Sa­lu­da­ble sin lle­gar a la ob­se­sión

Body Life - - ESTILO DE VIDA -

Ca­da vez hay más per­so­nas que de­ci­den se­guir una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y un pa­trón de die­ta con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar su salud, ba­jar de pe­so y/o con­tro­lar al­gu­na pa­to­lo­gía. De he­cho, de­be­ría ser una prio­ri­dad pa­ra to­dos. Sin em­bar­go, hay per­so­nas que se vuel­ven muy exi­gen­tes.

Cui­dar la ali­men­ta­ción es­tá a la or­den del día. Ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios es ne­ce­sa­rio siem­pre y cuan­do no se cru­ce la ba­rre­ra de la ob­se­sión. Ac­tual­men­te al­gu­nas per­so­nas han co­men­zan­do a re­du­cir gran can­ti­dad de ali­men­tos de su die­ta por con­si­de­rar­los po­co “pu­ros” (an­te la po­si­bi­li­dad de ha­ber es­ta­do ex­pues­tos a her­bi­ci­das, pes­ti­ci­das o sus­tan­cias ar­ti­fi­cia­les). Por­que no son eco­ló­gi­cos, con­tie­nen gra­sas po­co sa­lu­da­bles y/o de­ma­sia­das ca­lo­rías, sal, azú­ca­res y otros com­po­nen­tes.

Ade­más, es­tas per­so­nas sue­len preo­cu­par­se de for­ma ex­ce­si­va por las téc­ni­cas cu­li­na­rias o por los ma­te­ria­les uti­li­za­dos en la co­ci­na. En­ton­ces ve­mos que lo que em­pie­za por un sim­ple pen­sa­mien­to de cui­dar­se y co­mer bien, va cre­cien­do po­co a po­co en una ob­se­sión. Es­ta ob­se­sión por co­mer sano des­en­ca­de­na en una en­fer­me­dad psi­co­ló­gi­ca lla­ma­da Or­to­re­xia.

El pe­li­gro de es­ta ob­se­sión ra­di­ca en que el su­je­to es­tá con­ven­ci­do de que es­tá co­mien­do sano y me­jo­ran­do su salud. Pe­ro al mis­mo tiem­po se es­tá po­nien­do en ries­go, por­que al fi­nal la ali­men­ta­ción se le va de las ma­nos y con­vier­te la die­ta en el eje de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.