SI­LLÍN FA­BRIC LI­NE PRO SHA­LLOW

Bike - - MICRO TEST -

>>Den­tro la in­ter­mi­na­ble ga­ma de si­lli­nes de Fa­bric, los ca­li­fi­ca­dos co­mo Sha­llow po­seen un per­fil li­ge­ra­men­te cur­va­do de­fi­ni­do co­mo la mar­ca co­mo el más po­li­va­len­te, ap­to pa­ra un gran aba­ni­co de usua­rios y ti­pos de usos (des­de XC/ru­tas a En­du­ro). Así, en­con­tra­mos la par­te tra­se­ra al­go le­van­ta­da, la pun­ta re­don­dea­da y al­go caí­da y tam­bién un al­moha­di­lla­do in­terno con una den­si­dad me­nor a la de los mo­de­los Flat (pa­ra ca­rre­te­ra y XC) y una al­tu­ra ma­yor, con el ob­je­ti­vo de ha­cer más có­mo­do el pa­so de los ki­ló­me­tros. Es­to que­da pa­ten­te cuan­do ob­ser­va­mos el gran ca­nal pros­tá­ti­co que co­mien­za por de­lan­te de la zo­na de apo­yo de los is­quio­nes y que se va abrien­do aún más has­ta la par­te fi­nal. El ali­vio de pre­sión en es­ta zo­na es muy ele­va­do, sin ape­nas acu­sar el pa­so de las ho­ras so­bre él en ma­te­ria de ador­me­ci­mien­tos o pre­sio­nes, de he­cho es uno de los ca­na­les más gran­des en ta­ma­ño que re­cor­da­mos, aun­que no hu­bie­ra es­ta­do mal que lo hu­bie­ran con­ti­nua­do ha­cia la na­riz del si­llín, al­go que se agra­de­ce si sue­les ade­lan­tar el pe­so en las subidas con mu­cha pen­dien­te, don­de sí lle­ga­mos a sen­tir­lo me­nos li­bre de pre­sio­nes. El al­moha­di­lla­do tie­ne un equi­li­brio muy al­to en­tre fir­me­za y ab­sor­ción, aun­que co­mo su gro­sor es bas­tan­te ele­va­do y se sien­te al­go mu­lli­do. Es una ven­ta­ja pa­ra quie­nes lle­van una pos­tu­ra equi­li­bra­da en la bi­ci (ni ex­ce­si­va­men­te re­la­ja­da ni ex­ce­si­va­men­te Ra­cing), aun­que si es­tás acos­tum­bra­do a si­lli­nes de tac­to fir­me se pue­de ha­cer un po­co blan­do, al­go que de­pen­de evi­den­te­men­te de nues­tras pre­fe­ren­cias per­so­na­les.

CLK RK >K@EL AB JJ @LJL ȡKF@> LM@FȠK, una me­di­da den­tro de la me­dia, el Li­ne Pro es­tá fa­bri­ca­do con el di­se­ño en 3 pie­zas pro­pio de la mar­ca, en el que en lu­gar de lle­var un al­moha­di­lla­do cu­bier­to de piel co­mo es ha­bi­tual (co­mo un ta­pi­za­do de una si­lla), el pro­pio al­moha­di­lla­do de una pie­za se une a la ba­se del si­llín (y és­te a su vez a los raí­les) sin ne­ce­si­dad de es­tar re­cu­bier­to, se­gún la mar­ca, evi­tan­do de­for­ma­cio­nes del ma­te­rial al eli­mi­nar la ten­sión crea­da por la cu­bier­ta. Los aca­ba­dos y ca­li­dad de los ma­te­ria­les son des­de lue­go so­bre­sa­lien­tes, y el al­moha­di­lla­do, pe­ga­do so­bre la ba­se, no ha da­do ni un so­lo sín­to­ma de des­gas­te (de­for­ma­cio­nes o ten­den­cia a des­pe­gar­se), por lo que es un si­llín pa­ra ver­lo en nues­tra bi­ci du­ran­te mu­cho tiem­po. Tan so­lo echa­ría­mos de me­nos un po­co de pro­tec­ción ex­tra en los la­te­ra­les, pa­ra evi­tar que una caí­da pue­da arrui­nar el al­moha­di­lla­do des­ga­rrán­do­lo. Es­ta ver­sión Pro que he­mos pro­ba­do tie­ne un pe­so de D @LK O>ȝIBP AB @>O?LKL (183 g anun­cia­dos), aun­que tam­bién lo po­de­mos en­con­trar con raí­les de ace­ro, cro­moly o ti­ta­nio, con un pre­cio in­fe­rior.

Lo me­jor. Po­li­va­len­te. Aca­ba­dos y di­se­ño. Pe­so. A me­jo­rar. Pro­tec­cio­nes es­ca­sas pa­ra MTB.

El ca­nal cen­tral es­tá muy ele­va­do y ce­rra­do por de­ba­jo, un si­tio pro­pen­so a acu­mu­lar su­cie­dad.

Los de­ta­lles y ca­li­dad de cons­truc­ción son ex­ce­len­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.