La li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal la­men­ta la muer­te del No­bel VS Naipaul

La Academia Sue­ca des­ta­có su ca­pa­ci­dad de trans­for­mar «ra­bia en pre­ci­sión» Su ‘ín­ti­mo enemi­go’ Sal­man Rush­die di­ce ha­ber per­di­do a «un her­mano ma­yor»

Córdoba - - CULTURA - GUI­LLER­MO XIMENIS (EFE) cul­tu­ra@cor­do­ba.el­pe­rio­di­co.com

El mun­do de la li­te­ra­tu­ra des­pi­dió ayer al bri­tá­ni­co Vi­diad­har Su­raj­pra­sad Naipaul (VS Naipaul), muer­to a los 85 años en Lon­dres, que des­de sus orí­ge­nes ca­ri­be­ños e hin­dúes ex­plo­ró la reali­dad de las co­lo­nias a tra­vés de no­ve­las, me­mo­rias y re­la­tos de via­jes.

El ga­na­dor del Pre­mio No­bel en 2001, hi­jo de in­mi­gran­tes in­dios na­ci­do en Tri­ni­dad y To­ba­go, ubi­có al­gu­nas de sus obras más co­no­ci­das en su tie­rra na­tal, que aban­do­nó en 1950 pa­ra vi­vir en el Reino Uni­do. Sus crí­ti­cas so­bre la re­li­gión, la po­lí­ti­ca y a al­gu­nos de los pi­la­res de la tra­di­ción li­te­ra­ria, así co­mo sus complejas re­la­cio­nes con las mu­je­res, ro­dea­ron su vi­da de po­lé­mi­ca en di­ver­sas oca­sio­nes.

El es­cri­tor Sal­man Rush­die, con quien man­tu­vo en­co­na­das dispu­tas, fue uno de los pri­me­ros

en ren­dir­le tri­bu­to en un men­sa­je en las re­des so­cia­les: «Es­tu­vi­mos en desacuer­do to­da nues­tra vi­da, so­bre po­lí­ti­ca, so­bre li­te­ra­tu­ra, y sien­to co­mo si aca­ba­ra de per­der a un ama­do her­mano ma­yor», es­cri­bió el au­tor de los Ver­sos Sa­tá­ni­cos.

Naipaul, que pu­bli­có en 1957 su pri­me­ra obra, The Mys­tic Mas­seur,

con­so­li­dó su pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal en 1971 al re­ci­bir el pre­mio Boo­ker Pri­ze por In a Free Sta­te, una na­rra­ción de re­la­tos en­tre­la­za­dos so­bre in­mi­gran­tes in­dios y an­ti­guas na­cio­nes co­lo­nia­les en Áfri­ca.

Diez años an­tes ha­bía pu­bli­ca­do ya una de las no­ve­las cla­ve de su ca­rre­ra, A Hou­se for Mr Bis­was, en la que uti­li­zó ele­men­tos de su bio­gra­fía y la de su pa­dre pa­ra com­po­ner una vi­sión per­so­nal de la vi­da en Tri­ni­dad y To­ba­go.

Una de sus fa­ce­tas más po­lé­mi­cas que­dó re­fle­ja­da en su obra de 1981 Among the Be­lie­vers: An Is­la­mic Jour­ney, un re­la­to de seis me­ses de via­je a tra­vés de Irán, Pa­kis­tán, Ma­la­sia e In­do­ne­sia en el que ana­li­za el cre­ci­mien­to del ex­tre­mis­mo re­li­gio­so tras la Re­vo­lu­ción Is­lá­mi­ca.

Al con­ce­der­le el Pre­mio No­bel, en 2001, la Academia Sue­ca elo­gió su ha­bi­li­dad pa­ra «cir­cun­na­ve­gar la li­te­ra­tu­ra»” y su «in­co­rrup­ti­ble bús­que­da en tra­ba­jos que nos im­pul­san a vis­lum­brar la pre­sen­cia de his­to­rias ocul­tas».

«Naipaul es un filósofo mo­derno. En un es­ti­lo aten­to, que ha si­do de­bi­da­men­te ad­mi­ra­do, trans­for­ma la ra­bia en pre­ci­sión y per­mi­te que los sucesos ha­blen con su pro­pia iro­nía in­trín­se­ca», sos­tu­vo el co­mi­té del pre­mio.

Naipaul fue cri­ti­ca­do en oca­sio­nes des­de los paí­ses pos­co­lo­nia­les que des­cri­bía en sus obras por ha­ber ele­gi­do vi­vir en el Reino Uni­do. El no­ve­lis­ta cu­bano Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te le de­fen­dió en al­gu­na oca­sión al de­cir que era un es­cri­tor que «di­ce las ver­da­des” y por ello “le han ne­ga­do la sal y el agua por to­das par­tes». «Ha ha­bla­do pes­tes» de la In­dia y Tri­ni­dad, y «na­die es pro­fe­ta en su tie­rra», se­ña­ló Ca­bre­ra In­fan­te po­co des­pués del No­bel al es­cri­tor bri­tá­ni­co.

Una ima­gen del es­cri­tor Vi­diad­har Su­raj­pra­sad Naipaul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.