de cons­tan­tes retrasos, por mil y una ex­cu­sas, y des­pués de ho­ras con­su­min­do tex­tos y vi­deos on­li­ne, y de ha­blar con ami­gos que han he­cho viajes de bi­ci, de­ci­dí que ya era ho­ra de de­jar­se de bro­mas y pa­sar a la ac­ción. Una pes­qui­sa en la web per­mi­te des­cu­brir que no es ne­ce­sa­rio mu­cho pa­ra ini­ciar una aven­tu­ra a pe­da­les: una bi­ci (¡cla­ro!), ma­te­rial pa­ra acampar, y al­gu­nos ele­men­tos esen­cia­les pa­ra pre­ve­nir cual­quier ad­ver­si­dad. Exis­ten mu­chas mar­cas con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra bi­ke­pac­king, con la ven­ta­ja de que se adap­tan a la bi­ci que te­ne­mos. Y es aquí don­de sur­ge la pri­me­ra re­gla de oro pa­ra ha­cer bi­ke­pac­king: no es ne­ce­sa­rio una bi­ci es­pe­cí­fi­ca. Ca­da uno pue­de uti­li­zar la que tie­ne. El pa­so si­guien­te es es­co­ger el des­tino. Lo ideal es que el pri­mer via­je sea en un lu­gar co­no­ci­do. Así po­de­mos pro­bar nues­tras ca­pa­ci­da­des de for­ma más fia­ble. De­ci­dí ini­ciar el via­je en Évo­ra, un pue­blo en Por­tu­gal, con des­tino en la Cos­ta Vi­cen­ti­na, al sur del país ve­cino. Co­noz­co es­ta ru­ta, por eso de­ci­dí que se­ría el pri­mer re­to. La be­lle­za na­tu­ral del pai­sa­je se­gu­ro que no iba a de­cep­cio­nar, es­pe­cial­men­te por que po­dría pe­da­lar en lu­ga­res inac­ce­si­bles a los co­ches y que des­de siem­pre tu­ve cu­rio­si­dad de ex­plo­rar. Es­co­ger el des­tino de­fi­ne lo que ten­dre­mos de lle­var con no­so­tros: tien­da de cam­pa­ña, sa­co de dor­mir, col­chón, he­rra­mien­tas, cá­ma­ra de ai­re (y to­do lo que ne­ce­si­te­mos pa­ra pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes), lu­ces y un fron­tal pa­ra usar por la no­che son tam­bién ac­ce­so­rios im­pres­cin­di­bles. Pre­pa­rar ro­pa li­ge­ra ade­cua­da, pe­ro con­fir­man­do de an­te­mano las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, es tam­bién ne­ce­sa­rio. La ro­pa, cla­ro, es al gus­to de ca­da uno. Personalmente só­lo lle­vé un con­jun­to que la­va­ba des­pués de ca­da día. Evi­tar lle­var unas za­pa­ti­llas de moun­tain bi­ke muy rí­gi­das y tam­bién trans­por­tar mo­chi­las es im­pres­cin­di­ble. Una re­gla bá­si­ca: lle­var úni­ca­men­te lo que sa­be­mos que es, de he­cho, ne­ce­sa­rio. Cuan­to me­nos pe­so, me­jor. Pla­near el tra­yec­to es im­por­tan­te, pe­ro sin ser in­tran­si­gen­tes. De­fi­ní tres eta­pas de 95 Km, en un to­tal de 285 Km. De Évo­ra has­ta Grân­do­la, pa­san­do por Por­to Cô­vo y lle­gan­do a Al­je­zur. Es una bue­na mez­cla en­tre ca­rre­te­ras de as­fal­to y tra­mos de tie­rra, con pai­sa­jes fa­bu­lo­sos y mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra aven­tu­rar­nos por ca­mi­nos y sin­gle­tracks jun­to a los acan­ti­la­dos des­pués del Ca­bo Sar­dão, con la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber un cam­bio en el pai­sa­je y tem­pe­ra­tu­ra del in­te­rior has­ta la cos­ta. La vuel­ta se­ría en tren, a par­tir de San­ta Cla­ra a Vel­ha, en una eta­pa fi­nal de 80 Km. El via­je fue fe­no­me­nal, sin nin­gún ti­po de pro­ble­ma. El calor tí­pi­co del in­te­rior alen­te­jano fue lo más di­fí­cil de so­bre­lle­var, es­pe­cial­men­te cuan­do so­lo hay rec­tas en tra­mos on­du­la­dos. La Cos­ta Vi­cen­ti­na tam­bién tie­ne sus co­sas, con vien­to o llu­via sin dar­nos cuen­ta de su pre­sen­cia, por eso una cha­que­ta im­permea­ble me sal­vó la vi­da al­gu­nas ve­ces. Si aún tie­nes du­das, co­ge tu bi­ci e ini­cia la aven­tu­ra. De lo úni­co que me arre­pien­to es de ha­ber sus­pen­di­do es­ta aven­tu­ra du­ran­te tan­to tiem­po. So­lo se vi­ve una vez. An­dré Fre­de­ri­co es un prac­ti­can­te de MTB, ci­clis­mo y gra­vel, ac­ti­vis­ta del mun­do de la bi­ci y di­se­ña­dor.

“DE­CI­DÍ QUE YA ERA HO­RA DE DE­JAR­SE DE BRO­MAS Y PA­SAR A LA AC­CIÓN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.