Vi­sión del En­tre­na­mien­to Per­so­nal 2017

Body Life - - CONCEPTO PRODUCTO & - Al­fre­do Bas­ti­ca Ca­ro

El en­tre­na­mien­to per­so­nal, al igual que el sec­tor del fit­ness en Es­pa­ña, ha te­ni­do una gran evo­lu­ción des­de su in­tro­duc­ción en nues­tro país en los años 80. Mu­chas han si­do las in­fluen­cias, en cuan­to a ten­den­cias, es­tu­dios, equi­pa­mien­to y pro­fe­sio­na­les que han crea­do lo que hoy en día es es­te ser­vi­cio.

Aun­que des­de un prin­ci­pio ha si­do fiel a su esen­cia: ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos di­ri­gi­dos a un pú­bli­co con unas ne­ce­si­da­des con­cre­tas y crea­dos/sa­tis­fe­chos por un pro­fe­sio­nal de al­ta cua­li­fi­ca­ción.

Des­de es­te pun­to, es di­fí­cil con­cre­tar o cal­cu­lar cuán­tos son los pro­fe­sio­na­les que es­tán pres­tan­do es­te ti­po de ser­vi­cios, ya que, da­do el ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción y de­man­da por par­te del clien­te son mu­chas las se­sio­nes que se rea­li­zan en cen­tros de­por­ti­vos, es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos, cen­tros bou­ti­que, do­mi­ci­lios, ur­ba­ni­za­cio­nes, par­ques, etc.

Per­fil de los com­pra­do­res de EP

Ana­li­ce­mos en pri­mer lu­gar el ti­po de clien­tes que con­su­men es­tos ser­vi­cios. Ha­cien­do una vi­sión su­per­fi­cial, o an­ti­cua­da, de quie­nes son los com­pra­do­res de EP, po­dría­mos caer en el tó­pi­co de se­ña­lar úni­ca­men­te a per­so­nas de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. Lo cual no es cier­to. Por su­pues­to que los hay de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, pe­ro tam­bién es­tán los que aun no te­nien­do un po­der ad­qui­si­ti­vo al­to com­pran es­te ser­vi­cio pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des de una for­ma se­gu­ra y en ma­nos de pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción.

En cuan­to a las fran­jas de edad son va­ria­das, hay clien­tes de to­das las eda­des, des­de ni­ños que quie­ren desa­rro­llar o po­ten­ciar una ma­yor psi­co­mo­tri­ci­dad, o tra­ba­jar as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el so­bre­pe­so (des­afor­tu­na­da­men­te pa­ra to­dos co­mo so­cie­dad ca­da vez más) o per­so­nas de la ter­ce­ra edad con pro­ble­má­ti­ca va­ria­da, des­de la re­cu­pe­ra­ción de una le­sión (des­pués de ha­ber si­do tra­ta­dos por los sa­ni­ta­rios co­rres­pon­dien­tes) a en­tre­na­mien­to de la fuer­za co­mo coad­yu­van­te de al­gu­na pa­to­lo­gía cró­ni­ca, etc. Si bien es cier­to, se pue­de con­cre­tar que los ma­yo­res com­pra­do­res es­tán en la hor­qui­lla de los 35 a los 55.

¿Cuá­les son las de­man­das?

Lluis Cap­de­vi­lla, Jor­di Ni­ñe­ro­la y Mónica Pin­ta­nel pu­bli­ca­ron en 2004 un es­tu­dio que ha­cía re­fe­ren­cia a las mo­ti­va­cio­nes que lle­va­ban a las per­so­nas a la prác­ti­ca de ejer­ci­cio (Au­toin­for­me de mo­ti­vos pa­ra la prác­ti­ca de ejer­ci­cio fí­si­co - AMPEF) y por de­ri­va­da, aun­que no es­tá re­fle­ja­do en es­te es­tu­dio, se en­tien­de a la con­tra­ta­ción del en­tre­na­mien­to per­so­nal. Los ítems re­co­gi­dos fue­ron los si­guien­tes:

