El adiós de los ban­que­ros

So­lo seis de los 24 pri­me­ros eje­cu­ti­vos de los 12 gran­des ban­cos es­pa­ño­les so­bre­vi­ven a la cri­sis Edad, cam­bios le­ga­les y pro­ble­mas ju­di­cia­les, en­tre las prin­ci­pa­les cau­sas de sus des­pe­di­das

Córdoba - - ECONOMÍA - P. A. cor­do­ba1@el­pe­rio­di­co.es MA­DRID

El des­plo­me de Leh­man Brot­hers en sep­tiem­bre del 2008 cau­só un tsu­na­mi que re­du­jo el nú­me­ro de ban­cos re­le­van­tes en Es­pa­ña de 45 a 12, con la con­si­guien­te des­apa­ri­ción de de­ce­nas de pues­tos di­rec­ti­vos. Pe­ro pa­ra­le­la­men­te tam­bién se ha pro­du­ci­do un re­le­vo sin pre­ce­den­tes en las cú­pu­las de las en­ti­da­des su­per­vi­vien­tes. Con el anun­cio de que Fran­cis­co Gon­zá­lez de­ja­rá la pre­si­den­cia del BBVA, so­lo seis de los 24 prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos del sec­tor si­guen ocu­pan­do sus car­gos tras es­ta dé­ca­da acia­ga pa­ra el sec­tor.

En­tre los cin­co gran­des ban­cos, los úni­cos su­per­vi­vien­tes son el pre­si­den­te del Sa­ba­dell, Jo­sep Oliú (69 años y en el car­go des­de 1999), y su con­se­je­ro de­le­ga­do, Jau­me Guar­dio­la (des­de el 2007). «Cuan­do ten­ga la edad de Pa­co Gon­zá­lez (73 años), me lo pen­sa­ré. He de­ja­do de prac­ti­car de­por­tes de ries­go y los ca­ba­llos y he co­gi­do la bi­ci es­tá­ti­ca», bro­meó Oliú el pa­sa­do fe­bre­ro.

Abrien­do el fo­co al res­to del sec­tor, tam­bién si­guen en su pues­to los con­se­je­ros de­le­ga­dos de Ban­kin­ter (Ma­ría Do­lo­res Dan­cau­sa), Ca­jas­tur-Li­ber­bank (Ma­nuel Me­nén­dez) y Ca­ja­mar-Ban­co de Cré­di­to Coope­ra­ti­vo (Ma­nuel Ye­bra). Ade­más, el an­ti­guo nú­me­ro dos de Iber­ca­ja es aho­ra su pre­si­den­te (Jo­sé Luis Agui­rre).

Un ca­so par­ti­cu­lar es el de Isi­dre Fai­né, Brau­lio Me­del y Ama­do Fran­co, que de­ja­ron de pre­si­dir sus en­ti­da­des (La Cai­xa, Uni­ca­ja e Iber­ca­ja), pe­ro man­tie­nen gran in­fluen­cia des­de las fun­da­cio­nes que son sus prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas.

Sín­dro­me de Hu­bris

Las cau­sas son va­ria­das. Al­gu­nos han fa­lle­ci­do (co­mo Emi­lio Bo­tín, del San­tan­der, y Mi­guel Ble­sa, de Ca­ja Ma­drid, an­te­ce­den­te de Ban­kia). Otros tu­vie­ron que aban­do­nar por con­de­nas ju­di­cia­les (Alfredo Sáenz, del San­tan­der), cam­bios le­ga­les a raíz del res­ca­te eu­ro­peo (los ex­pre­si­den­tes de La Cai­xa, Uni­ca­ja e Iber­ca­ja ci­ta­dos), di­fe­ren­cias con sus su­pe­rio­res (Jo­sé Ig­na­cio Goirigolzarri y Án­gel Cano en el BBVA y Juan Ma­ría Nin en La Cai­xa) o por los es­ta­tu­tos de su en­ti­dad (Gon­zá­lez en el BBVA).

Lo que es­tá cla­ro es que, co­mo apun­ta un al­to eje­cu­ti­vo fi­nan­cie­ro, los pre­si­den­tes y con­se­je­ros de­le­ga­dos «po­cas ve­ces se ju­bi­lan, sino que se les ju­bi­la». Es ha­bi­tual que los pre­si­den­tes su­peren con mu­cho la edad le­gal de ju­bi­la­ción. Pe­ro se afe­rran a los car­gos pe­se a te­ner la vi­da más que re­suel­ta. «No es por an­sia de di­ne­ro, sino por adic­ción al po­der», apun­ta otro di­rec­ti­vo. Tie­ne nom­bre mé­di­co: sín­dro­me de Hu­bris (por Hi­bris, la dio­sa grie­ga de la des­me­su­ra).

Las ro­ta­cio­nes

El pues­to de con­se­je­ro de­le­ga­do sue­le te­ner una ro­ta­ción mu­cho ma­yor que el de pre­si­den­te. Se ha vis­to con la sus­ti­tu­ción de Jo­sé An­to­nio Ál­va­rez por An­drea Or­cel co­mo nú­me­ro dos de Ana Bo­tín en el San­tan­der. El ma­yor ban­co es­pa­ñol ha te­ni­do cua­tro se­gun­dos du­ran­te la cri­sis (Sáenz, Ja­vier Ma­rín y los dos ci­ta­dos), por so­lo dos pre­si­den­tes (Bo­tín pa­dre e hi­ja). En el BBVA ha pa­sa­do al­go pa­re­ci­do: un pre­si­den­te (Gon­zá­lez) y tres con­se­je­ros de­le­ga­dos (más un cuar­to que se anun­cia­rá an­tes de fi­nal de año y pa­ra el que sue­nan los di­rec­ti­vos Ri­car­do For­cano y Juan Asúa).

Hay co­sas, eso sí, que no va­rían. La ma­yo­ría de los ban­cos se han afe­rra­do a un pre­si­den­te eje­cu­ti­vo, pe­se a que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pre­fie­re que no ten­ga esas fun­cio­nes, co­mo es ha­bi­tual en el mo­de­lo an­glo­sa­jón. Los ban­que­ros tam­bién di­cen adiós, pe­ro con am­plios po­de­res y cuan­do no les que­da más re­me­dio.

Los pre­si­den­tes tien­den a su­pe­rar la edad le­gal de ju­bi­la­ción pa­ra no per­der su po­der

Los con­se­je­ros

de­le­ga­dos sue­len du­rar me­nos por el te­mor de sus je­fes a que los eclip­sen

BBVAFran­cis­co Gon­zá­lez (de­re­cha) y su su­ce­sor, Car­los To­rres.

San­tan­derAna Bo­tín y su nue­vo nú­me­ro dos, An­drea Or­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.