Bran­ding Per­so­nal pa­ra En­tre­na­do­res Per­so­na­les

Body Life - - CONCEPTO PRODUCTO & -

Asim­ple vis­ta, pa­re­ce una pro­pues­ta sen­ci­lla pe­ro la reali­dad es que de­be­mos pla­ni­fi­car so­bre pa­pel una se­rie de apun­tes que nos guíen de ma­ne­ra efi­cien­te pa­ra al­can­zar la con­se­cu­ción de los ob­je­ti­vos mar­ca­dos. De no se­guir unas pau­tas, es pro­ba­ble que el re­sul­ta­do sea ne­ga­ti­vo y per­ju­di­que se­ria­men­te la iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va co­mo en­tre­na­dor per­so­nal.

La mar­ca per­so­nal es una de las ba­zas más ex­clu­si­vas e in­flu­yen­tes de cuan­tas exis­ten. Aho­ra bien, una mar­ca per­so­nal no cre­ce y evo­lu­cio­na de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, hay que mi­mar­la y aten­der­la con­ti­nua­men­te. Los dos pi­la­res so­bre los que de­be­mos asen­tar la mar­ca per­so­nal en el mun­do di­gi­tal son: ima­gen de mar­ca y repu­tación on­li­ne.

Con la lle­ga­da de la era di­gi­tal, un nue­vo cam­po ha abier­to sus puer­tas pa­ra que to­das las em­pre­sas, gran­des, pe­que­ñas y me­dia­nas, pro­mo­cio­nen y di­fun­dan sus pro­duc­tos y ser­vi­cios y, por su­pues­to, su mar­ca. Los en­tre­na­do­res per­so­na­les así de­ben en­ten­der­lo y apro­ve­char­lo.

Ima­gen de mar­ca

No ha­bla­mos de co­sas nue­vas, es­to siem­pre lo he­mos tra­ba­ja­do en el mun­do real y aho­ra hay que tras­la­dar­lo al mun­do di­gi­tal. La ima­gen de mar­ca no só­lo se re­fie­re al lo­go­ti­po de la em­pre­sa, sino que con­cier­ne a to­do aque­llo que re­pre­sen­ta a la mar­ca, es de­cir, el equi­po, las ac­ti­vi­da­des, apa­ri­cio­nes en me­dios, co­mu­ni­ca­dos, mer­chan­di­sing, ma­te­rial au­dio­vi­sual, so­cial me­dia, web, etc. To­dos son ele­men­tos que con­fi­gu­ran un to­do y por tan­to de­ben de tra­ba­jar de ma­ne­ra uní­so­na, si­guien­do un guión que per­mi­ta a las par­tes es­tar sin­cro­ni­za­das en to­do mo­men­to.

Repu­tación on­li­ne

Es una con­se­cuen­cia de la bue­na ges­tión de la en­ti­dad en el mun­do di­gi­tal y en el mun­do real, ya que bue­na par­te de las mar­cas tie­nen su ori­gen en en­tor­nos analó­gi­cos don­de los me­dios im­pre­sos y la te­le­vi­sión y ra­dio eran los re­yes. La for­ma de pen­sar, de emi­tir opi­nio­nes, de ase­so­rar, de ex­pre­sar­se, permiten a la mar­ca po­si­cio­nar­se co­mo pres­crip­tor y re­fe­ren­te den­tro de su seg­men­to y co­mo con­se­cuen­cia ge­ne­ra una repu­tación ad­mi­ra­da y muy po­si­ti­va que sin du­da, au­pa­rán a la iden­ti­dad a ele­var­se en­tre los lu­ga­res más re­fe­ren­tes.

Am­bas par­tes ges­tio­na­das de ma­ne­ra óp­ti­ma ha­rán que tu mar­ca per­so­nal es­té don­de me­re­ce, que tu va­lía co­mo pro­fe­sio­nal y tu am­plia ex­pe­rien­cia es­tén pro­yec­ta­dos en ca­da uno de los ele­men­tos que es­tén re­la­cio­na­dos con­ti­go.

Y en­ton­ces, ¿có­mo co­men­za­mos?

An­tes de lan­zar ac­cio­nes o me­di­das con­cre­tas que per­mi­tan al­can­zar las me­tas ta­les co­mo crear un si­tio web, tra­ba­jar las pla­ta­for­mas de so­cial me­dia, cam­pa­ñas de mai­ling, seo, sem, etc, es ne­ce­sa­rio dar un pa­so atrás y pre­pa­rar un en­fo­que más am­plio que per­mi­ta co­no­cer dón­de es­ta­mos y ha­cia dón­de que­re­mos ir co­mo en­tre­na­do­res per­so­na­les. De es­te mo­do, fi­ja­re­mos el pun­to de par­ti­da y las me­tas que an­sia­mos al­can­zar.

