Es­tu­dios de me­ta­bo­lis­mo

La nueva cla­ve pa­ra adel­ga­zar

Body Life - - ESTILO DE VIDA - Dr. Iván Iba­ñez

Ca­da uno de no­so­tros me­ta­bo­li­za los ali­men­tos de for­ma di­fe­ren­te, pe­ro es­to no se sue­le te­ner en cuen­ta y es ha­bi­tual se­guir die­tas y pla­nes de ejer­ci­cio ge­né­ri­cos que no se adap­tan a nues­tro me­ta­bo­lis­mo. Hay per­so­nas que me­ta­bo­li­zan me­jo­rar las gra­sas o los car­bohi­dra­tos, por ejem­plo. Por es­te mo­ti­vo hay die­tas que fun­cio­nan bien pa­ra al­gu­nas per­so­nas, pe­ro no lo ha­cen pa­ra otras. Aun­que pue­da pa­re­cer sor­pren­den­te, a ve­ces, una die­ta ri­ca en gra­sas pue­de ser re­co­men­da­ble pa­ra per­der pe­so pa­ra al­gu­nas per­so­nas que las me­ta­bo­li­zan bien. Pe­ro ¿có­mo po­de­mos co­no­cer nues­tro me­ta­bo­lis­mo?

¿Qué nu­trien­tes que­ma­mos me­jor?

Con el Mé­to­do Me­ta­bó­li­co Dr. Ibá­ñez, un mé­to­do pro­pio ava­la­do cien­tí­fi­ca­men­te, po­de­mos des­cu­brir la ali­men­ta­ción óp­ti­ma pa­ra ca­da per­so­na y qué ti­po de ejer­ci­cio e in­ten­si­dad es me­jor pa­ra que pier­da pe­so.

Es­te mé­to­do cons­ta de un Es­tu­dio de Me­ta­bo­lis­mo en Re­po­so que mues­tra cuán­tas ca­lo­rías gas­ta­mos en re­po­so ca­da día y, ade­más, per­mi­te de­ter­mi­nar qué nu­trien­tes que­ma­mos me­jor. Es­ta tec­no­lo­gía nos per­mi­te, por lo tan­to, saber qué ali­men­tos en­gor­dan más o me­nos a ca­da per­so­na.

An­tes de la prue­ba se de­be es­tar en ayu­nas du­ran­te 3 ho­ras. El pa­cien­te se co­lo­ca en una ca­mi­lla bo­ca arri­ba y res­pi­ra a tra­vés de una más­ca­ra que es­tá co­nec­ta­da a tra­vés de un tu­bo a un ana­li­za­dor de ga­ses. El nom­bre téc­ni­co del pro­ce­di­mien­to es ca­lo­ri­me­tría in­di­rec­ta y va­lo­ra la for­ma­ción del ca­lor y de dón­de pro­vie­nen las ca­lo­rías que­ma­das, si de las pro­teí­nas, las gra­sas o los car­bohi­dra­tos.

Se tra­ta de una prue­ba ino­cua y to­tal­men­te in­do­lo­ra. El pa­cien­te, sim­ple­men­te, de­be es­tar re­la­ja­do y res­pi­ran­do a tra­vés de la más­ca­ra du­ran­te unos 20 mi­nu­tos.

Op­ti­mi­zar el plan de en­tre­na­mien­to

Pa­ra se­guir el mé­to­do tam­bién se de­be rea­li­zar un Es­tu­dio de Me­ta­bo­lis­mo en ejer­ci­cio que se lle­va a ca­bo me­dian­te una más­ca­ra ana­li­za­do­ra de ga­ses pe­ro, en es­te ca­so, mien­tras se rea­li­za ejer­ci­cio.

El Es­tu­dio de Me­ta­bo­lis­mo en ejer­ci­cio nos per­mi­te me­dir la fre­cuen­cia car­día­ca a la que de­be­mos lle­gar pa­ra que­mar me­jor las gra­sas y pa­ra ac­ti­var nues­tras mi­to­con­drias, es de­cir, los or­gá­nu­los res­pon­sa­bles de mu­chos de los pro­ce­sos celulares y que son con­si­de­ra­dos las fá­bri­cas de don­de pro­vie­ne nues­tra ener­gía.

