Emo­tio­nal Cy­cling, mu­cho más que pe­da­lear

Body Life - - PRODUCTO & CONCEPTO -

Lle­ga­dos a es­te pun­to ya no es una creen­cia, sino una cer­te­za, que el Ci­clo Indoor no es só­lo pe­da­lear en­ci­ma de una bi­ci­cle­ta a rit­mo de la mú­si­ca, sino que se ha con­ver­ti­do en la re­fe­ren­cia de mu­chas ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas e in­clu­so apa­re­cen los pri­me­ros cen­tros es­pe­cia­li­za­dos só­lo en esta ac­ti­vi­dad. Pe­ro no só­lo eso, sino que se em­pie­za a des­ta­car sus be­ne­fi­cios a ni­vel emo­cio­nal, apar­te de los ya co­no­ci­dos en el área fí­si­ca.

An­te es­te nue­vo pa­ra­dig­ma apa­re­ce una nue­va pre­gun­ta: ¿son su­fi­cien­tes las he­rra­mien­tas que has­ta aho­ra un téc­ni­co de­bía do­mi­nar pa­ra rea­li­zar esta ac­ti­vi­dad? ¿ A par­tir de aho­ra, va a te­ner que “ad­qui­rir” otro ti­po de ca­pa­ci­da­des pa­ra adap­tar­se a las nue­vas ne­ce­si­da­des de la mis­ma? Pa­ra res­pon­der a esa pre­gun­ta va­mos a cla­ri­fi­car qué de­be ofre­cer el Ci­clo Indoor pa­ra “ge­ne­rar emo­cio­nes”:

Sen­sa­cio­nes: Las emo­cio­nes sur­gen de ma­ne­ra na­tu­ral y brus­ca, exis­ten reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que nos pue­den ayu­dar a iden­ti­fi­car/re­co­no­cer una emo­ción. Tan só­lo un olor, un ges­to e in­clu­so una pa­la­bra pue­de ha­cer sur­gir una emo­ción. Con­tex­to: Pa­ra la “crea­ción” de una emo­ción de­be­re­mos crear el con­tex­to ade­cua­do, ge­ne­rar el am­bien­te idó­neo, apor­tar ener­gía, ca­li­dez, cer­ca­nía y to­do aque­llo que se ne­ce­si­te pa­ra que el “cli­ma emo­cio­nal” se con­vier­ta en “con­ta­gio emo­cio­nal” y que el ma­yor nú­me­ro de per­so­nas “en­tre” en esa di­ná­mi­ca.

Ma­gia: Ac­tual­men­te, en el mundo moderno, es muy co­mún creer que existe la ma­gia. Co­mún­men­te se usa esta idea en mu­chos si­tios en los que la ma­gia apa­re­ce co­mo un ex­tra­or­di­na­rio po­der de mo­di­fi­car o ma­ni­pu­lar la na­tu­ra­le­za a vo­lun­tad pro­pia. Tras­la­dar es­te sig­ni­fi­ca­do a es­te ar­tícu­lo se­ría la ca­pa­ci­dad de en­vol­ver a los asis­ten­tes en un cli­ma don­de per­mi­tie­ra ha­cer vo­lar la ima­gi­na­ción ha­cia otros lu­ga­res, con­tex­tos, mo­men­tos… y ve­re­mos có­mo por­que eso ya existe.

Si desa­rro­lla­mos cada uno de los pun­tos en bus­ca de la crea­ción/ge­ne­ra­ción de emo­cio­nes po­dría­mos ex­tra­po­lar cada pa­la­bra a cua­li­da­des/ca­pa­ci­da­des que un téc­ni­co, ac­tual­men­te, de­be­ría dis­po­ner, apren­der, in­tere­sar­se y con­ver­tir­las en par­te de esa mo­ti­va­ción in­trín­se­ca que de­be po­seer.

Sen­sa­cio­nes = Crea­ti­vi­dad

Pa­ra ge­ne­rar emo­cio­nes en los de­más te­ne­mos que sa­ber em­pa­ti­zar, po­ner­nos en los “za­pa­ti­llas de ca­la” del otro, pe­ro an­tes de­be­mos “qui­tar­nos las nues­tras”. Mu­chos téc­ni­cos “pre­su­men” de sa­ber em­pa­ti­zar, pe­ro des­co­no­cen que uno no se pue­de po­ner en el lu­gar del otro sin an­tes “ob­viar” nues­tras creen­cias, ideas, pen­sa­mien­tos pro­pios y de­jar nuestro “ma­pa en blan­co”. Em­pa­ti­zar des­de nues­tra es­truc­tu­ra no es efi­cien­te, te­ne­mos que ce­der el pro­ta­go­nis­mo al otro, ser ge­ne­ro­sos. Una emo­ción se ge­ne­ra des­de la na­tu­ra­li­dad, des­de la cer­ca­nía, des­de los sen­ti­mien­tos (sen­sa­cio­nes) y pa­ra ellos de­be­mos cen­trar­nos en el que te­ne­mos de­lan­te y qué co­sas le emo­cio­nan. Por­que lo que nos emo­cio­na a no­so­tros tal vez a los de­más no, por lo que el co­no­ci­mien­to de nuestro pú­bli­co es im­pres­cin­di­ble pa­ra ge­ne­rar en ellos.

