De­te­ni­da una mu­jer por ma­tar a su pa­re­ja de un dis­pa­ro en el Ven­drell

La pre­sun­ta ho­mi­ci­da, de 39 años, fue cap­tu­ra­da por los ‘geo’ de los Mos­sos La mu­jer se ha­lla ba­jo ob­ser­va­ción psi­quiá­tri­ca y ase­gu­ra no re­cor­dar na­da

Córdoba - - SOCIEDAD - ÓS­CAR HERNANDEZ cor­do­ba1@el­pe­rio­di­co.es EL VEN­DRELL

Una mu­jer de 39 años fue de­te­ni­da a las 5.15 ho­ras de la ma­dru­ga­da de ayer por un equi­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les de los Mos­sos d’Es­qua­dra en un pi­so de Cu­nit (Baix Pe­ne­dès), acu­sa­da de ha­ber ma­ta­do ho­ras an­tes con un ar­ma de fue­go a su pa­re­ja sen­ti­men­tal en una to­rre a las afue­ras de El Ven­drell, en la que am­bos re­si­dían jun­to a otras per­so­nas. La mu­jer, que se en­cuen­tra ba­jo ob­ser­va­ción psi­quá­tri­ca y que ale- ga no re­cor­dar lo ocu­rri­do, tie­ne li­cen­cia de ar­mas de fue­go por­que practicaba ti­ro de­por­ti­vo. El ho­mi­ci­dio tras­cen­dió a las 20.30 ho­ras del vier­nes, cuan­do los ser­vi­cios de emer­gen­cia re­ci­bie­ron el avi­so de una per­so­na gra­ve­men­te he­ri­da por ar­ma de fue­go en una vi­vien­da de la ca­lle de Joan Al­co­ver de El Ven­drell. Los po­li­cías y la do­ta­ción de la am­bu­lan­cia se en­con­tra­ron con la víc­ti­ma en es­ta­do crí­ti­co y no con­si­guie­ron man­te­ner­lo con vi­da. En la ca­sa vi­vían des­de ha­ce un año la pre­sun­ta ho­mi­ci­da, la víc­ti­ma y al me­nos otro hom­bre, si bien acu­dían a me­nu­do a la vi­vien­da otras dos mu­je­res. Al pa­re­cer, los in­qui­li­nos pa­ga­ban al­qui­ler, pe­ro ha­brían pin­cha­do el agua y la luz. A me­dia­no­che, los Mos­sos ya ha­bían lo­ca­li­za­do el BMW de la sos­pe­cho­sa apar­ca­do en la ave­ni­da del Cas­tell de Cu­nit, a so­lo 10 ki­ló­me­tros del lu­gar del ho­mi­ci­dio. En ese in­mue­ble ha­bía es­ta­do em­pa­dro­na­da ha­ce años y aho­ra vi­ve su her­ma­na. Agen­tes de pai­sano con­tro­la­ron el edi­fi­cio des­de la me­dia­no­che mien­tras un equi­po del Grup Es­pe­cial de In­ter­ven­ció (GEI) de los Mos­sos se pre­pa­ra­ba pa­ra asal­tar la vi­vien­da, ubi­ca­da en un se­gun­do pi­so.

El te­mor a que la mu­jer es­tu­vie­ra ar­ma­da mo­ti­vó que los geos ca­ta­la­nes echa­ran la puer­ta aba­jo y en­tra­ran a gri­tos en la vi­vien­da, lo que des­per­tó a mu­chos ve­ci­nos. Los agen­tes en­ca­ño­na­ron a la her­ma­na, que dor­mía en su ha­bi­ta­ción, y a la sos­pe­cho­sa, que des­can­sa­ba en el so­fá del co­me­dor, sin sa­ber bien al prin­ci­pio quién era quién.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.