Es­tá cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do que una bue­na con­di­ción fí­si­ca me­jo­ra la sa­lud de nues­tras cé­lu­las, ya que ac­ti­va las mi­to­con­drias que jue­gan un pa­pel de­ter­mi­nan­te en nues­tro or­ga­nis­mo. Así pues, si se­gui­mos un pro­gra­ma de ejer­ci­cio que ten­ga en cuen­ta es­te he­cho po­de­mos, no tan so­lo me­jo­rar nues­tra fi­gu­ra, sino tam­bién nues­tra sa­lud.

Ejer­ci­cio y nu­tri­ción, in­se­pa­ra­bles pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos

Una vez se tie­nen los re­sul­ta­dos de to­das las prue­bas se rea­li­za un pro­gra­ma to­tal­men­te per­so­na­li­za­do que com­bi­na la ver­tien­te nu­tri­cio­nal con la de ejer­ci­cio fí­si­co. Só­lo se pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos óp­ti­mos cuan­do se tra­ba­ja en am­bos cam­pos.

En oca­sio­nes tam­bién se pue­den va­lo­rar otros tra­ta­mien­tos com­ple­men­ta­rios pa­ra aca­bar de op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos co­mo pue­den ser: la elec­tro­te­ra­pia, la pre­so­te­ra­pia mé­di­ca, la ra­dio­fre­cuen­cia cor­po­ral o la eli­mi­na­ción de gra­sa lo­ca­li­za­da.

La die­ta que se rea­li­za­rá es­ta­rá di­se­ña­da pa­ra apor­tar los nu­trien­tes y ali­men­tos ade­cua­dos pa­ra ca­da per­so­na en las can­ti­da­des idó­neas pa­ra per­der pe­so de for­ma sa­na. El pro­gra­ma de ejer­ci­cio de­ter­mi­na­do tam­bién se­rá to­tal­men­te per­so­na­li­za­do te­nien­do en cuen­ta tan­to el es­ta­do fí­si­co de ori­gen del pa­cien­te co­mo sus ne­ce­si­da­des y ob­je­ti­vos.

El pro­gra­ma in­clu­ye ejer­ci­cio per­so­na­li­za­do 3 o 5 ve­ces por se­ma­na en se­sio­nes co­lec­ti­vas y con­trol mé­di­co ca­da 15 días. Se rea­li­za un se­gui­mien­to de la pér­di­da de gra­sa y el au­men­to de la ma­sa mus­cu­lar pa­ra que, se­gún los re­sul­ta­dos, se pue­da re­di­ri­gir, en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, el plan nu­tri­cio­nal y de ejer­ci­cio.

La me­jor for­ma de per­der pe­so y me­jo­rar la sa­lud al me­jor tiem­po es rea­li­zar­se las prue­bas ade­cua­das pa­ra de­ter­mi­nar un pro­gra­ma que se adap­te al me­ta­bo­lis­mo y ne­ce­si­da­des. Ade­más, es re­co­men­da­ble con­tar con el apo­yo de una uni­dad de es­pe­cia­lis­tas que apor­ten una vi­sión in­te­gra­ti­va y mul­ti­dis­ci­pli­nar co­mo con la que cuen­ta Clí­ni­ca Pla­nas en la que es­tán pre­sen­tes es­pe­cia­lis­tas en: nu­tri­ción y an­tia­ging, me­di­ci­na in­ter­na y del de­por­te, en­dos­co­pia di­ges­ti­va, pre­pa­ra­ción fí­si­ca y psi­co­lo­gía.

Mu­chas per­so­nas que desean per­der pe­so no lo­gran ha­cer­lo a pe­sar de se­guir die­tas equi­li­bra­das y rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar­men­te. Una cau­sa de­ter­mi­nan­te, aun­que a me­nu­do ol­vi­da­da, de es­ta fal­ta de éxi­to es que no se co­no­ce el me­ta­bo­lis­mo de la per­so­na en cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.