Com­pa­ra­ti­va: Mi­ni JCW y Toyota GT86.

No ha­ce fal­ta gas­tar­se una for­tu­na pa­ra dis­fru­tar ca­da día de la con­duc­ción más de­por­ti­va, la mis­ma que ofre­cen los Toyota GT86 y Mi­ni JCW, ca­pa­ces de eri­zar­nos el ve­llo en ca­da cur­va…

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - CAR­LOS GAR­CÍA-AL­CA­ÑIZ CHRISTIAN COLMENERO

El pla­cer de con­du­cir de­por­ti­vos ‘ase­qui­bles’.

Ni ras­tro del ca­rac­te­rís­ti­co so­pli­do del tur­bo. De he­cho, por no ha­ber no hay in­ter­mi­ten­cia de un to­que, Start&Stop, sen­so­res de apar­ca­mien­to, avi­so de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril o aler­ta de án­gu­lo muer­to. An­te lo des­cri­to po­drías pen­sar que es­ta­mos ha­blan­do de un co­che de ha­ce 10 años o más. La reali­dad es otra por­que és­tas son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del Toyota GT86, un cu­pé de 2+2 pla­zas tre­men­da­men­te ba­jo, con mo­tor at­mos­fé­ri­co de cua­tro ci­lin­dros opues­tos y cu­ya trac­ción va a pa­rar ex­clu­si­va­men­te a los neu­má­ti­cos pos­te­rio­res Mi­che­lin Pri­macy HP 215/45 con llan­ta mul­ti­rra­dio de 17 pul­ga­das que mon­ta.

Com­bi­na­ción ex­plo­si­va

Fa­bri­ca­do por la ja­po­ne­sa des­de 2011 en co­la­bo­ra­ción con Subaru y Scion, la lle­ga­da de nue­vos ri­va­les co­mo el Mi­ni JCW ha obli­ga­do a ac­tua­li­zar­lo con re­to­ques que afec­tan le­ve­men­te a la estética –pa­ra­gol­pes y guar­ne­ci­dos in­te­rio­res ➥

en­tre otros– y a la di­ná­mi­ca, sien­do és­ta di­fe­ren­te en par­te por la sus­pen­sión, con unos amor­ti­gua­do­res y unos mue­lles de ta­ra­do más con­for­ta­ble que ha­cen que ex­cla­me­mos un ¡ca­ram­ba, có­mo ha cam­bia­do la co­sa! Por­que es ver­dad que el Toyota más de­por­ti­vo de cuan­tos se ven­den en la ac­tua­li­dad se ha ‘abur­gue­sa­do’… No pien­ses que aho­ra es tan con­for­ta­ble co­mo un C-HR, el SUV hí­bri­do estrella de la mar­ca des­de ha­ce unos me­ses, sino que en par­te ha des­apa­re­ci­do la se­que­dad per­ci­bi­da de la ver­sión an­te­rior. Pe­ro que to­do es­to no te lle­ve a en­ga­ño por­que el GT86 si­gue sien­do un co­che pa­ra ‘va­lien­tes’. Su di­rec­ción es ‘pe­sa­da’ de ma­ne­jar, so­bre to­do, a ba­ja ve­lo­ci­dad; el cockpit es tan ba­jo y es­tre­cho co­mo el de un co­che de ra­llies –sin ape­nas si­tio pa­ra de­jar el te­lé­fono mó­vil– y no hay nin­gún lu­jo de por me­dio, ni por apa­rien­cia ni por ma­te­ria­les. Aquí lo úni­co que im­por­ta es la di­ver­sión al vo­lan­te.

La pre­sen­ta­ción del Mi­ni JCW, uno de sus más di­rec­tos com­pe­ti­do­res co­mo bien de­cía­mos, es bas­tan­te di­fe­ren­te. Pa­ra em­pe­zar, el am­bien­te es pre­mium, con plásticos blan­dos per­fec­ta­men­te ajus­ta­dos y un as­pec­to más mo­derno en lí­neas ge­ne­ra­les que lo vis­to en el GT86, con de­ta­lles co­mo los man­dos in­fe­rio­res de la con­so­la ins­pi­ra­dos en los pul­sa­do­res ae­ro­náu­ti­cos o un sis­te­ma mul­ti­me­dia pun­te­ro y muy rá­pi­do con na­ve­ga­ción 3D, ca­paz de re- pro­du­cir los edi­fi­cios más im­por­tan­tes de las ciu­da­des co­mo mo­nu­men­tos, mu­seos, es­ta­dios co­mo el San­tia­go Ber­na­béu…

