Si­len­cio

Córdoba - - OPINIÓN - JE­SÚS Vi­go­rra *

Nues­tra so­cie­dad con­su­mis­ta y fa­chen­do­sa sue­ña con lu­jos asiá­ti­cos y el gol­pe de suer­te que po­si­bi­li­te gas­tar más, en­gor­dar más, via­jar más le­jos y, ya sa­ben, el ya­te, el cor­ti­jo y el pe­lu­co que do­ble el bra­zo y, cu­rio­sa­men­te, to­das esas fan­ta­sías cual­quie­ra las pue­de con­se­guir bien por el azar, he­ren­cia o atra­can­do un ban­co, tra­ba­jan­do no. Pe­ro hay al­go que no se­rá fá­cil de lo­grar so­lo con di­ne­ro, por mu­cho que se ten­ga, uno de los lu­jos ca­si inal­can­za­bles hoy por hoy: el si­len­cio. Ya sa­bía­mos que es­te era un país gri­tón y es­can­da­lo­so, pe­ro tam­bién con­fiá­ba­mos que ta­les com­por­ta­mien­tos fue­ran a me­nos a me­di­da que avan­zá­se­mos en edu­ca­ción y cul­tu­ra. No ha si­do así. Ha­blar a vo­ces es lo nor­mal en los ba­res, en el ci­ne, en el AVE, en la ca­lle. Los rui­dos en la ciu­dad ata­can a to­das ho­ras, los pro­pios del trá­fi­co, la bu­lla y la de cual­quier ac­ti­vi­dad de car­ga y des­car­ga que nun­ca res­pe­ta ho­ra­rios noc­tur­nos; y qué de­cir del bo­te­llón, esa ola de ván­da­los que si te vie­ne en­ci­ma no hay quién te salve. Qué les voy a con­tar de lo que us­te­des ya sa­ben y mu­chos su­fri­rán un día y otro, eso sí, con el si­len­cio de las au­to­ri­da­des lo­ca­les an­te las que pi­den am­pa­ro.

Tam­po­co en los su­pues­tos tem­plos de cul­tu­ra y cul­to se guar­da si­len­cio, ni mu­seos ni ca­te­dra­les ni tea­tros es­tán a sal­vo, por no en­trar en los mó­vi­les que bien por el tim­bre o la lu­mi­no­si­dad de la pan­ta­lla no pa­ran nun­ca. Y lue­go es­tán los aplau­sos ex­ce­si­vos, sue­len co­men­zar des­de que el in­tér­pre­te po­ne el pie en el es­ce­na­rio, al­go que so­lo es­ta­ba re­ser­va­do pa­ra los muy gran­des co­mo se­ñal de re­co­no­ci­mien­to, en cam­bio aho­ra to­do se aplau­de en de­ma­sía, has­ta en los en­tie­rros y fu­ne­ra­les se ha­cen pal­mas, que no hay ma­yor con­tra­dic­ción con el lu­to y el do­lor. Lo he­mos vis­to mu­chas ve­ces, aplau­dien­do los asis­ten­tes co­mo fer­vo­ro­so pú­bli­co de cir­co cuan­do en­tra o sa­le el fé­re­tro de la igle­sia mien­tras la fa­mi­lia va ro­ta de do­lor.

Mu­cho más es­tre­me­ce­dor, res­pe­tuo­so y bal­sá­mi­co se­ría el si­len­cio, un si­len­cio tan gran­de que nos hi­cie­ra caer en la cuen­ta de nues­tra fra­gi­li­dad en un mun­do tan ab­sur­do. Con­fie­so que ca­da vez que pre­sen­ció es­tas al­ga­ra­bías, por lo co­mún, a la ho­ra del te­le­dia­rio, me en­tran ga­nas de gri­tar ¡si­len­cio! Co­sas mías, que nos le con­ta­ría a no ser por­que me he vis­to iden­ti­fi­ca­do ple­na­men­te con el al­cal­de de Má­la­ga, Fran­cis­co de la To­rre, del que sus ve­ci­nos an­dan ha­cien­do chan­za por pe­dir si­len­cio. Al al­cal­de se le ha ocu­rri­do, con oca­sión de un ac­to pú­bli­co, que­jar­se del rui­do de las ca­lles del cen­tro y ha di­cho: «En la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea ha­bla­mos muy al­to. De­be­mos aca­bar con el ci­clo de que, si uno ha­bla al­to, otro ha­bla­rá más al­to pa­ra que se le oi­ga. Si yo ba­jo la voz, el si­len­cio rei­na y, si rei­na el si­len­cio, se pue­de ha­blar más ba­jo. Es un círcu­lo vir­tuo­so» San­ta pa­la­bra.

* Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.