Em­pren­de­do­res Fit­ness

Car­los Oli­ver, co- fun­da­dor de DC Sport

Body Life - - BUSINESS -

“Em­pren­der en lo que te gus­ta es en­con­trar tu pro­pó­si­to de vi­da”, así es co­mo de­fi­ne Car­los Oli­ver su pro­yec­to per­so­nal jun­to a sus dos com­pa­ñe­ros de via­je, Da­vid Pei­na­do y Man­jón Rubio. Un sue­ño que em­pe­zó con una idea no­ve­do­sa, aten­der a un seg­men­to de gen­te en­tre 40-45 años, y que es­te sep­tiem­bre ce­le­bra su ter­cer aniver­sa­rio.

body LI­FE: Ex­plí­ca­nos vues­tros ini­cios en el sec­tor pro­fe­sio­nal.

Car­los Oli­ver: Nues­tro ini­cio den­tro de la in­dus­tria del fit­ness em­pie­za en sep­tiem­bre del 2014, don­de unas ri­sas y un sue­ño de crear al­go sin saber muy bien el qué, se ma­te­ria­li­za gra­cias a Da­vid Pei­na­do Fe­rrei­ra (so­cio y res­pon­sa­ble del área de­por­ti­va en ge­ne­ral), a Bruno Man­jón Rubio (coor­di­na­dor del área del área de sa­lud y bie­nes­tar) y Car­los Oli­ver Ga­val­dá (so­cio y res­pon­sa­ble del área ad­mi­nis­tra­ti­va y fi­nan­cie­ra). Tres áreas fun­da­men­ta­les y una mi­sión.

b.L.: ¿Cuál era es­ta mi­sión?

C.O.: Te­nía­mos la idea cla­ra de lan­zar un pro­yec­to no­ve­do­so, con cla­ses di­ri­gi­das y aten­der un seg­men­to de gen­te en­tre 40/45 años de me­dia. Eso sí, que­ría­mos dar mu­cha pro­fe­sio­na­li­dad y trans­pa­ren­cia en nues­tro pro­yec­to. La em­pre­sa arran­ca con una es­cue­la de triatlón y un gru­po de 5 per­so­nas (tías, ma­más y ami­gas) en unas pis­tas mul­ti­de­por­ti­vas mu­ni­ci­pa­les. El au­tó­no­mo ya se cu­bría así que ha­bía que arran­car con mu­cha ilu­sión y vi­sión de cre­cer.

b.L.: ¿Có­mo y cuán­do em­pe­zó vues­tra an­da­du­ra co­mo em­pren­de­do­res?

C.O.: Nues­tra an­da­du­ra co­mo em­pren­de­do­res em­pie­za con el ini­cio de DC Sport con 24 años de edad tan­to Da­vid co­mo yo. El có­mo lo va po­nien­do la vi­da po­co a po­co en el trans­cur­so de los días, mu­chos em­pren­de­do­res se aca­ban des­ani­man­do por­que bus­can el có­mo, el có­mo es per­so­nal y di­fe­ren­te en ca­da em­pre­sa. Aho­ra sí, lo fui­mos en­con­tran­do por­qué te­nía­mos cla­ro el ¿pa­ra qué?, y el ¿qué? Si es cier­to que an­te­rior­men­te al em­pren­di­mien­to nos

ha­bía­mos pre­pa­ra­do de for­ma au­to­di­dac­ta muy bien, con lec­tu­ras muy po­ten­tes y se­mi­na­rios de per­so­nas que ya tie­nen el re­sul­ta­do. So­mos fir­mes cre­yen­tes que eso mar­có la di­fe­ren­cia pa­ra nues­tro cre­ci­mien­to y sos­te­ni­bi­li­dad en mo­men­tos du­ros.

b.L.: ¿Por qué de­ci­dis­te ha­cer es­ta apues­ta?