Ju­gue­tes pa­ra ma­yo­res

A eso se aña­den otros gad­gets co­mo la ilu­mi­na­ción in­te­rior noc­tur­na per­so­na­li­za­ble en­tre mul­ti­tud de to­nos, una cá­ma­ra tra­se­ra de las me­jo­res del mer­ca­do por de­fi­ni­ción y los tí­pi­cos asis­ten­tes de con­duc­ción ya es­tan­da­ri­za­dos en la in­dus­tria, he­re­da­dos por cier­to de BMW. Y aun­que el aca­ba­do y el equi­pa­mien­to jus­ti­fi­can en par­te el pre­cio del John Cooper Works, don­de el Mi­ni se ha­ce va­ler es en la ca­rre­te­ra. Y eso que de pri­me­ras es un co­che mu­cho más du­ro de sus­pen­sión que el Toyota GT86, cu­yos amor­ti­gua­do­res Sho­wa se han ‘aco­mo­da­do’, co­mo ya he­mos di­cho.

El mo­tor bó­xer del GT86 es de la vie­ja es­cue­la: en­tre­ga el par ¡a más de 6.000 vuel­tas!

Los del Mi­ni tie­nen un re­co­rri­do mu­cho me­nor, por lo que cual­quier irre­gu­la­ri­dad del as­fal­to se trans­fie­re de in­me­dia­to al ha­bi­tácu­lo, has­ta tal pun­to que las jun­tas de di­la­ta­ción de un puen­te pue­den lle­gar a sa­car un em­pas­te a nues­tro co­pi­lo­to. Es cier­to que el ni­vel de fir­me­za no es­tá al ni­vel de un Hon­da Ci­vic Ty­pe R –pa­la­bras ma­yo­res–, pe­ro se le acer­ca y mu­cho…

¿Y qué de­cir de las reac­cio­nes? Si el an­te­rior JCW era muy de­li­ca­do al lí­mi­te, aho­ra ese ner­vio­sis­mo se ha sua­vi­za­do bas­tan­te, per­mi­tien­do in­clu­so ir to­da­vía más rá­pi­do y con más se­gu­ri­dad. De he­cho sor­pren­de la ma­yor neu­tra­li­dad del Mi­ni co­mo per­ci­bi­mos en zo­nas ra­to­ne­ras, aun­que cuan­do sub­vi­ra a la sa­li­da de las cur­vas hay que te­ner la san­gre fría de con­tro­vo­lan­tear y sol­tar el gas pa­ra re­cu­pe­rar al eje de­lan­te­ro. Fren­te a es­tos par­ti­cu­la­res ‘co­le­ta­zos’ del Mi­ni, más apre­cia­bles en la con­fi­gu­ra­ción Sport del cha­sis, el Toyota tam­bién sa­be en­ga­tu­sar­nos aun­que lo ha­ce de for­ma di­fe­ren­te. ¿Que el tur­bo del Mi­ni en­tra en ac­ción a tan so­lo 1.250 re­vo­lu­cio- nes? El pro­pul­sor at­mos­fé­ri­co del ni­pón se ol­vi­da de es­te ar­ti­lu­gio pa­ra es­ti­rar­se has­ta las 7.500 vuel­tas con to­tal pro­gre­sión, cuan­do el te­cho de su ri­val ape­nas lle­ga a 5.000. ¿Que el Mi­ni sub­vi­ra? El GT86 res­pon­de con un so­bre­vi­ra­je…

Son­ri­sas ase­gu­ra­das

Y es que en el Toyota, la za­ga es la que hay que man­te­ner a ra­ya. Lás­ti­ma que el ESP in­ter­ven­ga de for­ma tan brus­ca cuan­do se pro­du­cen pér­di­das de mo­tri­ci­dad cor­tan­do la po­ten­cia de gol­pe, sin avi­sar. Pa­ra re­cu­pe­rar el rit­mo per­di­do só­lo que­da ti­rar rá­pi­da­men­te del cam­bio ma­nual de seis re­la­cio­nes, ba­jar un par de ellas y ‘hun­dir’ el pe­dal del ace­le­ra­dor has­ta el fon­do… pe­ro la dis­tan­cia con el Mi­ni es ya in­sal­va­ble pues és­te es ca­paz de ace­le­rar, fre­nar y gi­rar con más sol­tu­ra y sin el ni­vel

