FRE­NOS TRP G-SPEC QUA­DIEM

Bike - - MICRO TEST -

>>TRP, o Tek­tro Ra­cing Pro­ducts, son los fre­nos di­se­ña­dos pa­ra com­pe­ti­ción de la fa­mo­sa mar­ca Tek­tro, con mo­de­los co­mo es­te G-Spec Qua­diem que se en­car­gan de fre­nar a uno de los co­rre­do­res de DH más ve­lo­ces del pla­ne­ta, Aaron Gwin, quien ha co­la­bo­ra­do es­tre­cha­men­te en su desa­rro­llo (de ahí su nom­bre G-Spec). Ob­via­men­te son unos fre­nos pa­ra un uso en DH y En­du­ro, lo que es­tá cla­ro na­da más sa­car­los de la ca­ja y no­tar que tan­to ma­ne­ta co­mo pin­za son vo­lu­mi­no­sas y al­go pe­sa­das, con una es­té­ti­ca ade­más muy mo­te­ra, am­bos fa­bri­ca­dos en alu­mi­nio for­ja­do y me­ca­ni­za­do CNC. 311 g ha pe­sa­do el freno de­lan­te­ro y 340 g el tra­se­ro (sin dis­cos, la­ti­gui­llos sin cor­tar), un pe­so a me­dio ca­mino en­tre unos Shi­mano Saint y unos SRAM Co­de. La ro­bus­tez es el ad­je­ti­vo que pue­de de­fi­nir to­do el con­jun­to, trans­mi­tien­do so­li­dez y rigidez en to­das par­tes. In­clu­so los tor­ni­llos de los pur­ga­do­res de la pin­za, fa­bri­ca­dos en ace­ro, son ro­bus­tos has­ta el pun­to de que a la ho­ra de aflo­jar­los, la pe­que­ña lla­ve Torx en L que usa­mos se par­tió, te­nien­do que re­cu­rrir a otra lla­ve más lar­ga que nos per­mi­tie­ra ejer­cer más pa­lan­ca.

Des­ta­ca su ma­ne­ta con per­fo­ra­cio­nes pa­ra au­men­tar el aga­rre, muy an­cha (mu­cho más de lo ha­bi­tual) y tam­bién al­go lar­ga, una de las más er­go­nó­mi­cas que he­mos pro­ba­do, per­mi­tién­do­nos ejer­cer mu­cha po­ten­cia so­bre ella con un so­lo de­do. Le­jos de ser unos fre­nos que “se cla­van” des­de el ini­cio, los G-Spec en­tre­gan la po­ten­cia po­co a po­co, has­ta el pun­to de pa­re­cer que la fre­na­da es es­ca­sa al prin­ci­pio, pe­ro cuan­do em­pu­ja­mos las ma­ne­tas ha­cia el pu­ño la fre­na­da au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te. Si los eva­lua­mos por es­ta sen­sa­ción ini­cial, po­de­mos lle­gar a pen­sar que no son es­pe­cial­men­te po­ten­tes, pe­ro no es así. In­clu­so te­ne­mos que acos­tum­brar­nos a esa di­fe­ren­cia de mor­dien­te en­tre el ini­cio y el fi­nal pa­ra evi­tar fre­nar en ex­ce­so (y que el neu­má­ti­co nos pa­ti­ne) al fre­nar fuer­te cuan­do lle­ga­mos a mu­cha ve­lo­ci­dad a un cur­va, por ejem­plo. De se­rie vie­nen mon­ta­dos con unas pas­ti­llas me­tá­li­cas, al­go rui­do­sas cuan­do el dis­co se ca­lien­ta, y por cier­to, 100% com­pa­ti­bles con las de al­gu­nos fre­nos de Shi­mano co­mo el Saint, por lo que en­con­trar re­cam­bios se­rá al­go más fá­cil. De los 5 mo­de­los de dis­co que TRP fa­bri­ca, no­so­tros he­mos pro­ba­do los TRP-29 de una so­la pie­za, más pe­sa­dos que las ver­sio­nes con ara­ña de alu­mi­nio pe­ro nue­va­men­te muy ro­bus­tos y con una fre­na­da es­ta­ble, con 6 ra­nu­ras (pin­ta­das en ne­gro) que ayu­dan a eva­cuar el agua y ba­rro cuan­do nos en­fren­ta­mos a es­tas con­di­cio­nes.

La pin­za es tam­bién pe­cu­liar, en ella TRP ha desa­rro­lla­do unos pis­to­nes de com­po­si­te ce­rá­mi­co y ace­ro que di­si­pan me­jor el ca­lor que unos pis­to­nes úni­ca­men­te de ace­ro. Ade­más, to­da la pin­za tie­ne ta­lla­da una for­ma es­tria­da pa­ra fa­vo­re­cer la re­fri­ge­ra­ción. No he­mos ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios de com­por­ta­mien­to en ba­ja­das pro­lon­ga­das y en días de mu­cho ca­lor, más allá del rui­do de los dis­cos. De he­cho, en jor­na­das en­te­ras so­bre la bi­ci de En­du­ro, los an­te­bra­zos no se nos han ago­ta­do prác­ti­ca­men­te na­da en com­pa­ra­ción a otros fre­nos. Las ma­ne­tas se pue­den ajus­tar en al­can­ce con una ru­le­ta muy efec­ti­va y un tac­to muy ní­ti­do (pun­to por pun­to), aun­que pues­tos a exi­gir a un freno de es­te ni­vel, una re­gu­la­ción de pun­to vir­tual de con­tac­to en­tre pas­ti­llas y dis­cos no hu­bie­ra es­ta­do na­da mal.

Si bus­ca­mos la po­ten­cia más bru­ta del mer­ca­do, hay otros fre­nos al­go más po­ten­tes que es­tos, aun­que por el gran equi­li­brio de to­das sus pres­ta­cio­nes son una com­pra re­co­men­da­ble, tam­bién pa­ra nues­tra bi­ci eléc­tri­ca. No obs­tan­te, TRP ha pues­to a la ven­ta una ver­sión es­pe­cí­fi­ca pa­ra e-MTB, con una pin­za aún más ro­bus­ta y un dis­co que pa­sa de 1.8 mm a 2.3 mm, pa­ra au­men­tar la re­ten­ción en mo­men­tos crí­ti­cos.

Las ra­nu­ras del cuer­po de la pin­za ac­túan co­mo di­si­pa­do­res del ca­lor. Lo me­jor. Tac­to y sen­ci­llez me­cá­ni­ca. Ro­bus­tez. A me­jo­rar. Pe­so. Pas­ti­llas me­tá­li­cas rui­do­sas.

Las pe­que­ñas ra­nu­ras sir­ven pa­ra eva­cuar el agua y ba­rro.

Mo­di­fi­car el re­co­rri­do de la ma­ne­ta es rá­pi­do y só­li­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.