Sis­te­mas Com­ple­jos Di­ná­mi­cos y En­tre­na­mien­to

Body Life - - CONCEPTO PRODUCTO & - Raúl Gil Be­llo

Las cien­cias que es­tu­dian el com­por­ta­mien­to mo­tor del ser hu­mano, du­ran­te dé­ca­das, han tra­ta­do de en­ten­der có­mo fun­cio­nan los di­fe­ren­tes sis­te­mas que lo com­po­nen pa­ra lue­go tra­tar de “unir las par­tes” y lo­grar un en­ten­di­mien­to glo­bal. Así, es­tu­dia­mos el sis­te­ma ner­vio­so, el mus­cu­lar, el de ob­ten­ción de ener­gía, el os­teoar­ti­cu­lar..., y lue­go tratamos de unir es­tos co­no­ci­mien­tos a la ho­ra de ha­cer nues­tras pro­pues­tas de en­tre­na­mien­to. Pe­ro en es­to del mo­vi­mien­to y el ser hu­mano, el to­do es más (mu­cho más) que la su­ma de las par­tes

La neu­ro­cien­cia en los úl­ti­mos años, nos es­tá abrien­do un nue­vo ho­ri­zon­te en el en­ten­di­mien­to del mo­vi­mien­to, en com­pren­der có­mo apren­de­mos a mo­ver­nos me­jor y có­mo me­jo­ra­mos nues­tra ca­pa­ci­dad fun­cio­nal.

Qui­zás la prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que em­pe­za­mos a en­ten­der el ser hu­mano co­mo un Sis­te­ma Di­ná­mi­co Com­ple­jo y es­ta­mos de­jan­do atrás un en­ten­di­mien­to qui­zás de­ma­sia­do sim­plis­ta de nues­tro or­ga­nis­mo

El ser hu­mano es “di­ná­mi­co” en cuan­to a que se ADAPTA con­ti­nua­men­te a las re­la­cio­nes que ge­ne­ra con su en­torno, que apren­de y se re­la­cio­na a tra­vés de él. El tér­mino “com­ple­jo” se­ña­la que es­ta res­pues­ta adap­ta­ti­va es­tá mo­du­la­da por múl­ti­ples va­ria­bles bio­psi­co­so­cia­les. Es de­cir, que mis adap­ta­cio­nes agu­das y cró­ni­cas a un en­tre­na­mien­to (o a cual­quier co­sa) van a es­tar in­fluen­cia­das por as­pec­tos co­mo el stress su­fri­do por mis te­ji­dos (bio), si me pe­lee con mi no­via por te­lé­fono an­tes de en­tre­nar (psi­co) o si le he ga­na­do ha­cien­do fle­xio­nes a mis com­pa­ñe­ros de gru­po de en­tre­na­mien­to (so­cial).

La Teo­ría de los Sis­te­mas Com­ple­jos

La Teo­ría de los Sis­te­mas Com­ple­jos, se ba­sa en en­ten­der la es­tre­cha re­la­ción en­tre los 3 com­po­nen­tes que “pro­vo­can” que el mo­vi­mien­to “emer­ja” de una u otra ma­ne­ra: Es­ta­do del sis­te­ma, Ta­rea y En­torno.

Es­ta­do del Sis­te­ma

Se re­fie­re prin­ci­pal­men­te a la ca­pa­ci­dad mo­to­ra per­ci­bi­da por el sis­te­ma en ese ins­tan­te. El ni­vel de fa­ti­ga, el stress de mis te­ji­dos, mi es­ta­do emo­cio­nal, mi ca­pa­ci­dad mus­cu­lar, por ejem­plo, de­ter­mi­na­rán qué po­si­bles con­fi­gu­ra­cio­nes neu­ro­mus­cu­la­res son va­lo­ra­das por el sis­te­ma co­mo po­si­bles al­ter­na­ti­vas pa­ra te­ner éxi­to en la ta­rea, den­tro de aque­llas que su apren­di­za­je mo­tor le ha per­mi­ti­do do­mi­nar y en re­la­ción di­rec­ta a su me­mo­ria mo­triz (es de­cir, las ex­pe­rien­cias pre­vias pa­re­ci­das y qué gra­do de éxi­to con­si­guie­ron en fun­ción de la elec­ción del mo­vi­mien­to).

La Ta­rea

Mar­ca­rá el ob­je­ti­vo y el fo­co de aten­ción so­bre el que el sis­te­ma cen­tra­rá su aten­ción, y sus ca­rac­te­rís­ti­cas vol­ve­rán a de­ter­mi­nar las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de mo­vi­mien­to que el sis­te­ma se plan­tea co­mo po­si­bles so­lu­cio­nes pa­ra con­se­guir su ob­je­ti­vo, den­tro de las que su ca­pa­ci­dad mo­to­ra en ese ins­tan­te le per­mi­te ge­ne­rar. As­pec­tos co­mo si ten­go tiem­po lí­mi­te pa­ra rea­li­zar­la, la di­fi­cul­tad mo­to­ra, la exis­ten­cia o no de ri­val, etc., fil­tra­rán las po­si­bles res­pues­tas.