C. O.: Tres pun­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra te­ner un em­pren­di­mien­to y no­so­tros los reunía­mos. Lo que íba­mos a lan­zar era una de nues­tras pa­sio­nes ( de­por­te y ac­ti­vi­dad fí­si­ca); in­dis­pen­sa­ble tra­ba­jar en lo que te gus­ta, ha­bía un mer­ca­do que lo iba a com­prar, ya que es esen­cial pa­ra las per­so­nas ( sa­lud y bie­nes­tar) y se­ría­mos los me­jo­res en ese en­fo­que de ser­vi­cios que pre­ten­día­mos ofre­cer ( jó­ve­nes, re­ci­cla­dos y con ga­nas de apren­der ca­da día).

b.L.: ¿Cuál es vues­tro pro­yec­to ac­tual? C.O.: Nues­tro pro­yec­to ac­tual es una em­pre­sa de­di­ca­da a dar ser­vi­cio de en­tre­na­mien­tos de­por­ti­vos en cen­tro, adap­ta­dos a las per­so­nas, tan­to gru­pal co­mo per­so­nal­men­te y di­ri­gi­dos siem­pre con un en­tre­na­dor pre­sen­cial. Ade­más de rea­li­zar pla­ni­fi­ca­cio­nes pa­ra cual­quier de­por­te de re­sis­ten­cia (tri­ta­lón, run­ning, na­ta­ción, ci­clis­mo, etc.) bus­can­do un tra­ba­jo per­so­na­li­za­do pa­ra ca­da clien­te. Tam­bién he­mos im­ple­men­ta­do el área de fi­sio­te­ra­pia que jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal a la ho­ra de te­ner co­ne­xión di­rec­ta con los en­tre­na­do­res y po­der así con es­tos pro­fe­sio­na­les co­no­cer el ca­so de ca­da usua­rio y adap­tar el en­tre­na­mien­to a sus ne­ce­si­da­des. Por otra par­te, da­mos ser­vi­cio a per­so­nas ex­ter­nas, que no rea­li­zan ac­ti­vi­dad en el cen­tro, y quie­ren tra­tar sus pa­to­lo­gías.

b.L.: ¿Ha cam­bia­do mu­cho el ne­go­cio des­de vues­tros ini­cios?

C.O.: Si, en co­sa de 2 años y me­dio he­mos cre­ci­do en car­te­ra de ser­vi­cios, me­tros cua­dra­dos (367m2) y lo más im­por­tan­te, en un equi­po hu­mano im­pre­sio­nan­te. Ac­tual­men­te so­mos 7 per­so­nas con mu­cha ilu­sión y ga­nas de ha­cer cre­cer el pro­yec­to.

b.L.: ¿A quién van di­ri­gi­dos vues­tros ser­vi­cios?

C.O.: Nues­tros ser­vi­cios es­tán po­ten­cial­men­te en­fo­ca­dos a per­so­nas que quie­ran en­con­trar­se bien y su­bir su ni­vel de sa­lud, ade­más que quie­ran re­ci­bir un ser­vi­cio con mu­cha cer­ca­nía y pro­fe­sio­na­li­dad. Es ver­dad que to­ca­mos ca­si to­dos los seg­men­tos, pe­ro la me­dia es de en­tre 40/45 años.

b.L.: ¿Qué os di­fe­ren­cia de vues­tra com­pe­ten­cia?

C.O.: Nues­tra di­fe­ren­cia­ción res­pec­to a la com­pe­ten­cia es que to­dos los gru­pos es­tán re­du­ci­dos a 8 per­so­nas co­mo má­xi­mo y la gen­te se en­cuen­tra a gus­to, ya que el ni­vel se adapta a ca­da uno. Tam­bién en­fo­ca­mos la ac­ti­vi­dad a to­das aque­llas per­so­nas que nunca se de­ci­die­ron por ha­cer de­por­te o ir al gim­na­sio tra­di­cio­nal. Es una ac­ti­vi­dad muy fle­xi­ble y veía­mos un po­co aban­do­na­do es­te mer­ca­do, y hoy más que nunca se me­re­cen te­ner a su dis­po­si­ción al­ter­na­ti­vas pa­ra ga­nar en sa­lud, bie­nes­tar y vi­vir me­jor.

b.L.: ¿Aban­do­na­do?

