Lor­ca, ba­jo una fuen­te

Los hue­sos del poe­ta gra­na­dino y de sus com­pa­ñe­ros de fu­si­la­mien­to po­drían ha­ber si­do des­en­te­rra­dos du­ran­te las obras del par­que que lle­va su nom­bre en Al­fa­car

Córdoba - - TELEVISIÓN - JU­LIA CA­MA­CHO cul­tu­ra@cor­do­ba.el­pe­rio­di­co.com GRA­NA­DA

«Es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, si no lo lo­ca­li­za­mos aho­ra, se­rá muy di­fí­cil re­unir una nue­va ba­te­ría de tes­ti­mo­nios y prue­bas con­sis­ten­te pa­ra ha­cer otro in­ten­to». Víc­tor Fer­nán­dez, uno de los pro­mo­to­res de la nue­va bús­que­da de la fo­sa en Al­fa­car (Gra­na­da), es cons­cien­te del re­to. Es­ta cuar­ta bús­que­da po­dría ser la de­fi­ni­ti­va pa­ra arro­jar luz so­bre el pa­ra­de­ro de los res­tos del poe­ta Fe­de­ri­co García Lor­ca, el maes­tro re­pu­bli­cano Diós­co­ro Ga­lin­do y los dos ban­de­ri­lle­ros anar­quis­tas, Fran­cis­co Ga­la­dí y Joa­quín Ar­co­llas. Y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, vuel­ve so­bre los orí­ge­nes, so­bre el lu­gar don­de siem­pre se pen­só que fue­ron ase­si­na­dos y en­te­rra­dos, so­lo que es­ta vez con una re­tor­ci­da vuel­ta de tuer­ca: en 1986, los tra­ba­jos pa­ra cons­truir el par­que de ho­me­na­je de­ja­ron a la luz los hue­sos y unos tra­ba­ja­do­res los me­tie­ron en un sa­co, en­te­rrán­do­los ba­jo la fuen­te que, ca­da año, pre­si­de los ac­tos de aniver­sa­rio de su fu­si­la­mien­to.

La pe­ti­ción par­te una vez más de la fa­mi­lia bio­ló­gi­ca de Ga­lin­do y de los «he­re­de­ros in­te­lec­tua­les» de Ar­co­llas, CGT-An­da­lu­cía, al no te­ner des­cen­den­cia. Ellos son quie­nes siem­pre han lle­va­do la voz can­tan­te pa­ra re­cla­mar la lo­ca­li­za­ción de la fo­sa y la ex­hu­ma­ción de los res­tos, fren­te a la ta­jan­te opo­si­ción de los des­cen­dien­tes de Lor­ca. Una ne­ga­ti­va que ha da­do pá­bu­lo a mul­ti­tud de teo­rías cons­pi­ra­to­rias so­bre el pa­ra­de­ro fi­nal del poe­ta y sus com­pa­ñe­ros de in­for­tu­nio. Jun­to a ellos, los en­car­ga­dos de dar­le for­ma al pro­yec­to han si­do el pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas lor­quia­nos Víc­tor Fer­nán­dez; el his­pa­nis­ta Ian Gibson; el ex­per­to en geo­rra­dar Luis Avial; el abo­ga­do En­ri­que Ranz, pro­mo­tor de la ex­hu­ma­ción del Va­lle de los Caí­dos, y el an­tro­pó­lo­go fo­ren­se Fran­cis­co Et­xe­be­rría, re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal so­bre des­apa­re­ci­dos..

La pri­me­ra bús­que­da ofi­cial se sus­ten­tó en la ver­sión que le dio al es­cri­tor Ma­nuel Cas­ti­lla Blan­co, que ese 18 de agos­to de 1936 ejer­ció de en­te­rra­dor. En 1986 con­du­jo a Gibson a un pa­ra­je jun­to a un oli­vo y una ace­quia y le ase­gu­ró que los en­te­rró allí. Siem­pre fue la ver­sión más acep­ta­da, pe­ro su­frió un vuel­co cuan­do en 2009 no se ha­lló na­da.

Un se­cre­to a vo­ces

Tras el chas­co, co­men­zó a co­brar fuer­za lo que era un se­cre­to a vo­ces en al­gu­nos ám­bi­tos gra­na­di­nos, re­ve­la Ce­ci­lio Gor­di­llo, coor­di­na­dor del gru­po me­mo­ria­lis­ta de CGT-A. Que el fu­si­la­mien­to fue des­de el oli­vo ha­cia aba­jo, y no ha­cia arri­ba des­de la en­tra­da al par­que, co­mo se ha­bía bus­ca­do, y que los hue­sos ha­bían si­do mo­vi­dos por unos obre­ros cuan­do se cons­tru­yó el par­que en el año 1986. Por una ca­ram­bo­la de la for­tu­na, en vez de arro­jar­los a la ba­su­ra los me­tie­ron en un sa­co y los en­te­rra­ron ba­jo la fuen­te del par­que. Un ar­gu­men­to que in­cor­po­ró Gibson en la re­edi­ción de su obra El ase­si­na­to de Fe­de­ri­co García Lor­ca.

«En esa épo­ca ha­blé con miem­bros de la co­mi­sión téc­ni­ca en­car­ga­da del par­que, pe­ro no sa­bían na­da», ex­pli­ca Gor­di­llo, «sin em­bar­go, otros tra­ba­ja­do­res de la zo­na con­fir­ma­ron que sí, y ha­bla­ban ade­más de que jun­to a los hue­sos ha­bía una mu­le­ta de ma­de­ra», que po­dría ha­ber per­te­ne­ci­do pre­ci­sa­men­te a Ga­lin­do, co­no­ci­do co­mo el maes­tro co­jo. Otro de los tes­ti­mo­nios pro­ce­de in­clu­so del ex­vi­ce­pre­si­den­te al­go, ya sea pe­que­ños hue­sos, bo­to­nes», se­ña­la. En se­gun­do lu­gar se in­ter­ven­dría ba­jo la fuen­te, don­de so­lo hay una ca­pa de ce­men­to de 20 cen­tí­me­tros de es­pe­sor. Si hu­bie­ra res­tos, su es­ta­do de con­ser­va­ción no se­ría bueno de­bi­do pre­ci­sa­men­te a la hu­me­dad.

Y des­pués, ¿qué? Si hay res­tos, ha­bría que iden­ti­fi­car­los pa­ra lo­ca­li­zar al maes­tro y al ban­de­ri­lle­ro, y los res­tan­tes se de­ja­rían en el lu­gar. Si no hay na­da, re­co­no­cen Fer­nán­dez y Gor­di­llo, se ha­brían ago­ta­do to­das las op­cio­nes. «Tam­bién se ru­mo­reó que la fa­mi­lia Lor­ca los ha­bía des­en­te­rra­do y lle­va­do los res­tos a otro lu­gar, al­go ha­bi­tual que he­mos vis­to en otras fo­sas», apun­ta Gor­di­llo.

El des­tino fi­nal del poe­ta se­ría en­ton­ces un mis­te­rio irre­so­lu­ble por­que «ca­da vez van que­dan­do me­nos tes­ti­gos de aque­lla épo­ca y ade­más, hoy por hoy, no hay da­tos que sus­ten­ten una nue­va ubi­ca­ción».

H

El poe­ta Fe­de­ri­co García Lor­ca, en su es­cri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.