Lor­ca dra­má­ti­co

Re­fle­xión so­bre la ver­tien­te es­cé­ni­ca del au­tor en vís­pe­ras del aniver­sa­rio de su ase­si­na­to

Córdoba - - OPINIÓN - Va­ro Bae­na * * Mé­di­co y poe­ta AN­TO­NIO

Ca­si ochen­ta años tras el tér­mino de la gue­rra ci­vil, la ma­yor par­te de las he­ri­das han que­da­do ce­rra­das por el pro­pio pa­so del tiem­po, la re­po­si­ción ge­ne­ra­cio­nal y que un país no pue­de es­tar mi­ran­do siem­pre ha­cia atrás. Pe­ro aún que­dan he­ri­das su­pu­ran­tes co­mo el me­ga­ló­mano mau­so­leo del Va­lle de los Caí­dos pa­ra el dic­ta­dor, la du­ra in­jus­ti­cia con los des­apa­re­ci­dos, las fo­sas... y Lor­ca. La lo­ca­li­za­ción de sus res­tos de­be­ría ser una cues­tión de Es­ta­do, in­de­pen­dien­te­men­te del des­tino pos­te­rior de los mis­mos, su­je­to a las pre­fe­ren­cias de la fa­mi­lia.

El 18 de agos­to de 1936 (las fe­chas de los in­ves­ti­ga­do­res os­ci­lan en­tre el 17 y el 19; Gibson la fi­ja en la ma­dru­ga­da del 18) Lor­ca fue ase­si­na­do y con él se des­va­ne­cía no ya una per­so­na, en ple­na ma­du­rez crea­do­ra, sino el sím­bo­lo de una ge­ne­ra­ción de poe­tas y ar­tis­tas. Y se trun­ca­ba una ca­rre­ra dra­má­ti­ca que ini­cia­ba un nue­vo rum­bo en su ar­te tea­tral. Ar­te que cul­mi­na­ba esa es­plén­di­da y úl­ti­ma obra co­mo fue La Ca­sa de Ber­nar­da Al­ba (una pie­za som­bría), su obra maes­tra y se­gu­ra­men­te la más uni­ver­sal e im­por­tan­te, a pe­sar de que su muer­te trun­có el es­treno que no ocu­rrió has­ta 28 años des­pués.

Pe­ro Lor­ca no de­ja­ba de ser poe­ta cuan­do es­cri­bía teatro ya que en sus pro­pias pa­la­bras «el teatro es la poe­sía que se le­van­ta del li­bro y se ha­ce hu­ma­na» ya que «el teatro que ha per­du­ra­do siem­pre es el de los poe­tas» y «en nues­tra épo­ca el poe­ta ha de abrir­se las ve­nas pa­ra los de­más. Por eso yo... me he en­tre­ga­do a lo dra­má­ti­co, que nos per­mi­te un con­tac­to más di­rec­to con las ma­sas». Una poe­sía que im­preg­na­ba su teatro en el len­gua­je y con­cep­to poé­ti­co (no so­lo que par­te lo ver­si­fi­ca­ra), pe­ro que no le qui­ta­ba in­ten­si­dad dra­má­ti­ca, en es­pe­cial en sus obras con­si­de­ra­das trá­gi­cas (Ma­ria­na Pi­ne­da, Yer­ma, Bo­das de san­gre y La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba); so­bre to­do con la elip­sis dra­má­ti­ca, con per­so­na­jes que no apa­re­cen en es­ce­na pe­ro es­tán pre­sen­tes en el drama y lo que no se di­ce y no mues­tra pre­va­le­ce so­bre lo ex­pre­sa­do. Pa­ra el coe­tá­neo Al­to­la­gui­rre su tem­pe­ra­men­to de poe­ta es­ta­ba por en­ci­ma de to­do (en Yer­ma Sé­ne­ca y García Lor­ca se en­con­tra­ron di­jo tam­bién el ma­la­gue­ño).

