Mi ca­lle­ja de pa­pel

Me pi­do, se­ñor de la Ca­sa de las Ca­be­zas, el ‘pa­sa­por­te’ que ofre­cen. Mis mé­ri­tos, mis ama­dos ca­lle­je­ros, pues so­lo es­tos, es­cri­bir de Cór­do­ba, siem­pre, to­da mi vi­da

Córdoba - - TELEVISIÓN -

Cual­quier co­sa, cor­do­be­ses. Qué her­mo­sa idea la del Fes­ti­val de las Ca­lle­jas. A mí siem­pre me gus­ta­ron. Ten­go el al­ma na­za­rí, con briz­nas de san­gre ju­día. Es na­tu­ral que siem­pre, siem­pre, me sen­tí den­tro de las ca­lle­jas. Por eso aplau­do esa her­mo­sa idea. Les cuen­to por­qué. El al­ma de las ca­lle­jas, sus es­qui­nas... ¿es igual que de­cir que son lo mis­mo las pla­zas que las pla­zue­las o que las pla­ce­tas? No. Ca­da de­fi­ni­ción tie­ne la pa­sión de la pa­la­bra. Yo co­noz­co, por no de­cir que to­das o ca­si to­das, las geo­gra­fías de las ca­lle­jas del mun­do en­te­ro. Ca­si to­das las kas­bah del mun­do. La de Tú­nez, una be­lle­za. Las de Trí­po­li. Las de Ma­rrue­cos, don­de vi­vía el gran Las ca­lle­jas me­xi­ca­nas don­de sue­nan los mar­ti­lli­tos de los pla­te­ros, co­mo en Cór­do­ba. Aque­lla de Gua­na­jua­to, en Mé­xi­co, don­de el Mu­seo del Qui­jo­te, cu­na de la pa­la­bra, don­de me hos­pe­dé en la ca­lle del Be­so, por­que po­dían de ven­ta­na a ven­ta­na, una en ca­da la­do de la ca­lle, dar­se un be­so, re­ja con re­ja. Si bien sin dar­se la len­gua, que en el be­so es tan ne­ce­sa­rio. Por eso la Ca­lle­ja de las Flo­res, sien­do tan es­tre­cha es tan gran­de, la más an­cha del

Goy­ti­so­lo.

mun­do sin du­da. La ca­lle­ja don­de yo vi­ne al mun­do, di­cen, ha­ce ya tan­to tiem­po, que yo no lo re­cuer­do, en Pi­ñar, Gra­na­da, mi pue­blo, al que ca­da día año­ro más, y he­cho más de me­nos. La ca­lle­ja de Lon­dres, lla­ma­da de los pe­rio­dis­tas, que to­da­vía hue­le a tin­ta de im­pren­ta.

Por eso, lo de las ca­lle­jas de Cór­do­ba es tan her­mo­so, tan im­por­tan­te. Mi­ren lo que les di­go, hu­bo un tiem­po, que mu­chos de us­te­des no ha­bían na­ci­do si­quie­ra, en que siem­pre que iba has­ta Is­la Ne­gra a ver a al fi­nal de Chi­le, cer­ca de Val­pa­raí­so, a aque­lla ca­sa del poe­ta Pre­mio No­bel, le lle­va­ba siem­pre lo mis­mo. A sa­ber. Una bo­te­lla de anís de Ru­te, de las que te­nían la for­ma de un to­re­ro, in­clui­da la mon­te­ra que era el ta­pón, cla­ro.

Pa­blo Ne­ru­da,

Tam­bién una ris­tra de cho­ri­zo, por ejem­plo, del sur siem­pre, que me cos­ta­ba un es­fuer­zo so­bre­hu­mano pa­sar­lo por la adua­na de San­tia­go de Chi­le, que una vez tu­ve que acu­dir a un cón­sul ami­go pa­ra que pa­sa­ra ca­si co­mo va­li­ja di­plo­má­ti­ca. Has­ta que me lle­vó has­ta el pie del avión la Dea de Pi­no­chet, por­que sa­bían que... En fin, que me echa­ron. Pe­ro tam­bién le lle­va­ba una lis­ta bre­ve de nom­bres de los pue­blos de Es­pa­ña, que él co­lec­cio­na­ba. Le en­can­ta­ba la mú­si­ca de su nom­bre, por ejem­plo, es un de­cir, Bo­das Blan­cas, Alcalá de los Ga­zu­les... Se tras­po­nía. Co­mo quien es­cu­cha mú­si­ca de la gui­ta­rra de Bueno va­le, per­do­nen por la me­mo­ria, que es mi pá­ja­ro en el hombro gra­cias a la cual so­bre­vi­vo. Así que aho­ra le lle­va­ría

Vi­cen­te Ami­go.

del pi­ra­ta

-Be­sa­me­le­ro ma­yor del mar­ques del mé­ri­to. Co­mo les cuen­to. Pe­dí pa­ra él ha­ce cin­cuen­ta años la Me­da­lla del Tra­ba­jo, que a mí aca­ban de dár­me­la co­mo sa­ben, si bien en mi ca­so in­me­re­ci­da­men­te. Y se la die­ron con to­dos los ho­no­res. Me pi­do, se­ñor de la Ca­sa de las Ca­be­zas, el pa­sa­por­te que ofre­cen a los que lo pi­den ofi­cial­men­te. Mis mé­ri­tos, mis ama­dos ca­lle­je­ros, pues son so­lo es­tos, es­cri­bir de Cór­do­ba siem­pre. To­da mi vi­da, co­mo de una mu­jer ama­da, con­tar lo bueno de esa enor­me ciu­dad. Ca­lle­jas de Cór­do­ba, ben­di­tas ca­lle­jas. Y me per­mi­to ad­ver­tir­les, aho­ra que es­tá de gran ac­tua­li­dad lo de la bo­da del hi­jo de los Al­ba, que el Du­que sen­tó a su ve­ra, a do­ña

en la co­mi­da del Pa­la­cio de Li­ria don­de yo vi­si­té tan­tas ve­ces a Ca­ye­ta­na. O sea, me atre­vo a pre­de­cir que la pró­xi­ma Du­que­sa de Al­ba, y si no al tiem­po, se­rá do­ña Ali­cia.

Y en el bal­cón, en la re­ja me­jor es­cri­bo, de la po­lí­ti­ca aso­ma­da, son­rien­te, va­le­ro­sa, nues­tra pre­si­den­ta. Que quie­re se­guir en esa red de ca­lle­jue­las, con tan­tas his­to­rias con pa­tio den­tro, que es la po­lí­ti­ca. Suer­te, ni­ña de Tria­na. Ca­lle­jas, ca­lle­jas ben­di­tas de Cór­do­ba.

Ko­plo­witz, Su­sa­na Díaz,

HA­li­cia

El es­cri­tor Pa­blo Ne­ru­da, la em­pre­sa­ria Ali­cia Ko­plo­witz, el gui­ta­rris­ta Vi­cen­te Ami­go y la pre­si­den­ta de la Jun­ta, Su­sa­na Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.