El En­torno

La in­for­ma­ción que lle­ga del En­torno, (po­si­ción del ri­val, mo­vi­mien­to de los ju­ga­do­res, ins­truc­cio­nes del en­tre­na­dor o el en­tu­sias­mo de los afi­cio­na­dos…) fil­tra­rá to­da­vía más esas po­si­bi­li­da­des, si­tuan­do a unas por en­ci­ma de otras en la es­ca­la de pre­fe­ren­cias del sis­te­ma en la re­so­lu­ción de esa ta­rea con­cre­ta, en ese en­torno con­cre­to y con la ca­pa­ci­dad en ese ins­tan­te.

La re­tro­ali­men­ta­ción con­ti­nua de es­tos tres ele­men­tos pro­vo­ca que el SIS­TE­MA de­ter­mi­ne de­fi­ni­ti­va­men­te la se­cuen­cia neu­ro­mus­cu­lar que va a uti­li­zar pa­ra tra­tar de al­can­zar el éxi­to en la ta­rea, que se AUTOORGANICE pa­ra dar la me­jor res­pues­ta po­si­ble, la más efi­cien­te en re­la­ción a la in­for­ma­ción que per­ci­be. Ob­ser­va­rá el re­sul­ta­do y APRENDERÁ pa­ra en el fu­tu­ro po­der dar una res­pues­ta me­jor y más rá­pi­da.

Apren­di­za­jes sig­ni­fi­ca­ti­vos

Es­to, que pue­de pa­re­cer al­go fa­rra­go­so y com­ple­jo es más sim­ple de lo que pa­re­ce. Un ni­ño, cuan­do apren­de a ca­mi­nar du­ran­te sus pri­me­ros años, es un sis­te­ma en es­ta­do con­ti­nuo de apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo. De­di­ca ho­ras y ho­ras a ex­plo­rar las po­si­bles re­la­cio­nes de su or­ga­nis­mo con su en­torno, qué po­si­bles res­pues­tas exis­ten a las de­man­das de es­te, cuá­les son más efi­cien­tes y qué ti­po de si­ner­gias en­tre los di­fe­ren­tes ele­men­tos del sis­te­ma son be­ne­fi­cio­sas pa­ra dar las me­jo­res res­pues­tas en fun­ción del con­tex­to y la si­tua­ción per­ci­bi­da. Y lo ha­ce a tra­vés del jue­go, del des­cu­bri­mien­to au­tó­no­mo, de la va­ria­bi­li­dad y de la ob­ser­va­ción de los re­sul­ta­dos, del fo­co de aten­ción ex­terno... As­pec­tos y va­ria­bles que en un fu­tu­ro pró­xi­mo en­ten­de­re­mos co­mo esen­cia­les pa­ra que los en­tre­na­do­res pue­dan di­se­ñar es­tí­mu­los de en­tre­na­mien­to que per­mi­tan un apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo y es­pe­cí­fi­co.

No hay nin­gún ele­men­to ex­terno (un en­tre­na­dor, por ejem­plo) y ni si­quie­ra in­terno (ce­re­bro) que de­ci­da el pro­gra­ma mo­tor ideal. El mo­vi­mien­to emer­ge de ma­ne­ra au­to or­ga­ni­za­da en fun­ción de la per­cep­ción del en­torno y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ta­rea que en él desa­rro­lla­mos. Ade­más, el sis­te­ma pa­re­ce que va­ría con­ti­nua­men­te la con­fi­gu­ra­ción mus­cu­lar de ma­ne­ra “in­ten­cio­na­da”, por muy pa­re­ci­da que sea la si­tua­ción, bus­can­do di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes a un mis­mo pro­ble­ma pa­ra me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de adap­tar­se al me­dio (ren­di­mien­to) y de re­par­tir el stress en­tre sus di­fe­ren­tes com­po­nen­tes (pre­ven­ción de le­sio­nes).

La cien­cia po­see pro­fun­das evi­den­cias que su­gie­ren unos en­tre­na­mien­tos que ten­gan en cuen­ta có­mo fun­cio­na nues­tro or­ga­nis­mo, có­mo se re­la­cio­na con el en­torno y qué he­rra­mien­tas te­ne­mos pa­ra po­ten­ciar­lo. Es­ta­mos se­gu­ros que en­ten­der es­tos con­cep­tos cam­bia­rá en pro­fun­di­dad vues­tras pro­pues­tas e in­ter­ven­cio­nes con to­do ti­po de clien­tes y de­por­tis­tas. Y so­bre to­do, me­jo­ra­rá los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos y la ad­he­ren­cia a vues­tros ser­vi­cios.

“No hay nin­gún ele­men­to ex­terno y ni si­quie­ra in­terno que de­ci­da el pro­gra­ma mo­tor ideal.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.