Con­tex­to = Tras­cen­der

Tras­cen­der va a sus­ti­tuir a Trans­for­mar. Los téc­ni­cos de­ben trans­cen­der en los de­más, (to­da per­so­na que in­ten­ta su­pe­rar los lí­mi­tes que le po­ne la vi­da, que in­ten­ta bus­car sen­ti­do y co­no­ci­mien­to de su yo y de su exis­ten­cia tras­cien­de a un plano en el que la vi­da en­se­ña su ver­da­de­ra esen­cia y ver­dad), ya que no de­be­mos ver­lo co­mo al­go espiritual sino que lo­gre­mos lle­gar a los de­más. Que ese men­sa­je, esa po­si­ti­vi­dad, esa ener­gía y esa mo­ti­va­ción

se que­de en ellos, la asi­mi­len y la ha­gan su­ya. Que eso no sea mo­men­tá­neo, sino que per­ci­ban/en­tien­dan que to­do eso es de las me­jo­res co­sas que le pue­den su­ce­der. Una vi­da con pri­sas, lle­na de hán­di­caps, con me­nos tiem­po pa­ra el ocio y el dis­fru­te de uno mis­mo es la ca­na­li­za­do­ra ha­cia el es­trés, el ago­bio o las emo­cio­nes da­ñi­nas, por lo que con­tra más nos ofrez­ca­mos en el sen­ti­do con­tra­rio, más re­torno po­si­ti­vo ten­dre­mos co­mo pro­fe­sio­na­les. Una per­so­na que ayu­da a otra ya es­tá tras­cen­dien­do.

Ma­gia = Trans­por­tar

Pen­se­mos en aque­llos mo­men­tos que nos han pa­re­ci­do má­gi­cos. Mo­men­tos que nos han de­ja­do una emo­ción que per­du­ra en el tiem­po. Mo­men­tos que pa­re­ce que nos han trans­por­ta­do a otro mundo don­de no exis­ten los pro­ble­mas, las di­fi­cul­ta­des… Eso es ma­gia y esa ca­pa­ci­dad es in­na­ta en mu­chas per­so­nas. Hay téc­ni­cos que trans­por­tan a las per­so­nas a es­ta­dos emo­cio­na­les, a re­cuer­dos o a si­tua­cio­nes, usan­do la mú­si­ca, la co­mu­ni­ca­ción, la cer­ca­nía, la em­pa­tía… Pa­ra al­gu­nos se­rá in­na­to y pa­ra otros se­rá al­go a apren­der y sen­tir pa­ra po­der trans­mi­tir­lo.

La co­mu­ni­ca­ción emo­cio­nal

Asis­ti­mos a cada vez más cur­sos de co­mu­ni­ca­ción, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, coaching apli­ca­dos al de­por­te co­lec­ti­vo o ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das, ya que los gran­des en­ten­di­dos ase­gu­ran que la va­rian­te emo­cio­nal jun­to a la sa­lud se con­ver­ti­rán en los gran­des pi­la­res pa­ra la cap­ta­ción y fi­de­li­za­ción de so­cios. Asis­ti­mos tam­bién a la pro­li­fe­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías que bus­can cau­sar el efec­to de al­to im­pac­to, emo­cio­nes o sor­pre­sa. Pe­ro so­mos cons­cien­tes que cada vez cues­ta más sor­pren­der a las per­so­nas y que si lo lo­gra­mos el efec­to es efí­me­ro por la ce­le­ri­dad con la que se mue­ve el mundo.

Cons­cien­tes de la di­fi­cul­tad que to­do es­to que de­ta­lla­mos en­tra­ña, pa­ra las gran­des ins­ta­la­cio­nes don­de hay un con­tex­to/en­torno que, a ve­ces di­fi­cul­ta, el po­der ge­ne­rar to­do es­te ti­po de sen­sa­cio­nes/ emo­cio­nes en los clien­tes de­bi­do a gran­des sa­las, a un flu­jo con­ti­nua­do de gen­te, a la ro­ta­ción de los téc­ni­cos, etc.; asis­ti­mos a la pro­li­fe­ra­ción de cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en esta dis­ci­pli­na don­de la ba­se de su mé­to­do/he­rra­mien­ta de ven­ta es pre­ci­sa­men­te to­do de lo que he­mos es­ta­do ha­blan­do a lo lar­go de es­te ar­tícu­lo.

