C. C. TOMARES UN CLUB NA­CI­DO A ORI­LLAS DEL GUA­DAL­QUI­VIR

Bike - - BIKE CLUBS -

El Club Ci­clis­ta Tomares co­men­zó a fra­guar­se en di­ciem­bre de 2009, tras la inau­gu­ra­ción de una nue­va tien­da de bi­ci­cle­tas en Tomares. To­dos los que ro­dá­ba­mos en so­li­ta­rio, nos fui­mos acer­can­do por allí. Al prin­ci­pio con cu­rio­si­dad; des­pués con in­te­rés y fi­nal­men­te con ex­pec­ta­ción, por acu­dir a las sa­li­das en gru­po que co­men­za­ron a or­ga­ni­zar­se. Ca­da do­min­go apa­re­cían ca­ras nue­vas, ca­ras que no vol­vías a ver, y ca­ras que se iban ha­cien­do fa­mi­lia­res a fuer­za de en­con­trar­te con ellas. Al tiem­po apa­re­ció Die­go Cha­cón, ar­tí­fi­ce del pro­yec­to, que sem­bró la idea de or­ga­ni­zar­nos en club pa­ra dar cohe­sión al gru­po. La idea ger­mi­nó co­mo só­lo pue­de ha­cer­lo una se­mi­lla que cae en un te­rreno bien abo­na­do y pron­to na­ció el CC Tomares, de la vo­lun­tad de un gru­po de ami­gos, uni­dos en torno a una afi­ción co­mún: el ci­clis­mo, y una fi­lo­so­fía compartida: prac­ti­car­lo des­de un pun­to de vis­ta lú­di­co. Nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos con Tomares y El Al­ja­ra­fe. Del pri­me­ro he­mos adop­ta­do los co­lo­res de su ban­de­ra, ver­de y gra­na­te, y del se­gun­do nues­tra mas­co­ta, (el gal­go, el mos­qui­to, o el que se de­ci­da) tan vin­cu­la­do a es­ta co­mar­ca se­vi­lla­na. El me­jor va­lor del CC Tomares es su gen­te. Gen­te va­rio­pin­ta y di­ver­si­co­lor, pro­ce­den­te tam­bién de otros mu­ni­ci­pios de Se­vi­lla, de la pro­pia ca­pi­tal e in­clu­so de otras pro­vin­cias de An­da­lu­cía, co­mo la ve­ci­na Huelva. So­mos di­ver­sos; en­tre no­so­tros hay hom­bres y mu­je­res, chi­cos y chi­cas, jó­ve­nes y adul­tos, en­glo­ba­dos to­dos en una am­plia hor­qui­lla que abar­ca des­de la ado­les­cen­cia a la ma­du­rez; al­gu­nos ya tan ma­du­ros que han ol­vi­da­do de cuán­do em­pe­za­ron a pei­nar ca­nas y otros tan jó­ve­nes, que, co­mo quien di­ce, aca­ban de qui­tar los rue­di­nes a su pri­me­ra bi­ci­cle­ta. Es­tos son los me­jo­res. Son los que pien­san que los años es­tán en el DNI, no en el co­ra­zón, y man­te­ner un co­ra­zón jo­ven es signo de fres­cu­ra men­tal.

“SO­MOS GEN­TE DE TO­DO TI­PO Y DE TO­DAS LAS PRO­FE­SIO­NES Y CA­PAS SO­CIA­LES, POR­QUE NO PO­NE­MOS CON­DI­CIO­NES”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.