Na­dal y el ba­rro «Que un ti­po mul­ti­mi­llo­na­rio tam­bién es ca­paz de ha­cer eso por­que le sa­le del pe­cho»

Se cal­za unas bo­tas de agua pa­ra echar una mano y la po­lé­mi­ca es si su ges­to es pu­bli­ci­ta­rio

Córdoba - - OPINIÓN - JOA­QUÍN Pé­rez Azaús­tre *

Ra­fa Na­dal se cal­za unas bo­tas de agua pa­ra echar una mano y la po­lé­mi­ca es si su ayu­da es­con­de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de­trás. El lo­da­zal no cu­bre so­la­men­te las ca­lles de Sant Llo­re­nç des Car­das­sar, sino tam­bién la re­ti­na de al­gu­nos ob­ser­va­do­res. Ha te­ni­do que sa­lir su tío To­ni Na­dal a con­fir­mar lo que mu­chos sos­pe­chá­ba­mos: que el te­nis­ta ha­bía pe­di­do que no hu­bie­ra nin­gún me­dio, que úni­ca­men­te que­ría co­la­bo­rar en las ta­reas de lim­pie­za tras el to­rren­te de llu­vias que han anega­do de fan­go los por­ta­les, los co­ches y los lo­ca­les de un mu­ni­ci­pio que so­lo es­tá a 69 ki­ló­me­tros de Pal­ma. Cuan­do es­cri­bo, las víc­ti­mas as­cien­den a do­ce tras el des­cu­bri­mien­to de los cuer­pos de un ma­tri­mo­nio ale­mán. Fue al pa­re­cer una cues­tión de po­cos se­gun­dos: de pron­to lle­gó la trom­ba y quie­nes tu­vie­ron la suer­te de reac­cio­nar a tiem­po subie­ron a la plan­ta de arri­ba de sus ca­sas, con esa ur­gen­cia do­més­ti­ca que siem­pre lle­va lo in­me­dia­to a cues­tas. Ade­más de los 200 ve­ci­nos des­alo­ja­dos, hay tam­bién tres he­ri­dos y un ni­ño de cin­co años des­apa­re­ci­do. Ha­bla­mos de un dra­ma, ha­bla­mos del do­lor con su ás­pe­ra du­re­za me­ti­da con el ba­rro en­tre las uñas. Cla­ro que ha­bía cá­ma­ras: na­die pue­de im­pe­dir que an­te una ca­tás­tro­fe se­me­jan­te los pe­rio­dis­tas acu­dan allí a ha­cer su tra­ba­jo. Ra­fael Na­dal ya ha­bía ofre­ci­do las ins­ta­la­cio­nes y las ha­bi­ta­cio­nes de su cen­tro de­por­ti­vo en Ma­na­cor a los ve­ci­nos que ha­bían si­do ex­pul­sa­dos de sus ca­sas por la ava­lan­cha de lo­do; pe­ro a fin de cuen­tas vi­ve en Por­to Cris­to, a so­lo on­ce ki­ló­me­tros de Sant Llo­re­nç. Así que ade­más de de­jar un men­sa­je en las re­des --«Hoy es un día tris­te. Nues­tras más sin­ce­ras con­do­len­cias a los fa­mi­lia­res de los fa­lle­ci­dos por las gra­ves inun­da­cio­nes de Sant Llo­re­nç»--, es­te hom­bre, que tras ha­ber con­quis­ta­do al­go mu­cho ma­yor que los tí­tu­los, en las gra­das y en la con­si­de­ra­ción pú­bli­ca, ha se­gui­do te­nien­do a sus ami­gos de an­tes, vio có­mo esos ami­gos de­ci­die­ron arri­mar el hombro, y se su­mó. Las cá­ma­ras lo han gra­ba­do con otros vo­lun­ta­rios, mien­tras en­tra­ba en un ta­ller me­cá­ni­co, con un ce­pi­llo y unas bo­tas de go­ma.