C.O.: Sí, el por­qué es sen­ci­llo: las co­sas han cam­bia­do en to­dos los as­pec­tos y es­te ti­po de gen­te es consciente de que ade­más de te­ner un se­gu­ro pa­ra ca­da co­sa hay que te­ner el su­yo pro­pio y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da va­lo­ran­do

mu­cho es­te ti­po de ser­vi­cios. Si quie­ren vi­vir más ten­drán que ha­cer co­sas no­ve­do­sas y en DC Sport las te­ne­mos.

b.L.: ¿Qué te ha en­se­ña­do tu tra­ba­jo? C.O.: Te­ner un em­pren­di­mien­to es co­mo un exa­men dia­rio, pe­ro no co­mo los de la es­cue­la. Es el ver­da­de­ro exa­men de la “vi­da”. Den­tro de tu en­torno fa­mi­liar to­dos te va­lo­ran mu­cho y pa­ga­rían can­ti­da­des inima­gi­na­bles, pe­ro fue­ra, en la ca­lle, el va­lor te lo tie­nes que ga­nar tú sir­vien­do a per­so­nas con tu so­lu­ción. Es­te tra­ba­jo nos ha en­se­ña­do a ser hu­mil­des, a creer en no­so­tros mis­mos y a cre­cer mu­cho per­so­nal­men­te. Em­pren­der en lo que te gus­ta es en­con­trar tu pro­pó­si­to de vi­da, que es el aque­llo por lo que vi­vir.

b.L.: ¿Qué te han en­se­ña­do tus clien­tes? C.O.: Nues­tros clien­tes nos en­se­ñan to­dos los días y real­men­te hay que es­cu­char­los bien, por­que es de ahí don­de sa­le có­mo en­fo­car la em­pre­sa en ca­da mo­men­to. Ellos son un re­fle­jo pa­ra DC Sport y he­mos apren­di­do que ca­da uno es di­fe­ren­te y tie­ne que ser tra­ta­do co­mo tal. Es ma­ra­vi­llo­so po­der ver el tra­ba­jo de to­do el equi­po plas­ma­do en ellos y eso nos di­ce que va­le la pe­na se­guir y me­jo­rar. En de­fi­ni­ti­va, son el puen­te pa­ra ma­te­ria­li­zar ca­da idea y ser­vi­cio que DC Sport lan­za, ellos son im­pres­cin­di­bles.

b.L.: ¿Có­mo ves el fu­tu­ro?

C.O.: Ve­mos el fu­tu­ro muy po­si­ti­vo por­que así so­mos no­so­tros, la in­dus­tria del fit­ness cre­ce ca­da día y ve­mos que hay mu­cho por ha­cer. Un pun­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es el de es­tar aten­tos a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y adap­tar­nos rá­pi­da­men­te a ellos. Las per­so­nas sa­ben que su ta­sa de mor­ta­li­dad se alar­ga, y una for­ma de man­te­ner­se bien y evi­tar mu­chas en­fer­me­da­des de to­do ti­po es prac­ti­car de­por­te de for­ma con­tro­la­da y guia­da por pro­fe­sio­na­les pa­ra te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo a me­dio-lar­go pla­zo.

b.L.: ¿Qué con­se­jo le da­rías a una per­so­na que quie­re ini­ciar un pro­yec­to pro­fe­sio­nal pro­pio?

C.O.: Nues­tro con­se­jo es que ten­ga en cuen­ta los tres pun­tos que co­men­té an­te­rior­men­te (pa­sión, hay un mer­ca­do que lo va a com­prar, eres el me­jor en ese pro­yec­to).

Edu­car­se mu­cho emo­cio­nal­men­te y so­cial­men­te, hay que saber que es­ta­mos en un mun­do glo­ba­li­za­do y muy com­pe­ti­ti­vo, así que to­ca ser ami­go de la frus­tra­ción y el fra­ca­so.

Fi­nal­men­te, creer en uno mis­mo y te­ner una vi­sión cla­ra de lo que se quie­re con­se­guir, eso sí, po­nien­do ac­ción ca­da día, no se pue­de ne­go­ciar, hoy sí, hoy no..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.