Pa­blo VI y Ós­car Ro­me­ro, san­tos pa­ra hoy

Córdoba - - OPINIÓN - AN­TO­NIO

Pa­blo VI y Os­car Ro­me­ro se­rán hoy pro­cla­ma­dos san­tos en Ro­ma, du­ran­te el Sí­no­do de obis­pos, con la asis­ten­cia de pre­la­dos lle­ga­dos de to­do el mun­do. Pa­blo VI y mon­se­ñor Ro­me­ro, dos he­roi­cos tes­ti­gos de Cris­to en el mun­do con­tem­po­rá­neo. No se po­drían de­fi­nir me­jor. Dos tra­yec­to­rias mar­ca­das por una fi­de­li­dad in­con­di­cio­nal a la Igle­sia que ins­pi­ró to­das sus ac­tua­cio­nes. Pa­blo VI, el Pa­pa del diá­lo­go, li­de­ró la Igle­sia ca­tó­li­ca des­de 1963, has­ta su fa­lle­ci­mien­to en 1978, dio con­ti­nui­dad al Con­ci­lio Va­ti­cano II y abrió las puer­tas de la Igle­sia a la mo­der­ni­dad. To­do ello des­de el su­fri­mien­to per­so­nal y una pro­fun­da hu­mil­dad. Co­mo du­da­ba, le lla­ma­ron el «Pa­pa Ham­let», pe­ro él mis­mo se pre­gun­ta­ba si no se pa­re­ce­ría más a Don Qui­jo­te. De he­cho, se tra­ta del cuar­to Pa­pa del si­glo XX que sube a los al­ta­res, des­pués de Pio X, Juan XXIII y Juan Pa­blo II. El Pa­pa Mon­ti­ni, de ca­rác­ter re­traí­do y so­li­ta­rio, ha­bia es­cri­to en su Dia­rio al ser ele­gi­do: «La po­si­ción es úni­ca. Me trae gran so­le­dad. Yo era so­li­ta­rio an­tes, pe­ro aho­ra mi so­le­dad lle­ga a ser com­ple­ta e im­pre­sio­nan­te». Las po­lé­mi­cas in­ter­nas y el re­cha­zo a las no­ve­da­des lle­ga­ban a su des­pa­cho co­mo un con­ti­nuo bom­bar­deo, pe­ro él man­tu­vo fir­me el timón del nue­vo rum­bo ecle­sial. Be­ne­dic­to XVI, re­cor­dán­do­lo, de­cía que «sin él, el Con­ci­lio Va­ti­cano II te­nía el ries­go de no to­mar for­ma». Su ca­rác­ter más frio, dis­ta­ba de la sim­pa­tía me­diá­ti­ca de su pre­de­ce­sor, pe­ro la mi­ra­da pe­ne­tran­te de sus ojos azu­les ga­na­ba en las dis­tan­cias cor­tas. Qui­zás su pri­me­ra vir­tud fue la bús­que­da del diá­lo­go, aun en ca­sos com­ple­jos, co­mo el en­ta­bla­do con los paí­ses co­mu­nis­tas, las co­mu­ni­da­des de ba­se y las ul­tra­con­ser­va­do­ras, que que­rían, unas, rom­per la dis­ci­pli­na con la Igle­sia, y otras, que re­cha­za­ban la doc­tri­na del Con­ci­lio Va­ti­cano II. El 6 de agos­to de 1978, Pa­blo VI fa­lle­cía en Cas­tel Gan­dol­fo. A su muer­te, se dis­pu­so un funeral aus­te­ro, con un ataúd de ma­de­ra, so­bre el que se co­lo­có un ejem­plar de los Evan­ge­lios. Qui­so ser en­te­rra­do ba­jo el sue­lo de la Ba­sí­li­ca de san Pe­dro, en «tie­rra ver­da­de­ra». «Ser to­do en to­dos» fue su le­ma. Por su par­te, mon­se­ñor Os­car Ro­me­ro --San Ro­me­ro de Amé­ri­ca--, fue un san­to del pue­blo cer­cano, de fa­ma pla­ne­ta­ria, co­mo bien lo plas­ma­ran unas pa­la­bra su­yas que apa­re­cían ti­tu­lan­do una pan­car­ta en una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res: «Si me ma­tan, re­su­ci­ta­ré en la lu­cha de mi pue­blo». El 24 de mar­zo de 1980 ce­le­bró un re­ti­ro con sa­cer­do­tes del Opus Dei. Ese lu­nes, apro­xi­ma­da­men­te a las seis y me­dia de la tar­de, fue ase­si­na­do cuan­do ofi­cia­ba una mi­sa en su que­ri­da ca­pi­lla del hos­pi­tal Di­vi­na Pro­vi­den­cia. Un dis­pa­ro de un fran­co­ti­ra­dor im­pac­tó en su co­ra­zón mo­men­tos an­tes de la con­sa­gra­ción. Te­nia 62 años. En 1993, la Co­mi­sión de la Ver­dad con­clu­yó que el ase­si­na­to de mon­se­ñor Ro­me­ro ha­bia si­do eje­cu­ta­do por un pis­to­le­ro a suel­do. Des­de 1977, sus de­nun­cias se di­ri­gían prin­ci­pal­men­te ha­cia un go­bierno dic­ta­to­rial que vio­la­ba cons­tan­te­men­te los de­re­chos hu­ma­nos. La úl­ti­ma la for­mu­ló la vís­pe­ra de su muer­te: «Yo qui­sie­ra ha­cer un lla­ma­mien­to, de ma­ne­ra es­pe­cial, a los hom­bres del Ejér­ci­to... Her­ma­nos, son de nues­tro mis­mo pue­blo. Y an­te una or­den de ma­tar que dé un hom­bre, de­be pre­va­le­cer la Ley de Dios que di­ce «no ma­tar». So­lo su mar­ti­rio hi­zo ver a mu­chos, y no so­lo en el Va­ti­cano, el ver­da­de­ro va­lor de la en­tre­ga de Ós­car Ro­me­ro, du­ran­te tan­tos años, a fa­vor de la Pa­la­bra de Dios y, en el plano más te­rre­nal, su in­can­sa­ble lu­cha por la re­con­ci­lia­ción en El Salvador. Pa­blo VI y mon­se­ñor Ro­me­ro son ya in­ter­ce­so­res nues­tros an­te el Pa­dre de ter­nu­ras y bon­da­des, en el Reino de los cie­los.

* Sa­cer­do­te y pe­rio­dis­ta

«El Pa­pa del diá­lo­go dio con­ti­nui­dad

al Con­ci­lio Va­ti­cano II y abrió las puer­tas a la mo­der­ni­dad»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.