Mu­riel *

Córdoba - - OPINIÓN -

Es­tá cla­ro que el que no llo­ra no ma­ma. A to­dos nos vino muy bien la Cons­ti­tu­ción de 1978, pe­ro a unos más que otros. La Tran­si­ción se­rá re­cor­da­da en Es­pa­ña co­mo una eta­pa ejem­plar y es­pec­ta­cu­lar. La to­le­ran­cia se im­pu­so y se re­no­va­ron to­das las ins­ti­tu­cio­nes ju­rí­di­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les y po­lí­ti­cas del Es­ta­do y de las re­gio­nes, hoy co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Se re­co­no­cía la di­ver­si­dad del te­rri­to­rio na­cio­nal y el Es­ta­do co­men­zó a des­cen­tra­li­zar­se tras­pa­san­do com­pe­ten­cias im­pen­sa­bles. Los avan­ces, en to­dos los ám­bi­tos, fue­ron im­pre­sio­nan­tes y así lo re­co­no­ció la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Yo, tran­si­cio­nis­ta con­ven­ci­do, ten­go que re­co­no­cer que al­gu­na co­sa se hi­zo mal y que es­tá tra­yen­do ne­fas­tas con­se­cuen­cias pa­ra el con­jun­to de los es­pa­ño­les. En pri­mer lu­gar, ten­drían que ha­ber­se de­fi­ni­do con cla­ri­dad y de­ta­lle las com­pe­ten­cias del Es­ta­do cen­tral. Con mu­cho de­ta­lle. Con­cre­tar lo co­mún. Lo in­to­ca­ble. De­fi­ni­do lo co­mún, lo in­trans­fe­ri­ble, to­do lo de­más se po­dría trans­fe­rir. Co­mo no se hi­zo, ello ha con­du­ci­do a un ma­re­mag­nun de di­fe­ren­cias, a ve­ces in­so­por­ta­bles en­tre CC.AA., y nos en­con­tra­mos con que ca­da co­mu­ni­dad, des­pués de 40 años, tie­ne di­fe­ren­te gra­do de au­to­no­mía. Una co­sa es la di­ver­si­dad cul­tu­ral de las re­gio­nes de Es­pa­ña y otra la de­sigual­dad que con­lle­va la apli­ca­ción de las le­yes, co­sa que des­de ha­ce años se de­be­ría de ha­ber evi­ta­do. Nun­ca en­ten­dí de­ma­sia­do bien una ley elec­to­ral que pre­mia la con­cen­tra­ción del vo­to, fa­vo­re­cien­do a los --has­ta aho­ra--

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.