Fór­mu­la 1.

Red-Bull se in­mis­cu­ye en la ba­ta­lla en­tre Fe­rra­ri y Mer­ce­des.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - Á. RUIZ

Las ter­tu­lias de los afi­cio­na­dos a la F-1 si­guen el mis­mo pa­trón to­dos los lu­nes que si­guen a un fin de se­ma­na de Gran Pre­mio: dis­pa­ri­dad a la ho­ra de opi­nar so­bre cier­tas ac­tua­cio­nes en la pis­ta, di­fe­ren­tes va­ti­ci­nios so­bre el fu­tu­ro de equi­pos y pi­lo­tos y, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, con­sen­so so­bre el nue­vo rum­bo que ha to­ma­do la Fór­mu­la 1. Tar­de o tem­prano se es­cu­cha la mis­ma fra­se en to­dos los ‘co­rri­llos’ de fans: “es­to es lo que ne­ce­si­ta­ba la ca­te­go­ría rei­na del au­to­mo­vi­lis­mo”.

Des­pués de va­rias tem­po­ra­das ro­zan­do el so­por, 2017 nos es­tá re­ga­lan­do gran­des mo­men­tos y al­tas do­sis de una emo­ción que al­gu­nos da­ban ya por per­di­da. To­do es­to tie­ne su re­fle­jo en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral, más ajus­ta­da que nun­ca de­bi­do a la ex­tra­or­di­na­ria igual­dad que im­pe­ra en­tre los equi­pos más pun­te­ros de la pa­rri­lla. Fe­rra­ri, Mer­ce­des y aho­ra tam­bién Red Bull se re­par­ten los pun­tos con una equi­dad sor­pren­den­te mien­tras los equi­pos más hu­mil­des lu­chan por re­du­cir la dis­tan­cia con los de de­lan­te. En tem­po­ra­das an­te­rio­res ya ha­bía un cla­ro can­di­da­to al tí­tu­lo lle­ga­dos a es­te pun­to del ca­len­da­rio; es­te año, sin em­bar­go, no po­de­mos apos­tar por na­die. La fia­bi­li­dad me­cá­ni­ca, la pues­ta a pun­to del co­che, el ren­di­mien­to de los neumáticos o sim­ple­men­te el azar, de­ci­den quién re­ci­be la glo­ria y quién tie­ne que vol­ver a ca­sa con la ca­be­za ga­cha. Pue­de pa­sar cual­quier co­sa en cual­quier mo­men­to y eso es, pre­ci­sa­men­te, lo que ne­ce­si­ta­ba es­te de­por­te. Los afi­cio­na­dos es­tán con­ten­tos, los ín­di­ces de au­dien­cia de las te­le­vi­sio­nes co­mien­zan a des­pe­gar y las gra­das de los cir­cui­tos se van lle­nan­do de se­gui­do­res que año­ra­ban el es­pec­tácu­lo en la pis­ta.

Por el buen ca­mino

¿Quién tie­ne la cul­pa de es­to? Par­te de la res­pues­ta la en­con­tra­mos en Li­berty Me­dia. El nue­vo due­ño de la F-1 Cha­se Ca­rey es cons­cien­te de las de­man­das del pú­bli­co y se es­tá li­mi­tan­do a po­ner en mar­cha ini­cia­ti­vas que se ajus­tan a esas pe­ti­cio­nes. En Azer­bai­yán que­da­ron

des­pe­ja­das to­das las du­das que ha­bían ido sur­gien­do des­de el co­mien­zo de tem­po­ra­da y lo de Ba­kú fue un show con ma­yús­cu­las que nos hi­zo vi­brar du­ran­te más de dos ho­ras. Hu­bo de­ci­sio­nes más o me­nos acer­ta­das, pe­ro na­die echó en fal­ta la di­ver­sión –per­di­mos la cuen­ta de los ade­lan­ta­mien­tos– y vi­mos a tres equi­pos di­fe­ren­tes en el po­dio. La prue­ba ce­le­bra­da en el Red Bull Ring de Aus­tria fue me­nos vi­bran­te pe­ro –una vez más– las tres pri­me­ras po­si­cio­nes se re­par­tie­ron en­tre es­cu­de­rías di­fe­ren­tes y la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral se apre­tó to­da­vía más.

Pa­re­cía im­po­si­ble des­ban­car a Mer­ce­des de la par­te más al­ta de la tabla, pe­ro Fe­rra­ri y Red Bull han tra­ba­ja­do du­ro pa­ra re­cla­mar un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la tabla de pun­tos. És­te es otro de los atrac­ti­vos de la tem­po­ra­da. Mien­tras Li­berty Me­dia tra­ba­ja en el es­pec­tácu­lo, los equi­pos se em­plean a fon­do por ga­nar dé­ci­mas y ba­tir a sus ri­va­les.

La re­ce­ta del éxi­to

Los cambios in­tro­du­ci­dos en la re­gla­men­ta­ción con­tri­bu­yen a lo­grar un ma­yor equi­li­brio en­tre tec­no­lo­gía y es­pec­tácu­lo. Es im­por­tan­te se­guir evo­lu­cio­nan­do a ni­vel téc­ni­co –la F-1 siem­pre se­rá la re­fe­ren­cia en el sec­tor del au­to­mó­vil– pe­ro nun­ca hay que eclip­sar el fac­tor hu­mano. Los pi­lo­tos ha­cen gran­de a es­te de­por­te y son los que de­ben de­ci­dir, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el re­sul­ta­do de las ca­rre­ras. Su la­bor ha­bía que­da­do en­som­bre­ci­da y de­pen­día, a la pos­tre, de la ca­li­dad de sus mo­no­pla­zas, pe­ro aho­ra son más di­fí­ci­les de con­du­cir y cual­quier fa­llo pue­de echar por tie­rra un buen pu­ña­do de pun­tos.

Nin­gún equi­po ha de­ja­do de tra­ba­jar des­de que co­men­zó la tem­po­ra­da y, sin em­bar­go, na­die ha con­se­gui­do des­pun­tar. To­da­vía hay mu­cha dis­tan­cia en­tre los pun­tas de lan­za de la pa­rri­lla y el res­to de es­cu­de­rías, pe­ro las es­cua­dras más hu­mil­des ya han de­mos­tra­do que pue­den fir­mar gran­des ac­tua­cio­nes y po­ner en más de un aprie­to a los de arri­ba.

El ve­rano su­po­ne el pun­to de in­fle­xión pa­ra el cam­peo­na­to; al­gu­nos con­jun­tos tie­nen pre­pa­ra­das im­por­tan­tes ac­tua­li­za­cio­nes que pro­me­ten ex­traer el má­xi­mo po­ten­cial de los vehícu­los. Al mis­mo tiem­po, los pi­lo­tos se pre­pa­ran fí­si­ca y men­tal­men­te pa­ra afrontar el ecua­dor y la se­gun­da par­te del cam­peo­na­to. Que­da mu­cho por de­ci­dir y, al igual que el res­to de se­gui­do­res pa­sa­re­mos las va­ca­cio­nes bien pendientes de to­do lo que pue­da su­ce­der por­que to­dos los de­ta­lles cuen­tan en la nue­va Fór­mu­la 1.

A los equi­pos les que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer an­tes del pa­rón ve­ra­nie­go

GOL­PE SO­BRE LA ME­SA. Val­te­ri Bot­tas con­si­guió su se­gun­da victoria en Aus­tria y ya es ter­ce­ro en la pe­lea por el tí­tu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.