¿Por qué la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal ha de­ja­do de te­ner sen­ti­do?

Body Life - - ESTILO DE VIDA - Ana y Lau­ra Bil­bao

Tras los nu­me­ro­sos avan­ces de la cien­cia de la ali­men­ta­ción en los úl­ti­mos 10 años, aún nos se­gui­mos pre­gun­tan­do por­qué se si­gue apos­tan­do por la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal co­mo guía ali­men­ta­ria pa­ra fo­men­tar una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

Des­de que la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de Har­vard pre­sen­ta­ra “El Pla­to sa­lu­da­ble” co­mo he­rra­mien­ta pa­ra co­mer de for­ma sa­lu­da­ble, las pro­pues­ta de cam­bio de la pi­rá­mi­de de los ali­men­tos no tie­nen sen­ti­do.

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria (SENC) pu­bli­có en mar­zo de 2017 los nue­vos cam­bios de la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal in­clu­yen­do, en­tre otros as­pec­tos, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, el equi­li­brio emo­cio­nal, el ba­lan­ce ener­gé­ti­co y las téc­ni­cas cu­li­na­rias co­mo ejes de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción. Si bien es cier­to que son as­pec­tos es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos con una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, nos pa­re­cen recomendaciones muy ge­ne­ra­lis­tas y po­co de­fi­ni­das. Pe­ro si nos cen­tra­mos en la par­te nu­tri­cio­nal, aquí aún que­da mu­cho por cam­biar.

La ba­se de la pi­rá­mi­de

En pri­mer lu­gar, no en­ten­de­mos por qué los fa­ri­ná­ceos y de­ri­va­dos de ce­rea­les si­guen es­tan­do en la ba­se de la pi­rá­mi­de ali­men­ta­ria cuan­do las recomendaciones die­té­ti­cas más ac­tua­les prio­ri­zan el con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas en nues­tras in­ges­tas prin­ci­pa­les. Co­mo he­mos co­men­ta­do an­te­rior­men­te, la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de Har­vard apos­tó por el pla­to sa­lu­da­ble don­de las fru­tas y las ver­du­ras ocu­pan el 50% de nuestro pla­to. Re­cor­de­mos, que el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras es­tá re­la­cio­na­do con la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, la obe­si­dad, nú­me­ros cán­ce­res y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Es por ello, que deberían de apa­re­cer en la ba­se de la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal. Sin em­bar­go, sí que hay que des­ta­car po­si­ti­va­men­te que la pre­sen­cia de es­tos ali­men­tos ri­cos en hi­dra­tos de car­bono se pro­pon­ga in­te­gra­les y no re­fi­na­dos co­mo en la an­te­rior pi­rá­mi­de.

Con­su­mo de lác­teos

En se­gun­do lu­gar, las recomendaciones del con­su­mo de lác­teos han va­ria­do en los úl­ti­mos años. Ac­tual­men­te se cen­tran en li­mi­tar­lo a 2 raciones al día (1 va­so de le­che equi­va­le a dos yo­gu­res), no has­ta 3 co­mo in­di­can en la nue­va pi­rá­mi­de. Si lo que nos preo­cu­pa es la in­ges­ta de cal­cio, hay más ali­men­tos que nos lo pro­por­cio­nan dia­ria­men­te co­mo son los fru­tos se­cos, al­gu­nas ver­du­ras de ho­ja ver­de y las le­gum­bres. En cuan­to al que­so, si bien es cier­to que es un de­ri­va­do lác­teo, las pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les no son pa­re­ci­das a las de la le­che o al yo­gur, ya que se tra­ta de un ali­men­to ri­co en gra­sas sa­tu­ra­das (po­co sa­lu­da­bles) y sal. ¿Por qué lo po­nen en el mis­mo ni­vel sien­do que vi­vi­mos en una po­bla­ción con una in­ges­ta ele­va­da de ali­men­tos ri­cos en sal?

¿Qué pro­teí­nas in­ge­rir?

En ter­cer lu­gar, se si­gue po­nien­do en el “mis­mo sa­co” a las pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal y las de ori­gen ani­mal. Con­vie­ne po­ten­ciar más el con­su­mo de las pri­me­ras por su pro­ce­den­cia, por su al­to con­te­ni­do en fi­bra y por no te­ner co­les­te­rol, ade­más de ser ba­jas en gra­sa, a excepción de los fru­tos se­cos en los que pre­do­mi­na la gra­sa in­sa­tu­ra­da (sa­lu­da­ble). Asi­mis­mo, no que­da muy bien de­fi­ni­do cuan­do di­ce de 1-3 al día, ¿de qué: de car­ne, de pes­ca­do, de le­gum­bres, de hue­vos, de fru­tos se­cos? Bien es cier­to que la car­ne que se in­di­ca es ti­po ave, que tie­nen me­nos gra­sas sa­tu­ra­das.