de exi­gen­cia que de­man­da a ve­ces el Toyota. No obs­tan­te, existe una so­lu­ción pa­ra pa­liar es­te pe­que­ño de­fec­to que re­cae en el mo­do Track del ci­ta­do con­trol elec­tró­ni­co, una de las prin­ci­pa­les no­ve­da­des en el resty­ling del GT86. Con él ac­ti­va­do, las ‘go­mas’ tra­se­ras co­mien­zan a de­rra­par per­mi­tien­do re­don­dear la sa­li­da de las cur­vas a nues­tro an­to­jo, aun­que co­rre­mos el ries­go de que es­to sea tan adic­ti­vo que ten­ga­mos que acu­dir al ta­ller an­tes de tiem­po pa­ra cam­biar­las pe­ro, co­mo di­ji­mos al prin­ci­pio de la com­pa­ra­ti­va, tie­nen una me­di­da tan ra­cio­nal que no su­po­ne un gran des­em­bol­so. ¿Y qué hay del di­fe­ren- cial au­to­blo­can­te me­cá­ni­co ti­po Tor­sen? Úni­ca y ex­clu­si­va­men­te in­ter­vie­ne an­te una in­mi­nen­te cru­za­da de­jan­do una gran li­ber­tad pa­ra dis­fru­tar.

El cu­pé ja­po­nés ter­mi­na de con­quis­tar­nos con la trans­mi­sión, ex­qui­si­ta por ubi­ca­ción y tac­to –muy du­ro–. Los re­co­rri­dos son muy cor­tos mien­tras que las re­la­cio­nes son bas­tan­te lar­gas. En el ca­so del Mi­ni, la uni­dad de prue­bas mon­ta un con­ver­ti­dor de par de seis re­la­cio­nes por el que hay que des­em­bol­sar 2.000 eu­ros, prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que cues­ta un cam­bio si­mi­lar en el Toyota. Su fun­cio­na­mien­to me­re­ce to­do ti­po de elo­gios por ra­pi­dez, sua­vi­dad

A 7.500 vuel­tas, una luz ro­ja se ilu­mi­na en el

y lec­tu­ra de la con­duc­ción, aun­que los más pu­ris­tas pre­fe­ri­rán no mon­tar­la pa­ra sen­tir me­jor el co­che. Con­vie­ne des­ta­car las le­vas, que gi­ran so­li­da­ria­men­te con el vo­lan­te, por lo que po­de­mos re­du­cir una mar­cha o su­bir una en pleno vi­ra­je sin ne­ce­si­dad de te­ner que sol­tar las ma­nos del aro o apar­tar la mi­ra­da de la ca­rre­te­ra.

Com­pra maes­tra

Ya tran­qui­los, el mo­tor del Mi­ni apro­ve­cha me­jor ca­da go­ta de com­bus­ti­ble per­mi­tien­do unos sor­pren­den­tes seis li­tros de gas­to me­dio si cir­cu­la­mos con el mo­do Green, que re­du­ce las pres­ta­cio­nes de es­te ‘lo­co ba­ji­to’, el mis­mo que ha de­mos­tra­do ser tan ve­loz co­mo inal­can­za­ble y eso que in­clu­so es unos ki­los más pe­sa­do, pe­ro la unión del cua­tro ci­lin­dros tur­bo en lí­nea con una pues­ta a pun­to de au­tén­ti­co kart con­vier­ten al JCW en un co­rre­ca­mi­nos.

El Toyota es un po­co más gas­tón, pe­ro ni si­quie­ra ‘a fue­go’ arro­ja unas ci­fras es­can­da­lo­sas pa­ra es­te ni­vel de po­ten­cia. De he­cho, vuel­ve a te­le­trans­por­tar­nos a tiem­pos pa­sa­dos al ca­re­cer de pro­gra­mas de con­duc­ción que va­ríen la di­ná­mi­ca; me­jor así. Qui­zá por es­to y por to­do lo que te he­mos con­ta­do, el GT86 es el co­che desea­do por mu­chos pe­trol­head…

Toyota; nos pi­de que cam­bie­mos de mar­cha

MI­NI JCW SEN­CI­LLOS. En op­ción se pue­den mon­tar unos asien­tos ta­pi­za­dos en cue­ro de pri­mer ni­vel; a no­so­tros nos con­ven­cen és­tos de te­la.

RATONERO.

Siem­pre se ha di­cho que el Mi­ni JCW tie­ne un com­por­ta­mien­to pa­re­ci­do al de un kart por sus vo­la­di­zos cor­tos, an­cho de vías… pe­ro, so­bre to­do, por res­pues­tas.

¿MÁS GRAN­DE?

El cua­dro de man­dos es pe­que­ño y pa­ra ver los da­tos del or­de­na­dor hay que uti­li­zar ga­fas da­do el tamaño re­du­ci­do de le­tras y nú­me­ros.

¿PA­RA QUÉ MÁS? El di­se­ño de las bu­ta­cas es sim­ple y son más es­tre­chas que las del Mi­ni, pe­ro su­je­tan el cuer­po a la per­fec­ción en cur­vas ce­rra­das.

¿QUÉ MÁS SE PUE­DE PE­DIR? Una bue­na ca­rre­te­ra sin tráfico, dos de­por­ti­vos y un día so­lea­do por de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.