El ba­rrio que cam­bió de mu­ni­ci­pio a fi­na­les del si­glo XX

En San­ta Cruz, que se se­gre­gó de Mon­ti­lla en 1996 pa­ra for­mar par­te de Cór­do­ba, se en­cuen­tra el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Ate­gua

Córdoba - - LOCAL - TE­RE­SA MU­ÑIZ lo­cal@cor­do­ba.el­pe­rio­di­co.com ATE­gUA

El tér­mino mu­ni­ci­pal de Cór­do­ba se ex­tien­de mu­cho más allá de la ur­be y abar­ca un to­tal de 1254,9 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca y Car­to­gra­fía de An­da­lu­cía, co­rres­pon­dien­tes a 2015.

San­ta Cruz, «san­ta­cru­ci­ta», co­mo es po­pu­lar­men­te co­no­ci­da, es uno de los nú­cleos ur­ba­nos que for­man par­te de la ciu­dad y prác­ti­ca­men­te cie­rra el tér­mino mu­ni­ci­pal por el sur, en ple­na cam­pi­ña, muy cer­ca ya de Es­pe­jo. 21 ki­ló­me­tros por ca­rre­te­ra se­pa­ran es­te ba­rrio de la en­tra­da de Cór­do­ba por la Na­cio­nal 432.

La in­cor­po­ra­ción de San­ta Cruz a Cór­do­ba es muy re­cien­te, ya que has­ta fi­na­les del si­glo pa­sa­do for­ma­ba par­te del mu­ni­ci­pio de Mon­ti­lla. El lu­gar de San­ta Cruz, co­mo pu­bli­có en la re­vis­ta Ám­bi­tos el cronista ofi­cial de Mon­ti­lla en 1999, En­ri­que Ga­rra­mio­la, fue «ad­qui­ri­do en 1492 por el se­ñor de Agui­lar y Mon­ti­lla, Alfonso Fer­nán­dez de Cór­do­ba (Alon­so de Agui­lar) a su pa­rien­te el se­ñor de Gua­dal­cá­zar» y es­tu­vo ads­cri­ta a es­ta lo­ca­li­dad has­ta 1996.

El 16 de ju­lio de ese año el Con­se­jo de Go­bierno de la Jun­ta de An­da­lu­cía apro­ba­ba el de­cre­to pa­ra «la se­gre­ga­ción y agre­ga­ción de la Al­dea de San­ta Cruz, per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Mon­ti­lla, al de Cór­do­ba», una as­pi­ra­ción que ve­nía de le­jos, co­mo re­co­ge el ex­pe­dien­te. El de­cre­to ex­pli­ca­ba que el ex­pe­dien­te te­nía su ori­gen en la ini­cia­ti­va adop­ta­da por el Ayun­ta­mien­to mon­ti­llano «ha­cién­do­se eco de la opi­nión de los ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio en ge­ne­ral y del te­rri­to­rio a se­gre­gar y agre­gar en par­ti­cu­lar». Re­cor­da­ba, ade­más, que des­de 1932 ha­bían sur­gi­do di­ver­sas ini­cia­ti­vas en es­te sen­ti­do, aun­que «las cir­cuns­tan­cias so­bre­ve­ni­das» se «ha­bían ido frus­tran­do» a pe­sar de que «te­nían co­mo mo­ti­va­ción, al igual que la pre­sen­te, el co­rre­gir los efec­tos de la do­na­ción que en su día se hi­zo del en­cla­ve a Mon­ti­lla».

El tex­to del de­cre­to aña­día que la «pe­cu­liar geo­gra­fía» de San­ta Cruz «mo­ti­va que se ha­ya pro­du­ci­do una si­tua­ción po­co desea­ble de di­fi­cul­tad en la pres­ta­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les y en los de las de­más Ad­mi­nis­tra­cio­nes que se pre­ten­de so­lu­cio­nar con la al­te­ra­ción de tér­mi­nos mu­ni­ci­pa­les pro­mo­vi­da».

Ese año, fi­nal­men­te, los san­ta­cru­ce­ños lo­gra­ban ha­cer reali­dad una reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca. Pe­ro si por al­go es co­no­ci­da San­ta Cruz es por el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Ate­gua, si­tua­do a po­cos ki­ló­me­tros, cu­yos res­tos evi­den­cian la pre­sen­cia del ser hu­mano en ese lu­gar des­de el ha­ce, al me­nos 1000 años, en la eta­pa fi­nal de la Edad del Bron­ce, co­mo ex­pli­ca la coor­di­na­do­ra de Ate­gua, Ca­mino Fuer­tes. No obs­tan- te, Fuer­tes se­ña­la que los in­ves­ti­ga­do­res «te­ne­mos mu­chas sos­pe­chas, cree­mos que muy bien fun­da­das, de que el ya­ci­mien­to pue­de re­tro­traer­se al 3000 an­tes de Cris­to», al Cal­co­lí­ti­co.

Ate­gua es un re­co­rri­do por la his­to­ria. Las excavaciones han sa­ca­do a la luz una ne­cró­po­lis y una zo­na ur­ba­na del Bron­ce fi­nal, y jun­to a ello un po­bla­do tar­té­si­co y una ciu­dad íbe­ra, épo­ca de la que pro­ce­de un re­cin­to amu­ra­lla­do. A es­te pe­rio­do le si­guió una eta­pa ro­ma­na, en el que la ciu­dad fue ocu­pa­da du­ran­te la Re­pú­bli­ca, de la que que­dan ves­ti­gios co­mo un edi­fi­cio pú­bli­co del si­glo I an­tes de Cris­to.

La sin­gu­la­ri­dad de Ate­gua fren­te a otros ya­ci­mien­tos si­mi­la­res, des­ta­ca Fuer­tes, re­si­de en que es­ta ciu­dad desem­pe­ñó un pa­pel cla­ve en la gue­rra en­tre los par­ti­da­rios de los hi­jos de Pom­pe­yo y los de Cé­sar. Ate­gua se con­vier- te así «en un nú­cleo prin­ci­pal a aba­tir por Cé­sar por­que es el que abas­te­ce a Cór­do­ba», par­ti­da­ria de Pom­pe­yo, no so­lo con tro­pas, tam­bién con ví­ve­res. Por ello allí se li­bró una de las ba­ta­llas más im­por­tan­tes de la épo­ca que lle­vó a la ren­di­ción de es­ta ciu­dad y a la vic­to­ria so­bre Cór­do­ba, y Ate­gua si­guió vi­va du­ran­te si­glos. No hay mu­chos da­tos de épo­ca an­da­lu­sí pe­ro se sa­be que en el si­glo XII se cons­tru­yó un «cas­ti­llo im­pre­sio­nan­te» y que la ciu­dad se aban­do­nó so­bre el si­glo XV, tras un re­par­ti­mien­to de tie­rras.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.