MU­CHA MON­TA­ÑA

Bike - - RUTAS BIKE -

LAS RU­GO­SI­DA­DES DE CAS­TE­LLÓN (VA­LEN­CIA) CAS­TE­LLÓN ES UNA DE LAS PRO­VIN­CIAS CON MA­YOR POR­CEN­TA­JE DE SU­PER­FI­CIE MON­TA­ÑO­SA “RUGOSA”, SON ADE­MÁS LAS MONTANAS LAS QUE ES­CON­DEN RIN­CO­NES ES­PEC­TA­CU­LA­RES ES­TAN PO­BLA­DAS DE ÁR­BO­LES, SURCADAS POR PIS­TAS Y SEN­DE­ROS Y LOS ANI­MA­LES VI­VEN SAL­VA­JES Y LI­BRES. EN ES­TA LA 3ISTA SU­BIEN­DO Y BA­JAN­DO, A DI­BU­JAR EN LOS ROS­TROS GES­TOS DE ASOM­BRO Y A AMAR LA NA­TU­RA­LE­ZA.

En el año 2010, la Fun­da­ción de una co­no­ci­da en­ti­dad ban­ca­ria, pre­sen­tó un es­tu­dio geo­grá­fi­co po­co co­mún que ha­bían rea­li­za­do, el de la ru­go­si­dad del te­rreno y al­ti­tud de las di­fe­ren­tes pro­vin­cias, en él hay mu­chos da­tos cu­rio­sos, uno de ellos es la pro­vin­cia de Cas­te­llón, con una al­ti­tud me­dia que no lle­ga a los 600m so­bre el ni­vel del mar, por de­ba­jo de la del con­jun­to del es­ta­do, que tie­ne una ru­go­si­dad bas­tan­te su­pe­rior a la me­dia, muy cer­qui­ta a la de pro­vin­cias co­mo Llei­da o Hues­ca, a pe­sar que és­tas dos úl­ti­mas cuen­tan con el im­pre­sio­nan­te Pi­ri­neo pa­ra su­mar ru­go­si­dad. Esas ru­go­si­da­des con­for­man el pai­sa­je que tan­to nos gus­ta, va­lles y cres­tas, lla­nu­ras y ba­rran­cos, to­das esas ru­go­si­da­des es­tán lle­nas de ár­bo­les, pie­dras, raí­ces, pis­tas o sen­de­ros y por allí van las ru­tas de Mountain Bi­ke, en las que dis­fru­ta­mos de las ba­ja­das y su­da­mos en las rampas. En es­ta ru­ta va­mos a ver al­gu­nas, po­cas, de esas ru­go­si­da­des, apro­ve­chan­do la se­ña­li­za­ción de ru­tas del Cen­tro BTT de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na del Al­to Mi­ja­res, en con­cre­to la 2, que sir­ve de ba-

se a su mar­cha or­ga­ni­za­da que con­vo­ca a cien­tos de ci­clis­tas de la zo­na, lue­go se to­ma la ru­ta 3 en sen­ti­do con­tra­rio, pa­ra evi­tar al­gu­na ru­go­si­dad más. Se par­te de la puer­ta de la igle­sia, atra­ve­san­do la pla­za y pe­da­lean­do por es­tre­chas ca­lle­ci­tas que in­vi­tan a per­der­se, al­gún des­pis­ta­do co­che tam­bién lo ha­rá y la ocu­pa­rá de la­do a la­do con los re­tro­vi­so­res re­co­gi­dos. La cu­rio­sa to­rre ára­be se­mi­em­be­bi­da en las fa­cha­das se lle­va más de una mi­ra­da y se bus­ca la sa­li­da del pue­blo pa­ra atra­ve­sar el cau­ce, nor­mal­men­te se­co, del río Mon­tán e in­me­dia­ta­men­te co­men­zar el as­cen­so, pri­me­ro una cor­ta rampa de tie­rra lle­va a pis­tas ce­men­ta­das en­tre huer­tas, con al­men­dros y oli­vos, lue­go los pi­nos van ga­nan­do pre­sen­cia a me­di­da que se as­cien­de y las la­de­ras se in­cli­nan. Los cor­tos des­can­sos per­mi­ten vol­ver la mi­ra­da atrás y dis­fru­tar del em­pla­za­mien­to del pue­blo a sal­vo de las cre­ci­das del río Mi­ja­res, en­ca­ja­do en­tre los ro­que­dos y es­con­di­do en el bos­que de ga­le­ría y las huer­tas, aun­que el color de sus aguas se pue­de ver en más de una oca­sión. En las cur­vas que cru­zan los arro­yos, la hu­me­dad ha­ce que pro­li­fe­ren cho­pos o no­ga­les que dan abun­dan­te som­bra en es­tas zo­nas. Las an­ti­guas te­rra­zas pa­ra cul­ti­var fue­ron ga­na­das a la mon­ta­ña a ba­se de cons­truc­ción es­for­za­da, de los an­ti­guos po­bla­do­res de es­tas sie­rras Ja­va­lam­bri­nas del fi­nal de la Cor­di­lle­ra Ibé­ri­ca, ca­si to­das ya abandonadas, se van vol­vien­do más es­tre­chas ca­da vez, has­ta que ya es im­po­si­ble que na­die las pu­die­ra cons­truir. El as­fal­to de­ja pa­so a la pis­ta de tie­rra, pe­ro el as­cen­so no ce­sa, el bos­que de pi­nos se acla­ra y van apa­re­cien­do en­ci­nas y que­ji­gos, con la al­tu­ra ga­na­da, las vis­tas des­cu­bren más ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ru­go­si­da­des, de sie­rras, de cres­tas y de va­lles, in­clu­so, al­gún des­can­so per­mi­te re­cu­pe­rar­se de las con­ti­nuas rampas. En mi­tad de las ru­go­si­da­des cas­te­llo­nen­ses, al­gu­na bas­tan­te con­si­de­ra­ble, apa­re­cen zo­nas me­nos pen­dien­tes que rá­pi­da­men­te se ocu­pa­ron por te­rra­zas pa­ra cul­ti­var y de rui-

