No mien­tas

Córdoba - - OPINIÓN - NAJAT El Hach­mi *

Hay días en que año­ro a Dios. Un ser om­ni­po­ten­te, om­ni­pre­sen­te, que es­tá por en­ci­ma de to­dos no­so­tros, de las mi­se­rias hu­ma­nas y los acon­te­ci­mien­tos ab­sur­dos que nos ro­dean. Año­ro el su­per­hé­roe que to­do lo ha crea­do, que ha si­do ca­paz de idear la be­lle­za más con­mo­ve­do­ra y las atro­ci­da­des más te­rro­rí­fi­cas, que es­tá en to­das par­tes, que to­do lo sa­be, has­ta nues­tros pen­sa­mien­to más re­cón­di­tos. Sí, hay días en que echo de me­nos una fuer­za su­pe­rior que do­te de sen­ti­do una reali­dad don­de la in­ve­ro­si­mi­li­tud cam­pa a sus an­chas. Me acuer­do de cuan­do creía en Dios, en la tran­qui­li­dad que da­ba sa­ber que to­do tie­ne una ra­zón aun­que nues­tras men­tes li­mi­ta­das no es­tén pre­pa­ra­das pa­ra en­ten­der­la, en la se­gu­ri­dad que da po­der­te di­ri­gir a al­guien des­co­no­ci­do y eté­reo pe­ro con su­per­po­de­res y ro­gar­le que se apia­de de ti, que te ayu­de en las si­tua­cio­nes más te­rri­bles, que te am­pa­re. Creo que em­pe­cé a du­dar de la exis­ten­cia de Dios cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir. An­tes ha­bía pa­sa­do por una eta­pa mís­ti­ca du­ran­te la que que­ría ser una cre­yen­te ejem­plar. Es­te con­cep­to no exis­tía en el con­tex­to don­de cre­cí, pe­ro mi fa­mi­lia en­tró en con­tac­to con hom­bres pia­do­sos que nos ex­pli­ca­ron que has­ta en­ton­ces lo ha­bía­mos he­cho to­do mal, que nues­tras prác­ti­cas eran muy la­xas. Y nos in­si­nua­ron que si nos ha­bían pa­sa­do co­sas te­rri­bles era por­que no nos ha­bía­mos es­for­za­do bas­tan­te en la ado­ra­ción de aquel ser su­pre­mo.

A mí los li­bros de ins­truc­cio­nes siem­pre me han fas­ci­na­do. Son se­gu­ros, son cla­ros, los lees, ha­ces lo que di­cen y to­do va bien. Por ello la apa­ri­ción de aque­llos nue­vos cre­yen­tes que sa­bían lo que ha­bía que ha­cer de ma­ne­ra pre­ci­sa me cau­ti­va­ron. No can­tes vi­llan­ci­cos, no en­se­ñes los mus­los, no mien­tas. Es más, por ca­da men­ti­ra que di­gas Dios de­ja­rá de es­cu­char­te du­ran­te 40 días. Uf, un cas­ti­go un po­co exa­ge­ra­do, ¿no? Yo pre­gun­ta­ba y re­pre­gun­ta­ba: ¿to­das las men­ti­ras va­len igual? ¿Y las pia­do­sas? Y lo más im­por­tan­te: si di­ces men­ti­ras pa­ra con­tar una his­to­ria, si lo ha­ces pa­ra de­cir la ver­dad que no pue­de ser di­cha sin más, ¿es tam­bién men­tir? La res­pues­ta fue tan ta­jan­te que creo que fue en­ton­ces que mi fe se em­pe­zó a res­que­bra­jar. No se di­cen men­ti­ras y pun­to.

Y aho­ra me pa­re­ce que las men­ti­ras de Dios son tan enor­mes que so­lo pue­den ser un in­ven­to muy pe­ro que muy hu­mano. Al­guien que lle­vó has­ta el ex­tre­mo el don de es­tre­me­cer las al­mas con la pa­la­bra e in­ven­tó tex­tos y di­jo que eran sa­gra­dos. Y que cual­quie­ra que no cre­ye­ra en su ca­rác­ter di­vino se­ría con­de­na­do al fue­go eterno. Y es­ta hi­pér­bo­le, es­ta ima­gen in­con­men­su­ra­ble po­ne en evi­den­cia al au­tor. No hay que sal­tar­se la re­gla más bá­si­ca y sa­gra­da del es­cri­tor: que lo que cuen­te sea creí­ble.

* Es­cri­to­ra

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.