El amor co­mo gra­tui­dad de­sin­te­re­sa­da

Córdoba - - OPINIÓN - López García * JO­SÉ AN­TO­NIO * Li­cen­cia­do en Cien­cias Re­li­gio­sas

«Spi­no­za dis­tin­guió en­tre afec­tos ac­ti­vos y pasivos, en­tre ac­cio­nes y pa­sio­nes»

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, han ba­ja­do un 6% el ín­di­ce de di­vor­cios y se­pa­ra­cio­nes en Es­pa­ña, por lo que con­vie­ne, du­ran­te las va­ca­cio­nes, re­cor­dar as­pec­tos bá­si­cos orien­ta­ti­vos con­cer­nien­tes al amor y a la pa­re­ja, aden­trar­nos más en ese con­cep­to del amor que ayu­de a se­guir vi­vién­do­lo. Así, si de­ci­mos que el amor es una ac­ti­vi­dad, en el sen­ti­do mo­derno, de­no­ta una ac­ción que, me­dian­te un gas­to de ener­gía, va di­ri­gi­da ha­cia una me­ta ex­te­rior. Lo que no se tie­ne en cuen­ta es la mo­ti­va­ción de la ac­ti­vi­dad. Con­si­de­re­mos el ca­so del hom­bre mo­vi­do por la am­bi­ción, o el an­sia de ri­que­za, la per­so­na es es­cla­va de una pa­sión, y su ac­ti­vi­dad es una pa­si­vi­dad, pues­to que es­tá im­pul­sa­do. Por otra par­te, a un hom­bre que es­tá sen­ta­do, in­mó­vil y con­tem­pla­ti­vo, sin otra fi­na­li­dad que ex­pe­ri­men­tar­se a sí mis­mo y su uni­ci­dad con el mun­do. En reali­dad, esa ac­ti­tud de con­cen­tra­da me­di­ta­ción es la ac­ti­vi­dad más li­bre de in- de­pen­den­cia in­te­rior. El filósofo Spi­no­za for­mu­ló con cla­ri­dad el se­gun­do con­cep­to de ac­ti­vi­dad, dis­tin­guien­do en­tre afec­tos ac­ti­vos y pasivos, en­tre ac­cio­nes y pa­sio­nes: En el ejer­ci­cio de un afec­to ac­ti­vo, el hom­bre es li­bre, es el amo de su afec­to; en el afec­to pa­si­vo, el hom­bre se ve im­pul­sa­do, por mo­ti­vos de los que no se per­ca­ta. La en­vi­dia, los ce­los, la am­bi­ción, to­do ti­po de avi­dez, son pa­sio­nes. Así, en sen­ti­do ge­né­ri­co pue­de des­cri­bir­se el ca­rác­ter ac­ti­vo del amor afir­man­do que amar es dar, no re­ci­bir, con ple­na li­ber­tad in­te­rior.

Vis­to es­to ¿Qué es dar?: en el ac­to mis­mo de dar ex­pe­ri­men­to mi fuer­za, mi ri­que­za, mi po­der. Dar pro­du­ce más fe­li­ci­dad que re­ci­bir, por­que en el ac­to de dar es­tá la ex­pre­sión de mi vi­ta­li­dad. Si apli­ca­mos ese prin­ci­pio a di­ver­sos fe­nó­me­nos, en­con­tra­mos el ejem­plo más bá­si­co en la es­fe­ra del se­xo. La cul­mi­na­ción de la fun­ción se­xual mas­cu­li­na ra­di­ca en el ac­to de dar; el hom­bre se da a sí mis­mo, su fí­si­co a la mu­jer. No pue­de de­jar de dar­se si es po­ten­te. Si no pue­de dar, es im­po­ten­te. El pro­ce­so no es di­fe­ren­te en la mu­jer. Tam­bién ella se da; per­mi­te el ac­ce­so al nú­cleo de su fe­mi­ni­dad; en el ac­to de re­ci­bir, ella da. Si es in­ca­paz de ese dar, si so­lo pue­de re­ci­bir, es frí­gi­da. En su ca­so, el ac­to de dar vuel­ve a pro­du­cir­se co­mo ma­dre.

En la es­fe­ra de lo ma­te­rial, no es ri­co el que tie­ne mu­cho, sino quien es ca­paz de dar de sí es ri­co pues en­ri­que­ce a la otra per­so­na, real­za el sen­ti­mien­to de vi­da de la otra. No da con el fin de re­ci­bir.

Por úl­ti­mo, el amor es un po­der que pro­du­ce amor y pre­su­po­ne que la per­so­na ha su­pe­ra­do la de­pen­den­cia, la ac­ti­tud nar­ci­sis­ta, el de­seo de ex­plo­tar a los de­más. Quien ca­re­ce de ta­les cua­li­da­des tie­ne mie­do de dar­se, y de amar. Re­cor­dar que el amor in­con­di­cio­nal es uno de los an­he­los más pro­fun­dos, no so­lo del ni­ño, sino de to­do ser hu­mano; que el amor in­fan­til si­gue el prin­ci­pio «amo por­que me aman». El amor ma­du­ro obe­de­ce al prin­ci­pio «me aman por­que amo». El amor in­ma­du­ro di­ce: «Te amo por­que lo ne­ce­si­to». El amor ma­du­ro di­ce: «Te ne­ce­si­to por­que te amo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.