Com­pa­ra­ti­va: Ford Fies­ta, Seat Ibi­za y Toyota Yaris.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

¿Cuál es el rey de los ur­ba­nos?

me­ses, aun­que en es­te ca­so no se tra­ta de un fa­ce­lift co­mo el del ja­po­nés, sino de un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en to­da re­gla.

Me­jor en to­do

El Fies­ta no só­lo adop­ta un di­se­ño más ac­tual, sino que in­cor­po­ra más tec­no­lo­gía y ha­ce ga­la de una me­jor ca­li­dad de ajus­tes y aca­ba­dos en el in­te­rior. Su ob­je­ti­vo pa­sa por per­fec­cio­nar un pro­duc­to bueno –uti­li­za la pla­ta­for­ma y mo­to­res del Fies­ta an­te­rior–, y no hay du­da de que lo ha con­se­gui­do.

A ni­vel di­ná­mi­co ga­na en­te­ros y se mues­tra me­nos ner­vio­so y más ágil, aun­que los con­duc­to­res más exi­gen­tes pue­den de­can­tar­se por la aca­ba­do ST Li­ne, que gra­cias a una amor­ti­gua­ción más fir­me es to­da­vía más pre­ci­so que el Ti­ta­nium de la prue­ba. En cual­quier ca­so, la re­la­ción en­tre con­fort y di­ver­sión es ex­tra­or­di­na­ria y hay va­rios fac­to­res que tie­nen la cul­pa de ello: cha­sis, sus­pen­sión, di­rec­ción y fre­nos –por fin de dis­co en las cua­tro rue­das– for­man un con­jun­to in­fa­li­ble, mien­tras que el mo­tor EcoBoost po­ne la guin­da al pas­tel con una gran elas­ti­ci­dad. El pe­que­ño tri­ci­lín­dri­co en­tre­ga la po­ten­cia des­de bien aba­jo y el em­pu­je no ce­sa has­ta su­pe­rar la ba­rre­ra de las 4.000 vuel­tas. Com­bi­na­do con la ca­ja de cam­bios ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des es re­so­lu­ti­vo y per­mi­te ob­te­ner me­dias de con­su­mo li­ge­ra­men­te su­pe­rio­res a los seis li­tros, más al­tas, eso sí, que las arro­ja­das por el Ibi­za y el Yaris.

Más allá del com­por­ta­mien­to, el Fies­ta tam­bién pro­gre­sa en tec­no­lo­gía y equi­pa­mien­to, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de ayu­das a la con­duc­ción co­mo la aler­ta de án­gu­lo

Por tamaño ex­te­rior y es­pa­cio in­te­rior, son idea­les den­tro y fue­ra de la ciu­dad

muer­to, las cá­ma­ras y el asis­ten­te de apar­ca­mien­to o la fre­na­da de emer­gen­cia; so­lu­cio­nes que fa­ci­li­tan el día a día del con­duc­tor y que, por otra par­te, eran ne­ce­sa­rias pa­ra plan­tar ca­ra a ri­va­les de la ta­lla del Ibi­za.

Cam­bios de ma­du­rez

Y no es que el de Mar­to­rell ha­ya cre­ci­do, en reali­dad res­pe­ta prác­ti­ca­men­te to­das las co­tas del mo­de­lo an­te­rior, pe­ro sí ha

ex­pe­ri­men­ta­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo sal­to cua­li­ta­ti­vo. En es­te ca­so el ob­je­ti­vo es se­guir al fren­te de la lis­ta de ven­tas y tie­ne su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos pa­ra con­se­guir­lo. La ha­bi­ta­bi­li­dad es li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la del Fies­ta –so­bre to­do atrás– y muy si­mi­lar a la ofre­ci­da por el Yaris, pe­ro el pues­to de con­duc­ción es el más con­se­gui­do del trío. To­dos los man­dos que­dan a mano y el di­se­ño lim­pio de la con­so­la cen­tral in­vi­ta a cen­trar­se en el ma­ne­jo, es­pe­cial­men­te si ac­ti­va­mos el mo­do Sport con el Dri­ve Se­lect.

