Los gri­tos del fan­tas­ma

Córdoba - - OPINIÓN - JO­SÉ

Las vo­ces con­tra el pre­si­den­te del Go­bierno vuel­ven con el des­fi­le mi­li­tar del 12 de oc­tu­bre. Se no­ta que ha lle­ga­do de nue­vo un so­cia­lis­ta a la Mon­cloa. Ro­drí­guez Za­pa­te­ro aguan­tó es­toi­co du­ran­te años gran­des es­can­da­le­ras de de­re­chis­tas, mu­chos de ellos, co­mo se co­no­ció en su mo­men­to, mi­li­tan­tes del PP. Con Pe­dro Sán­chez se re­pi­te el es­pec­tácu­lo. A es­te le lla­man oku­pa y se­pa­ra­tis­ta en­tre otros exa­brup­tos. Pe­ro a es­tas al­tu­ras na­da de lo vis­to y es­cu­cha­do sor­pren­de; se sa­be que son mu­chos los que creen que el ejér­ci­to y la ban­de­ra son so­lo de ellos; que a la iz­quier­da na­da le per­te­ne­ce de ese pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial lla­ma­da na­ción es­pa­ño­la.

La úni­ca no­ve­dad del mo­men­to la trae la in­dig­na­ción re­no­va­da de la añe­ja de­re­cha he­re­de­ra del fran­quis­mo aho­ra muy al­bo­ro­ta­da por la de­ci­sión del Go­bierno de re­mo­ver los res­tos del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co del Va­lle de los Caí­dos y, por su­pues­to, «su pac­to con el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán» y el nue­vo Bel­ce­bú sur­gi­do en po­lí­ti­ca es­pa­ño­la lla­ma­do Po­de­mos. Es ver­dad que el PP se que­ma, pe­ro sus res­col­dos ca­lien­tan a una ex­tre­ma de­re­cha cre­cien­te en Es­pa­ña, co­mo ocu­rre en tan­tos otros paí­ses eu­ro­peos. La he­mo­rra­gia lle­va a nues­tra de­re­cha ca­nó­ni­ca a pa­re­cer­se ca­da día mas a los que hu­yen del co­bi­jo de sus si­glas ha­cien­do que to­do el cen­ce­rra­je po­lí­ti­co de nues­tros con­ser­va­do­res sue­ne con un tim­bre muy pa­re­ci­do.

Uno de los es­tri­bi­llos más de­fi­ni­ti­vos de es­ta me­lo­día an­ti so­cia­lis­ta vie­ne pro­vo­ca­do por el gra­ve error de cálcu­lo del Go­bierno al anun­ciar de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da y ato­lon­dra­da su de­ci­sión de sa­car los res­tos del dic­ta­dor de su tum­ba en el Va­lle de los Caí­dos. No ad­vir­tió ca­si nin­gu­na de sus po­si­bles con­se­cuen­cias. La pri­me­ra, la más ob­via, se re­fe­ría a las di­fi­cul­ta­des le­ga­les de la ac­cion; tam­bién de­bió de so­pe­sar la re­sis­ten­cia de su fa­mi­lia aho­ra di­ri­gi­da por el ul­tra Fran­cis Fran­co. Y, ade­más, va­lo­rar el efec­to que ten­dría el no ver­se acom­pa­ña­do por nin­gún par­ti­do de la de­re­cha es­pa­ño­la en es­ta mu­dan­za. No cal­cu­ló, en fin, que se to­pa­ría con la Igle­sia, y al­go aún más pe­li­gro­so: que tan­tas idas y ve­ni­das, du­das y re­tra­sos, abier­ta ya la lo­sa de la tum­ba del ex­tin­to, ha­ce que la fi­gu­ra de su fan­tas­ma crez­ca.

La ex­tre­de­re­cha es­pa­ño­la, que re­tor­na, re­cu­pe­ra, ca­si sin ci­tar­lo, sus vie­jas pro­cla­mas apo­yán­do­se en el gra­ví­si­mo epi­so­dio se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán y la ola po­pu­lis­ta que re­co­rre Eu­ro­pa. El fan­tas­ma de Fran­co pa­sean­do a dia­rio por las es­ca­le­tas de los in­for­ma­ti­vos le vie­ne al pe­lo.

«A es­tas al­tu­ras na­da de lo vis­to y es­cu­cha­do sor­pren­de; se sa­be que son mu­chos los que creen que el ejér­ci­to y la ban­de­ra son so­lo de ellos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.