No ha si­do Ra­fa Na­dal un ti­po que ha­ya ido nun­ca por ahí pre­su­mien­do de na­da. Es más, sus de­cla­ra­cio­nes siem­pre han te­ni­do un per­fil ba­jo en lo re­la­ti­vo a la ego­la­tría que ha­bi­tual­men­te se su­po­ne a los de­por­tis­tas de éli­te. Re­cuer­do cuan­do es­ta­lló su fi­gu­ra, por­que fue un fe­nó­meno glo­bal, con su fuer­za de in­dio chi­ri­ca­gua in­vo­can­do a los dio­ses de la tri­bu, al­go así co­mo Co­chi­se an­te el pe­li­gro le­van­tan­do la ra­que­ta igual que el ha­cha de gue­rra. An­te los ha­la­gos del mun­do, él res­pon­dió que su tío le ha­bía en­se­ña­do que no ha­cía na­da es­pe­cial, que su tra­ba­jo se li­mi­ta­ba a pa­sar una bo­la por en­ci­ma de una red, y que era mu­cho más im­por­tan­te lo que ha­cían un maes­tro o un mé­di­co. Era ver­dad, pe­ro ha­bía que de­cir­lo y él lo di­jo. De al­gu­na ma­ne­ra, siem­pre se ha man­te­ni­do fiel a ese re­tra­to del mu­cha­cho que se ex­pri­me a sí mis­mo con una mus­cu­la­tu­ra del te­són. Nun­ca se ha co­no­ci­do de­ma­sia­do de su vi­da ín­ti­ma, sal­vo que tie­ne una no­via de to­da la vi­da y unos ami­gos del mis­mo pa­sa­do, y que la peor le­sión que pa­de­ció fue el di­vor­cio de sus pa­dres.

Den­tro de esa fo­to­gra­fía, yo me creo que un hom­bre de 32 años que es­tá en su ple­ni­tud fí­si­ca vea có­mo sus ve­ci­nos son li­te­ral­men­te arro­lla­dos por el cieno y de­ci­da ayu­dar. Es más: quie­ro creer que un ti­po que es mul­ti­mi­llo­na­rio tam­bién es ca­paz de ha­cer eso por­que le sa­le del pe­cho, por­que es una co­rrien­te eléc­tri­ca en la san­gre. El ba­rro, el ver­da­de­ro cieno que no pue­de arran­car­se de de­ma­sia­dos ojos, en es­ta edad nues­tra, es pen­sar que to­do ac­to, que cual­quier ges­to, tie­ne una es­tra­te­gia es­con­di­da de­trás. Que ya no son po­si­bles ni la hu­ma­ni­dad ni el al­truis­mo. Des­con­fiar de to­do, po­ner­lo en du­da to­do.

Vi­vien­do y res­pi­ran­do así, en es­ta me­dio­cri­dad de emo­cio­nes re­du­ci­das a pa­pel hi­gié­ni­co, có­mo va­mos a creer que al­guien co­mo Na­dal pue­da co­ger la pa­la y cal­zar­se las bo­tas sin lla­mar al fo­tó­gra­fo. No, To­ni, no ha­cía fal­ta que sa­lie­ras pa­ra acla­rar que tu so­brino no que­ría fo­tó­gra­fos, que lo ha­cía por­que sí; no ha­ría fal­ta, cla­ro, en un mun­do más lim­pio. En es­te es­ter­co­le­ro que co­rrom­pe­mos a dia­rio no po­de­mos creer que se ha­ga al­go por na­da, por­que po­ne­mos la lu­pa an­te cual­quier ges­to de bon­dad. Na­dal es­tá en el ba­rro me­ta­fó­ri­co de nues­tra mez­quin­dad. La sos­pe­cha es nues­tro ma­yor signo de iden­ti­dad co­mún. En es­te uni­ver­so de so­le­dad, de ace­cho tui­te­ro y aná­li­sis vi­cia­do an­te cual­quier ges­to ama­ble, la inocen­cia es el lu­jo de los hom­bres y las mu­je­res li­bres.

* Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.