Car­nes ro­jas y pro­ce­sa­das: su re­la­ción con el cán­cer

En cuar­to lu­gar, se acon­se­ja por igual el con­su­mo de car­nes ro­jas y car­nes pro­ce­sa­das, pe­ro ¿real­men­te son lo mis­mo? Des­de que el año pa­sa­do el Ins­ti­tu­to Es­ta­dou­ni­den­se de In­ves­ti­ga­ción so­bre el cán­cer (IARC) pu­bli­ca­ra una mo­no­gra­fía so­bre la re­la­ción del con­su­mo de es­te ti­po de car­nes con la apa­ri­ción de dis­tin­tos ti­pos de cán­ce­res su con­su­mo de­be re­du­cir­se y en el ca­so de las car­nes pro­ce­sa­das evi­tar su con­su­mo en el día a día. Por tan­to, deberían de es­tar en di­fe­ren­tes es­ca­lo­nes.

Be­bi­das fer­men­ta­das: cuan­to me­nos me­jor

En quin­to lu­gar, re­sul­ta sor­pren­den­te que si­ga apa­re­cien­do en la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal las be­bi­das fer­men­ta­das, co­mo el vino y la cer­ve­za, in­di­can­do con­su­mo op­cio­nal, mo­de­ra­do y res­pon­sa­ble en adul­tos. Pe­ro ¿qué es mo­de­ra­do y res­pon­sa­ble? Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­nan el con­su­mo de al­cohol con di­ver­sos ti­pos de cán­ce­res, in­clu­so en can­ti­da­des pe­que­ñas y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) acon­se­ja “Cuan­to me­nos me­jor, y cuan­to más peor”.

El con­su­mo op­cio­nal del azú­car

En sex­to lu­gar, en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de si­guen apa­re­cien­do los ali­men­tos ri­cos en azú­car co­mo la bo­lle­ría, go­lo­si­nas, pe­ro ¿dón­de es­tán las be­bi­das azu­ca­ra­das, y las ga­lle­tas, y los ce­rea­les de desa­yuno? ¿Tie­ne sen­ti­do se­guir in­di­can­do en la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal con­su­mo op­cio­nal, oca­sio­nal o mo­de­ra­do de ali­men­tos azu­ca­ra­dos cuan­do la OMS re­dac­tó un in­for­me in­di­can­do su es­tre­cha re­la­ción con el so­bre­pe­so y la obe­si­dad y li­mi­tan­do su con­su­mo a me­nos de 25 gra­mos al día? Pen­se­mos que en el mo­men­to en el que se re­co­mien­da un con­su­mo mo­de­ra­do de un ali­men­to, em­pie­zan a sur­gir de­ba­tes en torno a qué se con­si­de­ra mo­de­ra­do. Des­de nues­tra ex­pe­rien­cia co­mo die­tis­tas-nu­tri­cio­nis­tas en con­sul­ta clí­ni­ca, con­vie­ne que la po­bla­ción sea cons­cien­te de lo que pro­por­cio­nan es­tos ali­men­tos y tra­ba­jen el por­qué de su in­ges­ta, ya que la ma­yo­ría no tie­ne la ca­pa­ci­dad de controlar su con­su­mo por cau­sas emo­cio­na­les.

Su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les: ¿ha­bla­mos de ali­men­tos?

Y en sép­ti­mo lu­gar, ¿Por qué po­nen una ban­de­ri­ta arri­ba del to­do in­di­can­do el con­su­mo in­di­vi­dua­li­za­do de su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les cuan­do no hay evi­den­cias só­li­das de la uti­li­dad de la ma­yo­ría de es­te ti­po de pro­duc­tos y no se con­si­de­ran ali­men­tos? Re­cor­de­mos que se­guir una die­ta sa­lu­da­ble y equi­li­bra­da, ex­cep­to si se tie­ne una pa­to­lo­gía co­rrec­ta­men­te jus­ti­fi­ca­da o se si­gue una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na o ve­ga­na, ase­gu­ra el apor­te de to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cuer­po a tra­vés de los ali­men­tos. Su in­clu­sión pue­de lle­var a cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción a con­su­mir­los sin ne­ce­si­dad y sin sa­ber real­men­te lo que con­su­men sim­ple­men­te por­que apa­re­ce en la pi­rá­mi­de de ma­ne­ra ofi­cial.

Con to­do es­to, nuestro ob­je­ti­vo co­mo die­tis­tas-nu­tri­cio­nis­tas ha si­do ha­cer una re­fle­xión so­bre la nue­va pi­rá­mi­de de los ali­men­tos re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da y dar un en­fo­que crí­ti­co so­bre aque­llos ali­men­tos que aún si­guen es­tan­do en la pi­rá­mi­de y ten­drían que des­pa­re­cer al no cum­plir con los cri­te­rios de la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble con pre­do­mi­nio de ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal, co­mo son los azú­ca­res, ali­men­tos ri­cos en gra­sas (car­nes ro­jas, car­nes pro­ce­sa­das), sal (que­sos) y al­cohol.

“Re­la­cio­nan el con­su­mo de al­cohol con di­ver­sos ti­pos de cán­ce­res.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.