La ex­pe­rien­cia de via­jar al Con­gre­so de IHRSA en Es­ta­dos Uni­dos

Body Life - - NOTICIAS DEL SECTOR -

Un año más, el gru­po es­pa­ñol que asis­tió al Con­gre­so de IHRSA, en Los Án­ge­les, vi­vió una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra. Y es que co­mo di­ce M. Án­ge­les de San­tia­go “No es lo mis­mo asis­tir a un Con­gre­so de un día don­de vas y vuel­ves a tu ru­ti­na, que es­tar con­vi­vien­do du­ran­te ca­si una se­ma­na jun­tos. El net­wor­king y el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos ha­ce te­rri­ble­men­te en­ri­que­ce­do­ra esta ex­pe­rien­cia”.

Y es que en su afán de bus­car que los asis­ten­tes sa­quen el ma­yor pro­ve­cho del via­je, la con­sul­to­ra de la mano de sus pa­tro­ci­na­do­res, or­ga­ni­za to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que el asis­ten­te es­té apren­dien­do en to­do mo­men­to: tour de ins­ta­la­cio­nes, ce­nas, ac­cio­nes den­tro del Con­gre­so, etc.

¿Una pa­ra­da en Nue­va York?

Co­mo cada año IHRSA 2017 vol­vió a de­mos­trar su po­ten­cial. Un Con­gre­so con 100 se­sio­nes im­par­ti­das por los me­jo­res ex­per­tos y más de 350 ex­po­si­to­res de to­do el mundo se die­ron ci­ta en el even­to lí­der del sec­tor del fit­ness en Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te año se plan­teó por pri­me­ra vez ha­cer una pa­ra­da en Nue­va York, y es que no so­lo iban a ver esta ciu­dad en mo­vi­mien­to sino que ha­bía que apro­ve­char el ni­vel de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas que tie­ne la ciu­dad. Era tan atrac­ti­va la pro­pues­ta que hu­bo di­rec­to­res que hi­cie­ron un via­je exprés pa­ra asis­tir al tour que MAS te­nía pre­pa­ra­do. Ayu­da­dos de Rick Ca­ro, una per­so­na cla­ve en IHRSA, vi­si­ta­ron ins­ta­la­cio­nes que so­lo se pue­den ver si vas muy re­co­men­da­do co­mo es el ca­so de La pa­les­tra, uno de los clu­bes más ex­clu­si­vos de la ciu­dad ubi­ca­do en un an­ti­guo es­tu­dio de te­le­vi­sión. Aquí el en­tre­na­mien­to es per­so­na­li­za­do al clien­te ya que en su equi­po pro­fe­sio­nal

hay des­de en­tre­na­do­res per­so­na­les has­ta psi­có­lo­gos pa­san­do por mé­di­cos, en de­fi­ni­ti­va, un equi­po es­pe­cia­li­za­do de lo más com­ple­to. Los clien­tes, mu­chos de ellos fa­mo­sos del mundo de la fa­rán­du­la tie­nen que ha­cer un mí­ni­mo de 150 PT´s al año si quie­res ser par­te del club. Co­mo no po­día ser de otra for­ma, te­nían que vi­si­tar Equi­nox. Pe­ro no se tra­ta­ba de cual­quier Equi­nox, sino de la úl­ti­ma crea­ción de la ca­de­na. En es­te cen­tro en con­cre­to la cuo­ta men­sual es de unos 200$ al mes (el más ca­ro de la mar­ca), mien­tras que la cuo­ta media en los otros 90 cen­tros es de unos 175$ men­sua­les. Equi­nox es una ca­de­na pre­mium don­de se cui­da has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle, por ejem­plo, lla­mó la aten­ción que tu­vie­ran se­sio­nes de “hot yoga” don­de acon­di­cio­nan la sa­la con una tem­pe­ra­tu­ra cer­ca­na a los 40º, o que los mo­ni­to­res pu­sie­ra su cuen­ta de twit­ter y un hash­tag pa­ra que los so­cios pu­die­ran co­men­tar la se­sión por las re­des so­cia­les.