Y co­mo poe­ta la te­má­ti­ca lor­quia­na de su teatro no po­dría ser otra que la del amor, la muer­te y la vi­da y en és­ta reivin­di­ca­ba los es­pa­cios de li­ber­tad que to­do ser hu­mano de­be­ría ha­bi­tar. Lor­ca, más que en­ten­der la psi­co­lo­gía hu­ma­na, la de la mu­jer en es­pe­cial, en­tien­de la vi­da. Un teatro reivin­di­ca­ti­vo, crí­ti­co con la reali­dad, que lo con­vier­te en dra­mas so­cia­les y hu­ma­nos aun­que si­túe el ar­te en sen­ti­do am­plio por en­ci­ma de to­do. Por ello Lor­ca ju­gó al ex­pe­ri­men­ta­lis­mo en el teatro, con­ti­nuan­do un ca­mino ini­cia­do por Va­lle-In­clán pe­ro que des­pués po­cos se­gui­rían (con no­ta­bles ex­cep­cio­nes co­mo el gran au­tor mon­to­re­ño Mi­guel Romero Es­teo).

An­to­nio Ga­lle­go Mo­rell lla­ma al teatro de Lor­ca «rea­lis­mo idea­li­za­do», lo cual en to­do ca­so no es rea­lis­mo --co­mo tam­po­co lo se­ría el rea­lis­mo má­gi­co--, aun­que Lor­ca ex­tra­je­ra de la reali­dad que ha­bía vi­vi­do o co­no­ci­do la te­má­ti­ca de su obra. En reali­dad re­fle­ja la tra­ge­dia de la vi­da, la re­pre­sión de la mu­jer en un mun­do ce­rra­do, que no sien­do pa­ra­dig­má­ti­co de lo an­da­luz, él co­no­ce y le­va a te­sis uni­ver­sal. Re­no­va­dor de la es­ce­na, Lor­ca con­si­gue con su teatro uni­ver­sa­li­zar el mun­do ru­ral an­da­luz y su len­gua­je.

Su teatro, no sien­do mi­li­tan­te de na­da, es reivin­di­ca­dor de to­do. De to­do lo que él su­po­ne li­mi­ta la li­ber­tad. Has­ta la li­ber­tad del ar­tis­ta. Su tra­ba­jo en La Ba­rra­ca, esa em­pre­sa cul­tu­ral de la Re­pú­bli­ca de signo tan alen­ta­dor, sin du­da le sir­vió de en­se­ñan­za en la con­fron­ta­ción di­rec­ta con el pú­bli­co y de he­cho es cuan­do es­cri­be sus obras ma­yo­res. Y al igual que en su poe­sía, los re­gis­tros de Lor­ca en su dramaturgia son di­ver­sos, des­de la far­sa a la tra­ge­dia, des­de el teatro ex­pe­ri­men­tal al po­pu­lar y clá­si­co, des­de el teatro de tex­to y el irre­pre­sen­ta­ble al drama his­tó­ri­co o del me­ta­tea­tro (teatro den­tro del teatro; re­cur­so que usa con fre­cuen­cia) al teatro de títeres. Por­que so­bre es­tas di­co­to­mías os­ci­la su obra: amor/muer­te; li­ber­tad/re­pre­sión; far­sa/tra­ge­dia; abs­trac­ción/con­cre­ción; mi­to/reali­dad; sím­bo­lo/ri­to; mo­der­ni­dad/cla­si­cis­mo.

Pa­ra Lor­ca el teatro era un gran «un ar­te que na­ce con el hom­bre, que lo lle­va en lo más no­ble de su al­ma y cuan­do quie­re ex­pre­sar lo más pro­fun­do de su his­to­ria y de su ser, lo ex­pre­sa re­pre­sen­tan­do». Pa­ra Bue­ro Va­lle­jo Lor­ca era el más gran­de au­tor dra­má­ti­co de la épo­ca. En una con­fe­ren­cia el poe­ta hi­zo un pre­sa­gio in­vo­lun­ta­rio re­fi­rién­do­se a la la­bor de los poe­tas y ar­tis­tas: «No­so­tros es­ta­mos lla­ma­dos al sa­cri­fi­cio». Aun­que si du­da no al que le es­pe­ra­ba cer­ca de Gra­na­da por la bar­ba­rie cai­ni­ta.

«Pe­ro Lor­ca no de­ja­ba de ser poe­ta cuan­do es­cri­bía teatro, ‘poe­sía que se le­van­ta del li­bro’ en sus pa­la­bras»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.