Los ban­cos se re­plie­gan de las zo­nas más po­bres y des­ha­bi­ta­das

Las coope­ra­ti­vas pa­san de no li­de­rar nin­gu­na pro­vin­cia en cuan­to a ofi­ci­nas a en­ca­be­zar nue­ve Los he­re­de­ros de las ca­jas son los que pierden más te­rreno fru­to de las fu­sio­nes de la cri­sis

Córdoba - - ECONOMÍA - PA­BLO ALLENDESALAZAR cor­do­ba1@el­pe­rio­di­co.es

Una de las con­se­cuen­cias más te­mi­das de la rees­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria de la úl­ti­ma dé­ca­da era que las zo­nas más des­po­bla­das y con me­nos ren­ta se que­da­ran sin ac­ce­so di­rec­to a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Aun­que no hay es­ta­dís­ti­cas pre­ci­sas, al­gu­nos in­di­ca­do­res apun­tan a que así es­tá ocu­rrien­do, al me­nos en par­te. A pe­sar de que no lo re­co­no­cen abier­ta­men­te, los cua­tro gran­des ban­cos tra­di­cio­na­les, y so­bre to­do los sie­te sur­gi­dos de las ca­jas (his­tó­ri­ca­men­te más vin­cu­la­das a sus te­rri­to­rios de ori­gen y con ma­yor vo­ca­ción de in­clu­sión fi­nan­cie­ra), se es­tán re­ple­gan­do de las re­gio­nes más po­bres y des­ha­bi­ta­das.

La prue­ba es que las coope­ra­ti­vas de cré­di­to (un co­lec­ti­vo for­ma­do bá­si­ca­men­te por de­ce­nas de ca­jas ru­ra­les, ade­más de al­gu­nas en­ti­da­des pro­fe­sio­na­les co­mo la de in­ge­nie­ros) son ac­tual­men­te las pri­me­ras en cuan­to a ofi­ci­nas en un to­tal de nue­ve pro­vin­cias, cuan­do ha­ce tan so­lo cua­tro años no lo eran en nin­gu­na. Esas en­ti­da­des os­ten­tan una cuo­ta me­dia del 30,8% en esas nue­ve re­gio­nes, lo que es lla­ma­ti­vo ya que el co­lec­ti­vo de las coope­ra­ti­vas ape­nas cuen­ta con en torno al 10% de to­das las su­cur­sa­les ope­ra­ti­vas en el con­jun­to de Es­pa­ña.

DIS­PER­SIÓN PO­BLA­CIO­NAL / Des­de el 2014, Ca­ja­mar se ha con­ver­ti­do en lí­der en Al­me­ría y Cas­te­llón, en sus­ti­tu­ción de la ma­la­gue­ña Uni­ca­ja y de Ban­kia, res­pec­ti­va­men­te. Glo­bal­ca­ja, por su par­te, ha des­ban­ca­do a la as­tu­ria­na Li­ber­bank en Al­ba­ce­te y Cuen­ca, así co­mo a Uni­ca­ja en Ciu­dad Real. Asi­mis­mo, las ca­jas ru­ra­les de Jaén, So­ria y Za­mo­ra han as­cen­di­do al pri­mer pues­to en sus re­gio­nes a cos­ta de Uni­ca­ja, mien­tras que la de Cas­ti­lla-La Man­cha lo ha he­cho en To­le­do ade­lan­tan­do a Li­ber­bank. Ade­más, va­rias coope­ra­ti­vas son las se­gun­das con más ofi­ci­nas en 12 pro­vin­cias y las ter­ce­ras en 14.

Esas nue­ve re­gio­nes tie­nen pun­tos en co­mún. To­das sal­vo So­ria cuen­tan con un PIB per cá­pi­ta in­fe­rior a la me­dia es­pa­ño­la, sie­te de de ellas (to­das ex­cep­to So­ria y Cas­te­llón) es­tán en­tre las 20 más po­bres so­bre un to­tal de 50 y, de ellas, tres fi­gu­ran en­tre las 10 con me­nos ren­ta. Ade­más, to­das tie­nen una dis­per­sión de la po­bla­ción su­pe­rior a la me­dia (en­tre 8,63 y 86,72 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cuadrado, fren­te al 92,04 que arro­ja el con­jun­to del país), así co­mo un por­cen­ta­je de po­bla­ción ru­ral su­pe­rior al pro­me­dio (en­tre el 22,1% y el 55,5%, fren­te al 20,3% es­pa­ñol).

Es más, si se to­ma la pro­vin­cia más po­bre per cá­pi­ta, Ba­da­joz, se com­prue­ba que la en­ti­dad lí­der pro­vie­ne de una ca­ja (Iber­ca­ja), la se­gun­da es un pe­que­ño ban­co re­gio­nal (Banca Pue­yo), la ter­ce­ra y la quin­ta son coope­ra­ti­vas y so­lo la cuar­ta es un ban­co gran­de (San­tan­der). Ade­más, en las 10 re­gio­nes más po­bres, al me­nos una coo­pe­ra­ti­va fi­gu­ra en­tre las cin­co en­ti­da­des con más su­cur­sa­les en to­das sal­vo Ali­can­te.

RE­GIO­NES RI­CAS / Por el con­tra­rio, en cin­co de las 10 pro­vin­cias con ma­yor PIB por ha­bi­tan­te (las ca­ta­la­nas y Ma­drid) no hay nin­gu­na coo­pe­ra­ti­va en­tre las cin­co pri­me­ras y en las otras cin­co (las vas­cas, Na­va­rra y Bur­gos) so­lo fi­gu­ra una en esos pues­tos de ca­be­za. En sie­te de es­tas re­gio­nes ri­cas li­de­ra uno de los cin­co gran­des ban­cos (Cai­xaBank, en seis, y San­tan­der, en una), y en las tres res­tan­tes, el ban­co sur­gi­do de la ca­ja de la co­mu­ni­dad (Kut­xa­bank en las tres pro­vin­cias vas­cas).

La si­tua­ción es fru­to del pro­ce­so de fu­sio­nes de la úl­ti­ma dé­ca­da, en la que se ha pa­sa­do de 53 en­ti­da­des con­si­de­ra­das sig­ni­fi­ca­ti­vas a 12 (to­das ban­cos y ban­cos de ca­jas su­per­vi­sa­dos por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), ex­cep­to el Ban­co de Cré­di­to So­cial Coope­ra­ti­vo, una alian­za de 19 ca­jas ru­ra­les li­de­ra­das por Ca­ja­mar).

El so­la­pa­mien­to de las re­des, el ex­ce­si­vo cre­ci­mien­to de los años de la bur­bu­ja y la ne­ce­si­dad de re­du­cir cos­tes pa­ra com­ba­tir la caí­da de in­gre­sos por los ba­jos ti­pos de in­te­rés han mo­ti­va­do que el nú­me­ro de ofi­ci­nas ca­ye­ra a 27.228 en el mes de mar­zo, el 4,6% (1.325) me­nos que un año an­tes, el 41% (18.993) por de­ba­jo del má­xi­mo al­can­za­do en el 2008, y el ni­vel más ba­jo des­de sep­tiem­bre de 1981.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.