LOS COR­TOS DES­CAN­SOS PER­MI­TEN VOL­VER LA MI­RA­DA Y DIS­FRU­TAR DEL EM­PLA­ZA­MIEN­TO DEL PUE­BLO

nas de ma­sías, la pa­ra­da en una de ellas, aban­do­na­da, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te bien con­ser­va­da pa­ra per­mi­tir cu­rio­sear por su in­te­rior, mar­ca el ini­cio de un sen­de­ro muy mo­lón, que ba­ja de te­rra­za en te­rra­za por una es­tre­cha tra­za en me­dio del bos­que, y se ter­mi­na sa­lien­do a una pis­ta que pier­de con ra­pi­dez la al­tu­ra ga­na­da, pe­ro que mues­tra más ru­go­si­da­des, otro va­lle en cu­yo fon­do vi­ven los ga­ba­chos. No, no son los se­res que ha­bi­tan al otro la­do de la gran mon­ta­ña de muy al nor­te, son los na­tu­ra­les de Mon­tán que tie­nen ese cu­rio­so gen­ti­li­cio que mu­chos des­co­no­cía­mos. En la ba­ja­da hay ba­de­nes pa­ra evi­tar la cir­cu­la­ción del agua de llu­via por la pis­ta, ade­más de tra­mos de pen­dien­te más acu­sa­das pa­vi­men­ta­das con ce­men­to, no hay que dis­traer­se en nin­gún mo­men­to, es me­jor pa­rar a ha­cer fotos que cir­cu­lar con la vis­ta fue­ra del ca­mino. No se en­tra en el pue­blo, ya que se gi­ra a la de­re­cha pa­ra pe­da­lear pa­ra­le­la­men­te al cau­ce del río Mon­tán o Mon­tant que, aun­que no tie­ne agua nor­mal­men­te, ya que su cau­dal es muy irre­gu­lar al de­pen­der de la plu­vio­si­dad, man­tie­ne mu­cho fres­cor en sus ri­be­ras. La som­bra acom­pa­ña la ru­ta a la vez que la ru­ta acom­pa­ña al río, que tam­bién se lla­ma de Maimona. A me­di­da que se avan­za la cla­ri­dad au­men­ta y en lu­gar se se­guir la se­ña­li­za­ción de la ru­ta 2, to­ma­mos la ru­ta 3 en sen­ti­do con­tra­rio, la ba­ja­da se ha­ce al­go más acu­sa­da y ter­mi­na en un cru­ce por el que se tran­si­tó ca­si al ini­cio de la ru­ta, aho­ra al fi­nal, se to­ma en ba­ja­da pa­ra cru­zar el es­tre­cho puen­te de San Jo­sé, una cu­rio­sa cons­truc­ción de 1803 que ocul­ta ba­jo los neu­má­ti­cos una con­duc­ción de agua por una ace­quia, con lo que en reali­dad es un “puen­ta­cue­duc­to”. En el cen­tro tie­ne dos mo­sai­cos de la vir­gen de los Des­am­pa­ra­dos y San Jo­sé. Ya ca­lle­jean­do en el cas­co ur­bano de la villa ter­mal de Mon­ta­ne­jos, se lle­ga a la pla­za, es el mo­men­to de acer­car­se al río a dis­fru­tar de un cha­pu­zón an­tes de re­gre­sar a la gran ciu­dad de des­lum­bran­tes lu­ces.

LA SOM­BRA ACOM­PA­ÑA A LA RU­TA A LA VEZ QUE LA RU­TA ACOM­PA­ÑA AL RÍO, QUE TAM­BIÉN SE LLA­MA DE MAIMONA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.