Se tra­ta de cen­tros más pe­que­ños, más cui­da­do­sos en los de­ta­lles, en la ge­ne­ra­ción de ese es­pa­cio/con­tex­to que permita a la per­so­na que des­de el mo­men­to que entra por la puer­ta em­pie­ce a sen­tir/per­ci­bir un am­bien­te com­ple­ta­men­te en­fo­ca­do a la ex­pe­rien­cia. Des­de la en­tra­da, la de­co­ra­ción, el am­bien­te, los olo­res, el tra­to, las fa­ci­li­da­des…, pa­ra que só­lo de­be cen­trar­se en dis­fru­tar, las lu­ces, el so­ni­do, el “en­vol­to­rio” que ya pre­dis­po­ne y con­di­cio­na a la per­so­na a cen­trar­se/ fo­ca­li­zar­se en la ex­pe­rien­cia.

Cen­tros don­de te pro­por­cio­nan to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra la prác­ti­ca de esta dis­ci­pli­na, don­de no tie­nes que ni lle­var­te la be­bi­da o la toa­lla. Un es­pa­cio don­de se pro­mue­ve la in­ter­ac­tua­ción y el con­ta­gio emo­cio­nal. Don­de se cui­dan to­dos los de­ta­lles que sue­len aca­bar con la fo­to de ri­gor de los alum­nos con el pro­fe­sor, aquel que les ha lle­va­do, les ha trans­por­ta­do a don­de cada uno de los asis­ten­tes ha de­ci­di­do ir.

Más allá de la pro­pia reali­dad

Nuestro ce­re­bro tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer­nos via­jar y con­tra an­tes ten­ga­mos cla­ro que la “reali­dad” no es lo que no­so­tros ve­mos que su­ce­de fue­ra sino que la reali­dad de cada uno de no­so­tros es lo que nos su­ce­de den­tro de nuestro ce­re­bro. Por lo que los téc­ni­cos, ge­ren­tes, aque­llos que con­for­man las ins­ta­la­cio­nes y ofrecen es­tos ser­vi­cios de­ben co­no­cer qué sien­te la gen­te cuan­do acu­den a sus cla­ses y no va­lo­rar por lo que sim­ple­men­te ven, sino ase­gu­rar­se de qué es­tá pa­san­do en la ca­be­za de sus clien­tes, esa es una de las cla­ves del éxi­to de cual­quier or­ga­ni­za­ción.

Por úl­ti­mo, no ol­vi­dar­nos de la tec­no­lo­gía y co­mo ayu­da esta en crear di­chas emo­cio­nes/sen­sa­cio­nes. Pan­ta­llas con imá­ge­nes en HD, lu­ces y so­ni­dos en­vol­ven­tes, apps que mi­den el es­fuer­zo de cada uno de los in­te­gran­tes de la cla­se. To­da esta tec­no­lo­gía te­ne­mos que sa­ber usar­la pa­ra que nos apor­te y no pa­ra que nos res­te. No ol­vi­de­mos que los ver­da­de­ros protagonistas de las emo­cio­nes son las per­so­nas y que el éxi­to de que eso su­ce­de es gra­cias a la su­ma de Téc­ni­co + Im­pli­ca­ción del clien­te.

Aca­bar con una re­fle­xión que pien­so de­be­mos ha­cer­nos. El mundo se sue­le mo­ver por las emo­cio­nes, las per­so­nas se sue­len mo­ver por las emo­cio­nes e in­clu­so to­mar de­ci­sio­nes des­de ellas (sin en­trar a va­lo­rar si es lo co­rrec­to). Las ven­tas cada vez más se cen­trar en la ge­ne­ra­ción de emo­cio­nes, los anun­cios cada vez usan más el fac­tor emo­cio­nal (neu­ro­mar­ke­ting) y si las emo­cio­nes sur­gen de ma­ne­ra na­tu­ral y brus­ca… ¿El de­por­te no son emo­cio­nes? ¿Las ins­ta­la­cio­nes no de­ben ven­der emo­cio­nes? ¿No son las emo­cio­nes re­sul­ta­do de al­go que nos impacta? Lle­ga­dos a es­te pun­to pien­so que de­be­mos “im­pac­tar” en las per­so­nas pa­ra de­jar una im­pron­ta que les ha­ga vol­ver a cru­zar la puer­ta con ga­nas de sen­tir­se vi­vos, sa­tis­fe­chos y por qué no… ¡fe­li­ces!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.