En­torno

Ob­ser­va­re­mos y to­ma­re­mos no­ta de la ac­tua­li­dad del mun­do del en­tre­na­mien­to per­so­nal, có­mo es­tán ac­tuan­do el res­to de en­tre­na­do­res per­so­na­les, cuá­les son las ten­den­cias en en­tre­na­mien­tos y qué ele­men­tos van a la úl­ti­ma en es­te seg­men­to. Por su­pues­to, tam­bién es­tu­dia­re­mos el pú­bli­co ob­je­ti­vo al que que­re­mos di­ri­gir­nos, dón­de se en­cuen­tra, qué ni­vel ad­qui­si­ti­vo tie­ne, edad, se­xo, gus­tos, ya que de na­va sir­ve po­si­cio­nar­nos en un ni­cho de­ter­mi­na­do cuan­do real­men­te sus in­tere­ses no se­rán sa­tis­fe­chos con nues­tra ac­ti­vi­dad.

Ob­je­ti­vos

Una vez que sa­be­mos dón­de es­ta­mos, a quién que­re­mos te­ner co­mo clien­tes, quién es y có­mo ac­túa el res­to de en­tre­na­do­res per­so­na­les, es­ta­ble­ce­re­mos una se­rie de ob­je­ti­vos o me­tas. No pue­den ser cual­quie­ra, han de ser ob­je­ti­vos ló­gi­cos, me­di­bles, reales, al­can­za­bles, no ha­bla­mos de “sue­ños” u ob­je­ti­vos “idea­les”, sea­mos más sin­ce­ros y tra­ba­je­mos po­co a po­co, ca­da pe­que­ño lo­gro se­rá un avan­ce más ha­cia el éxi­to.

Ejem­plos de ob­je­ti­vos va­rían en fun­ción de las pre­ten­sio­nes de ca­da en­tre­na­dor, aun­que exis­ten al­gu­nos evi­den­tes co­mo crear una car­te­ra de clien­tes de­ter­mi­na­da, unos mé­to­dos de en­tre­na­mien­to per­so­nal ade­cua­dos a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno de los in­tere­sa­dos, cre­ci­mien­to a ni­vel de se­gui­do­res, ba­se de da­tos de ca­li­dad…

Es­tra­te­gias

Una de las par­tes más im­por­tan­tes en un plan y que se­rán de­fi­ni­ti­vas pa­ra la con­se­cu­ción del mis­mo. La es­tra­te­gia es aque­lla que nos mar­ca la pau­ta de ac­ción pa­ra lle­gar a los ob­je­ti­vos fi­ja­dos, in­di­ca cuán­do y có­mo hay que ac­tuar tan­to en los mo­men­tos de di­fu­sión co­mo en aque­llos otros mo­men­tos ne­ga­ti­vos o de cri­sis que tam­bién re­quie­ren de una bue­na ges­tión de la si­tua­ción. Den­tro de la es­tra­te­gia, de­fi­ni­re­mos un ca­len­da­rio con fe­chas de mo­do que las ac­tua­cio­nes ten­gan su ubi­ca­ción tem­po­ral, ha­bla­re­mos de los con­te­ni­dos que va­mos a tra­ba­jar en fun­ción de la épo­ca del año, in­tere­ses de los po­si­bles clien­tes, even­tos re­la­cio­na­dos con el en­tre­na­mien­to per­so­nal. En de­fi­ni­ti­va, co­lo­ca­re­mos so­bre la me­sa el ta­ble­ro con las ins­truc­cio­nes de jue­go.

Ac­cio­nes

Aquí en­tra­mos en ma­te­ria y de­fi­ni­mos exac­ta­men­te qué me­dios y/o he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción uti­li­za­re­mos pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos mar­ca­dos. So­cial Me­dia, cam­pa­ñas de news­let­ter, cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad en in­ter­net (SEM), al­tas en apli­ca­cio­nes (en­tre­nar.me), ví­deos (You­tu­be), mar­ke­ting de con­te­ni­dos. Ló­gi­ca­men­te, to­do es­te ma­te­rial de­be ser cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­do y re­vi­sa­do, ha­cien­do especial hin­ca­pié en la fi­lo­so­fía e ima­gen que que­re­mos pro­yec­tar co­mo mar­ca, cui­dan­do al má­xi­mo to­dos los de­ta­lles re­la­ti­vos a tex­tos, imá­ge­nes, men­cio­nes. Al fin y al ca­bo, es­ta es la pues­ta en es­ce­na den­tro del mun­do di­gi­tal que va­mos a lle­var a ca­bo co­mo en­tre­na­do­res per­so­na­les.

Me­dir y con­tro­lar

De na­da sir­ve to­do lo que he­mos ha­bla­do sino rea­li­za­mos un con­trol y aná­li­sis de lo que tra­ba­ja­mos. A pe­sar de que a cier­tos ni­ve­les re­quie­re de una pre­pa­ra­ción avan­za­da, es cier­to que exis­ten me­di­cio­nes y da­tos no com­ple­jos que pue­den fa­ci­li­tar una lec­tu­ra com­pren­si­ble de qué ha­ce­mos bien y qué ha­ce­mos mal, qué gus­ta o no, por dón­de de­be­mos ca­mi­nar y qué ma­te­rial es ne­ce­sa­rio des­es­ti­mar. Es­te en­gra­na­je bien sin­cro­ni­za­do nos ayu­da­rá co­mo en­tre­na­do­res per­so­na­les a po­si­cio­nar y ges­tio­nar nues­tra mar­ca per­so­nal de ma­ne­ra óp­ti­ma.

“La ima­gen de mar­ca no só­lo se re­fie­re al lo­go­ti­po”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.