TMPL GYM fue otra de las vi­si­tas es­tre­lla, don­de su crea­dor Da­vid Bur­ton les re­ci­bió y guió por to­da la ins­ta­la­ción. “El club es de lo más trans­gre­sor que vi­mos, ya que pue­des en­con­trar­te Dj’s en di­rec­to, las cla­ses de ci­clo indoor se rea­li­zan en sa­las con pan­ta­llas de gran ta­ma­ño muy cer­ca­nas a las de los cines que co­no­ce­mos, la ilu­mi­na­ción es di­fe­ren­te y da un to­que es­pe­cial, etc. En una so­la pa­la­bra: es­pec­ta­cu­lar”, ase­gu­ra Mar­cos Ver­burgh, Di­rec­tor Ge­ne­ral de Drea­mFit. No to­do iban a ser vi­si­tas, así que la or­ga­ni­za­ción plan­teó en­tre­nar en di­fe­ren­tes clu­bes que son re­fe­ren­cia, por ejem­plo, Pe­lo­ton. Un cen­tro don­de real­men­te en­tre­nas den­tro de un es­tu­dio de te­le­vi­sión, por­que su con­cep­to es el de ven­der las bi­ci­cle­tas que tie­nen una pan­ta­lla, y a tra­vés de es­tas bi­ci­cle­tas, la gen­te ha­ce las cla­ses en di­rec­to con los mo­ni­to­res en ese es­tu­dio de te­le­vi­sión. Es un con­cep­to muy di­fe­ren­te por­que mien­tras que te en­cuen­tras en el club de Nue­va York la pro­fe­so­ra iba dan­do un feed­back a un so­cio que es­ta­ba dan­do la cla­se des­de Bos­ton en di­rec­to.

¿Y el Con­gre­so?

El Con­gre­so de IHRSA es muy in­ten­so, y en po­cos días te lle­nas de in­for­ma­ción que los asis­ten­tes tie­nen que ir di­gi­rien­do y apli­can­do una vez vuel­ven a su día a día: Char­las, Tra­des­how don­de las mar­cas pre­sen­tan por pri­me­ra vez las no­ve­da­des del año, desa­yu­nos, ce­nas in­ter­na­cio­na­les y mu­cho, mu­cho net­wor­king.

Uno de los pun­tos fuer­tes del Con­gre­so son los keys­pea­kers, que so­lo po­drías ver en un Con­gre­so de esta mag­ni­tud; per­so­na­jes co­mo Bill Clin­ton o Ariadna Huf­fin­tong han pa­sa­do por aquí.

Es­te año ca­be des­ta­car que el te­ma más re­cu­rren­te en mu­chas de las pre­sen­ta­cio­nes y du­ran­te to­da la fe­ria fue so­bre la crea­ción de ex­pe­rien­cias. Uno de los que pue­de ha­blar con ma­yor ri­gor es Johnny Ear­le (“Johnny Cup­ca­kes”), quien pe­se a no ser due­ño de un cen­tro fit­ness, ha crea­do una mar­ca de la que to­dos quie­ren for­mar par­te. Johnny Cup­ca­kes re­su­mió es­to per­fec­ta­men­te al afir­mar que, si pue­des crear ex­pe­rien­cias úni­cas y me­mo­ra­bles pa­ra tus clien­tes, en­ton­ces con­se­gui­rás que la gen­te ha­ble de ti. Los so­cios quie­ren al­go más que un sim­ple en­tre­na­mien­to, quie­ren per­te­ne­cer a una co­mu­ni­dad.

Otra de las con­fe­ren­cias que lla­mó la aten­ción y que ca­be des­ta­car fue la de Soraya Da­ra­bi, quien dio a los asis­ten­tes al con­gre­so una vi­sión úni­ca de có­mo po­drían crear con éxi­to su pro­pio plan de fi­de­li­za­ción per­so­na­li­za­do ha­cia los lla­ma­dos “Mi­lle­nials”. Soraya con­ta­ba en su con­fe­ren­cia co­mo los Mi­lle­nials tie­nen una ma­la repu­tación de­bi­do a su cons­tan­te uso de tec­no­lo­gías y re­des so­cia­les, pe­ro a la vez afir­ma­ba que es­tos mis­mos pue­den ser la cla­ve pa­ra la ex­pan­sión de un nue­vo ne­go­cio.

El uso de pu­bli­ci­dad no in­flui­rá nin­gún efec­to en ellos, ya que es­tán acos­tum­bra­dos a ella e in­clu­so les mo­les­ta, o bien tie­nen blo­quea­do­res de pu­bli­ci­dad. En su lu­gar, la me­jor for­ma de lle­gar a ellos pue­de ser con­tan­do la his­to­ria de tu club, man­te­nien­do con­ver­sa­cio­nes a tra­vés de re­des so­cia­les, etc.

Es­tos son al­gu­nos de los de­ta­lles que ha de­ja­do es­te con­gre­so IHRSA 2017 ce­le­bra­do en Los Án­ge­les, el próximo año se­rá el turno de San Die­go, y el part­ner de IHRSA en España MAS, ya ha em­pe­za­do con to­da la or­ga­ni­za­ción pa­ra sor­pren­der y su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas de es­te año.

La pa­les­tra, uno de los clu­bes más ex­clu­si­vos de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.