1. Pe­so e ima­gen cor­po­ral

2. Di­ver­sión y bie­nes­tar

3. Pre­ven­ción y sa­lud

4. Com­pe­ti­ción

5. Afi­lia­ción, es­tar con los ami­gos y sen­tir­se par­te del gru­po

6. Fuer­za y re­sis­ten­cia mus­cu­lar

7. Re­co­no­ci­mien­to so­cial

8. Agi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad

9. Con­trol del es­trés

10. Desafío

11. Ur­gen­cias de sa­lud

La pre­gun­ta que se pue­den es­tar ha­cien­do al­gu­nos pro­fe­sio­na­les al leer es­tas ca­te­go­rías pue­de ser ¿y cuál es el que más se com­pra? En es­te mo­men­to y da­da la va­rie­dad y can­ti­dad de pro­fe­sio­na­les que pres­tan es­tos ser­vi­cios la res­pues­ta, no pue­de ser úni­ca, aun­que si sen­ci­lla. De­pen­de de la es­pe­cia­li­za­ción del en­tre­na­dor per­so­nal.

Nos en­con­tra­mos con pro­fe­sio­na­les fo­ca­li­za­dos en el pe­so y la ima­gen cor­po­ral y otros en el en­tre­na­mien­to de la fuer­za, las ca­rre­ras de lar­ga dis­tan­cia o la re­cu­pe­ra­ción des­pués de ha­ber pa­sa­do una le­sión. En mi opi­nión, las pre­gun­tas ade­cua­das se­rían, ¿en qué soy bueno?, ¿a qué ti­po de clien­tes pue­do ayu­dar más? y ¿con qué ti­po de clien­tes

me gus­ta­ría tra­ba­jar?. Co­mo da­to, tan­to el es­tu­dio ci­ta­do an­te­rior­men­te, co­mo la ex­pe­rien­cia, nos di­ce que los clien­tes que rea­li­zan los en­tre­na­mien­tos per­so­na­les por mo­ti­vos de es­té­ti­ca e ima­gen cor­po­ral son más irre­gu­la­res en la prác­ti­ca de ejer­ci­cio y anu­lan más se­sio­nes, que, por ejem­plo, los que con­tra­tan es­tos ser­vi­cios por mo­ti­vos mé­di­cos de sa­lud o di­ver­sión y bie­nes­tar.

¿Có­mo tra­ba­jar el ser­vi­cio de EP?

La for­ma de pres­tar es­tos ser­vi­cios tam­bién ha evo­lu­cio­na­do y se ha adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de com­pra de los clien­tes. Al prin­ci­pio so­lo se pres­ta­ban ser­vi­cios in­di­vi­dua­les (1 a 1) y ha­bi­tual­men­te en se­sio­nes de una ho­ra. Hoy en día es fá­cil en­con­trar en­tre­na­do­res per­so­na­les tra­ba­jan­do con gru­pos re­du­ci­dos, lo cual es be­ne­fi­cio­so tan­to pa­ra el en­tre­na­dor ya que fac­tu­ra más por ho­ra tra­ba­ja­da, co­mo pa­ra los clien­tes, ya que po­ten­cia la ad­he­ren­cia al ejer­ci­cio por la afi­lia­ción y per­te­nen­cia al gru­po. Ade­más, por su­pues­to, de ofre­cer pro­gra­mas de di­fe­ren­te du­ra­ción (va­rios me­ses o in­clu­so pro­gra­mas anua­les), nú­me­ro de se­sio­nes men­sua­les y fre­cuen­cia se­ma­na.

En cuan­to a las me­to­do­lo­gías y ma­te­ria­les de en­tre­na­mien­to son va­ria­das, de­pen­dien­do y es­tan­do in­fluen­cia­das tan­to por la for­ma­ción, gus­tos y ex­pe­rien­cia del en­tre­na­dor co­mo por los ob­je­ti­vos desea­dos por los clien­tes. Ofre­cién­do­se en la ac­tua­li­dad, sin en­trar a va­lo­rar­las en es­te ar­tícu­lo, des­de las más in­ten­sas en car­ga de en­tre­na­mien­to y cor­tas en du­ra­ción, a otras más pau­sa­das.