Den­tro de la ciu­dad es tan ma­ne­ja­ble co­mo sus dos ri­va­les, so­bre to­do con el cam­bio DSG que equi­pa el co­che pro­ba­do, pe­ro en

Aun­que si­guen sien­do ur­ba­nos, in­clu­yen tec­no­lo­gía y equi­pa­mien­to de seg­men­tos su­pe­rio­res

ca­rre­te­ra sa­le a re­lu­cir el ca­rác­ter de­por­ti­vo del pa­que­te FR que, en­tre otras co­sas, aña­de una sus­pen­sión más fir­me y asien­tos de­por­ti­vos de ex­ce­len­te su­je­ción. A pe­sar del to­que ‘gam­be­rro’, el Ibi­za no se que­da atrás en tér­mi­nos de efi­cien­cia y con­si­gue me­jo­rar li­ge­ra­men­te las ci­fras de con­su­mo –y ren­di­mien­to– del Fies­ta. El TSI tam­bién es más sua­ve que el pro­pul­sor EcoBoost, y aun­que el ex­ce­len­te ais­la­mien­to de los dos co­ches im­pi­de que en­tre rui­do en el ha­bi­tácu­lo, sí trans­mi­te me­nos vi­bra­cio­nes al vo­lan­te. Tam­po­co se que­da des­col­ga­do a ni­vel de tec­no­lo­gía y equi­pa­mien­to, sien­do, de he­cho, el me­jor do­ta­do de la com­pa­ra­ti­va y el que más op­cio­nes de per­so­na­li­za­ción ofre­ce. En es­te as­pec­to el peor pa­ra­do es el Toyota, pe­ro lo com­pen­sa con el sis­te­ma de pro­pul­sión más exó­ti­co de la ca­te­go­ría, pues­to que, por el mo­men­to, es el úni­co hí­bri­do ur­bano dis­po­ni­ble.

Pien­sa di­fe­ren­te

El la­va­do de ca­ra del Yaris trae con­si­go pe­que­ños cam­bios es­té­ti­cos y una re­vi­sión del equi­pa­mien­to con más ayu­das a la con­duc­ción y una pues­ta al día del sis­te­ma mul­ti­me­dia. ¿Eso es to­do? La res­pues­ta es no, ya que tam­bién ha si­do op­ti­mi­za­do el con­jun­to hí­bri­do. Gra­cias a ello la tran­si- ción del mo­do eléc­tri­co al ga­so­li­na con­si­gue ser im­per­cep­ti­ble, au­men­tan­do así el ni­vel de re­fi­na­mien­to. Le­jos de la de­por­ti­vi­dad de sus ri­va­les, el ni­pón so­bre­sa­le en es­te as­pec­to, es­pe­cial­men­te den­tro de la ciu­dad.

Y es que la tec­no­lo­gía hí­bri­da bri­lla con luz pro­pia en­tre atas­cos y se­má­fo­ros, si bien que­da al­go em­pa­ña­da por el rui­do de la trans­mi­sión a la ho­ra de ace­le­rar. Pe­ro el ob­je­ti­vo en es­ta oca­sión no es pos­tu­lar­se co­mo el más rá­pi­do o di­ver­ti­do –de he­cho es el me­nos po­ten­te del gru­po–, sino en ser el más efi­cien­te y so­fis­ti­ca­do, y al igual que el Fies­ta y el Ibi­za con sus res­pec­ti­vos co­me­ti­dos, da­mos por cum­pli­da la mi­sión.

FORD FIES­TA 1.0 ECOBOOST 125 CV 15.500 € TOYOTA YARIS 100H 100 CV 15.450 €

MÁS OP­CIO­NES. El ca­tá­lo­go del Fies­ta ofre­ce más al­ter­na­ti­vas a la ho­ra de ele­gir mo­tor y aca­ba­do. Tam­bién es el úni­co que pro­po­ne ca­rro­ce­rías de tres y cin­co puer­tas, pe­ro no dis­po­ne de una op­ción hí­bri­da co­mo el Ibi­za –GDI de gas– o el Yaris –100H–.

SIN PO­SI­BI­LI­DAD DE FA­ROS LED O XE­NÓN. Aun­que ilu­mi­nan bien, las lu­ces del Ford y el Toyota só­lo pue­den ser ha­ló­ge­nas. Las diur­nas sí son led.

UN OP­CIO­NAL AL­TA­MEN­TE RE­CO­MEN­DA­BLE. Por 580 eu­ros, los fa­ros de­lan­te­ros y pos­te­rio­res del Ibi­za –tam­bién las lu­ces de ma­trí­cu­la– pue­den ser led.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.