El ni­vel de pe­ne­tra­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, apps de en­tre­na­mien­to, we­rea­bles, es­tá en al­za y da­do el rit­mo fre­né­ti­co de par­te de nues­tra so­cie­dad, ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se y en ge­ne­ral, re­vo­lu­cio­nar nues­tras vi­das. El Ame­ri­can Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne - ACSM - en su lis­ta­do anual de nue­vas ten­den­cias ya lo ha cla­si­fi­ca­do co­mo ten­den­cia nú­me­ro 1 en 2017. Es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos uti­li­za­dos de for­ma in­te­li­gen­te y pla­ni­fi­ca­da, tan­to por par­te de los en­tre­na­do­res co­mo de los usua­rios, pue­de ser una gran he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar la fi­de­li­za­ción y ad­he­ren­cia a la prác­ti­ca de ejer­ci­cio y de­por­te. Por po­ner un ejem­plo, dos de los be­ne­fi­cios prin­ci­pa­les que se pue­den ob­te­ner de uso de es­tas tec­no­lo­gías, apli­ca­dos a per­so­nas que no les gus­ta en­tre­nar, y que lo ha­cen por obli­ga­ción, es: te­ner pre­sen­te

“Las pre­gun­tas ade­cua­das se­rían, ¿en qué soy bueno?, ¿a qué ti­po de clien­tes pue­do ayu­dar más? y ¿con qué ti­po de clien­tes me gus­ta­ría tra­ba­jar?.”

en su día a día que es­tán en el pro­ce­so de cam­bio y la rea­li­za­ción de re­tos adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des per­so­na­les, fa­vo­re­cien­do así la mo­ti­va­ción.

La cua­li­fi­ca­ción del en­tre­na­dor

So­bre la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les, te­ma siem­pre con­tro­ver­ti­do en nues­tro sec­tor. Ca­be de­cir que to­da­vía no hay una nor­ma­ti­va con­sen­sua­da, que se apli­que en to­dos los ca­sos, y que ga­ran­ti­ce al usua­rio fi­nal, lo más im­por­tan­te, la ex­ce­len­cia y se­gu­ri­dad del ser­vi­cio en to­dos los as­pec­tos. Co­mo li­cen­cia­do en CC de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y De­por­te, me gus­ta­ría se­ña­lar un as­pec­to fun­da­men­tal y que con­si­de­ro que en oca­sio­nes se ob­via, tra­ba­ja­mos con la sa­lud de las per­so­nas, por y pa­ra las per­so­nas, pres­tan­do ser­vi­cios en los que con asi­dui­dad so­me­te­mos a es­trés el or­ga­nis­mo de los clien­tes, bus­can­do la adap­ta­ción que los lle­ve a al­can­zar sus ob­je­ti­vos, y es­to de­be ser pres­cri­to, desa­rro­lla­do y eje­cu­ta­do por pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción. Es­ta al­ta cua­li­fi­ca­ción, se con­si­gue con años de es­tu­dio, prác­ti­ca y so­bre to­do sien­do res­pon­sa­bles ca­da uno de los pro­fe­sio­na­les que for­ma­mos es­te ám­bi­to, con lo que po­de­mos, de­be­mos y sa­be­mos ha­cer.

En con­clu­sión, co­mo pue­des ver, el en­tre­na­mien­to per­so­nal es tan va­ria­do co­mo lo son los pro­fe­sio­na­les, me­to­do­lo­gías y clien­tes que lo com­po­nen. Ha evo­lu­cio­na­do en Es­pa­ña y a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo lo han he­cho las ne­ce­si­da­des de sa­lud, mo­vi­mien­to, en­tre­na­mien­to, etc. de las per­so­nas que lo de­man­dan y se­gui­rá ha­cién­do­lo, bus­can­do cu­brir di­chas ne­ce­si­da­des y nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que sur­jan en nues­tra so­cie­dad.

“Dis­po­si­ti­vos uti­li­za­dos de for­ma in­te­li­gen­te y pla­ni­fi­ca­da, tan­to por par­te de los en­tre­na­do­res co­mo de los usua­rios, pue­den ser una gran he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar la fi­de­li­za­ción y ad­he­ren­cia a la prác­ti­ca de ejer­ci­cio.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.