Mer­ce­des-AMG GLC 43 Cou­pé.

Es de­por­ti­vo, to­do­ca­mino y cu­pé al mis­mo tiem­po, o al me­nos así lo cree­mos vis­ta su apa­rien­cia pe­ro, ¿cuál de las tres fa­ce­tas es la que me­jor de­fi­ne a es­te Mer­ce­des-AMG? Se acep­tan apues­tas…

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - # C. GAR­CÍA-AL­CA­ÑIZ C. COLMENERO

Pu­ro es­ti­lo.

El GLC 43 Cou­pé no po­día fal­tar en un nú­me­ro co­mo el que tie­nes en­tre ma­nos, con los es­pe­cia­les SUV y Mer­ce­des-AMG co­mo te­mas prin­ci­pa­les del mes. Ba­jo su as­pec­to ‘for­ta­chón’ se es­con­de in­clu­so un ter­cer con­cep­to, el de cu­pé, que pa­re­ce com­bi­nar­se fan­tás­ti­ca­men­te bien con el ‘fí­si­co’ de un to­do­ca­mino y las má­xi­mas pres­ta­cio­nes po­si­bles del kit AMG. Pe­ro hay que ser rea­lis­tas: no es SUV, de­por­ti­vo y cu­pé a par­tes igua­les. Pa­ra em­pe­zar, la com­pa­ñía ale­ma­na es cla­ra: es­te mo­de­lo no es un to­do­te­rreno al uso a pe­sar de te­ner unos án­gu­los de en­tra­da y de sa­li­da de 19,8 y 20,8 gra­dos res­pec­ti­va­men­te o una pro­fun­di­dad de va­deo má­xi­ma de 30 cen­tí­me­tros, bas­tan­te me­jo­res que al­gu­nos de sus ri­va­les. En ver­dad ni sus di­men­sio­nes ni los gi­gan­tes­cos neu­má­ti­cos que cal­za –en es­ta oca­sión con llan­tas ¡de 21 pul­ga­das!– fa­ci­li­tan las ex­cur­sio­nes más ex­tre­mas, aun­que sí per­mi­ten sa­lir por pis­tas en buen es­ta­do con mu­cha se­gu­ri­dad. No hay que ol­vi­dar­se que equi­pa de se­rie la trac­ción in­te­gral pe­ro, co­mo ve­re­mos, se tra­ta de una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar un pa­so por cur­va real­men­te ver­ti­gi­no­so en un vehícu­lo que se apro­xi­ma a las dos to­ne­la­das de pe­so.

Hay mu­cho más

Des­car­ta­das las cua­li­da­des cam­pe­ras, es ho­ra de es­tu­diar la trans­for­ma­ción que ha su­fri­do el co­che en su par­te tra­se­ra pa­ra te­ner esa atrac­ti­va y di­fe­ren­cia­do­ra lí­nea.

Los di­se­ña­do­res de la mar­ca han op­ta­do por so­lu­cio­nes vis­tas en au­to­mó­vi­les de la com­pe­ten­cia co­mo ir re­du­cien­do la al­tu­ra a par­tir del pi­lar B y ter­mi­nar con un ‘cu­lo’ ele­va­do, en es­te ca­so re­ma­ta­do con un pe­que­ño spoi­ler. Co­mo era de es­pe­rar, es­tas nue­vas for­mas li­mi­tan bas­tan­te la ha­bi­ta­bi­li­dad si se com­pa­ran con las de su her­mano GLC, no só­lo del ma­le­te­ro, cu­ya bo­ca es­tá a la al­tu­ra de la ca­de­ra de un adul­to, lo que por ejem­plo di­fi­cul­ta la car­ga y des­car­ga de ma­le­tas, sino que el ac­ce­so a las pla­zas tra­se­ras re­quie­re de un pe­que­ño ejer­ci­cio de con­tor­sio­nis­mo. Qui­zá pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes no sea un in­con­ve­nien­te, pe­ro per­so­nas más ma­yo­res sí ten­drán cier­tas di­fi­cul­ta­des pa­ra en­trar y sa­lir de las mis­mas. En es­te sen­ti­do, sí, el GLC es digno he­re­de­ro de por­tar el apellido cu­pé.

¿Y qué pa­sa con la de­por­ti­vi­dad? Si AMG es­tá de­trás só­lo pue­de ha­ber ga­ran­tías de éxi­to. Y no só­lo en cuan­to al pa­que­te es­té­ti­co se re­fie­re, que ayu­da a su­bir­lo de ni­vel vi­sual­men­te fren­te a las ver­sio­nes más ra­cio­na­les del Cou­pé co­mo pue­den ser la ga­so­li­na 250 de 211 ca­ba­llos o cual­quie­ra de las tres Die­sel dis­po­ni­bles de 170, 204 o 258 ca­ba­llos. En reali­dad, la pre­pa­ra­ción AMG lle­va con­si­go una pues­ta a pun­to es­pe­cí­fi­ca que ga­ran­ti­za un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co so­bre­co­ge­dor pa­ra un vehícu­lo de es­tas di­men­sio­nes. Y de­ci­mos es­to por­que se pue­de ir muy rá­pi­do sin que en nin­gún mo­men­to ten­ga­mos la per­cep­ción de ve­lo­ci­dad. El V6 de 367 ca­ba­llos tie­ne par­te de cul­pa al res­pec­to al te­ner una res­pues­ta ini­cial muy li­neal… has­ta la en­tra­da del tur­bo.

Va­le la pe­na

La es­ta­bi­li­dad en lí­neas ge­ne­ra­les es ex­ce­len­te y só­lo el 4x4 se en­car­ga de mi­ni­mi­zar el sub­vi­ra­je en el mo­men­to que for­za­mos la en­tra­da en las cur­vas, ha­cién­do­lo in­clu­so de for­ma im­per­cep­ti­ble, por lo que se­gui­mos ace­le­ran­do sin mi­ra­mien­tos. La co­sa cam­bia en el mo­men­to que va­ria­mos de pro­gra­ma y se­lec­cio­na­mos Sport o Sport+, los más ra­cing. A par­tir de en­ton­ces, la za­ga se mue­ve más de lo es­pe­ra­do es­pe­ran­do la ac­tua­ción de los con­tro­les. La di­rec­ción se mues­tra to­da­vía más rá­pi­da de res­pues­tas que la del C 63 AMG mien­tras que la amor­ti­gua­ción mi­ti­ga cual­quier atis­bo de ba­lan­ceo.

Con to­do, lo que Mer­ce­des-AMG nos de­mues­tra es que el GLC 43 Cou­pé es un co­che que no de­ja a na­die di­fe­ren­te, ya sea vién­do­lo cir­cu­lar por la ca­lle o te­nien­do la for­tu­na de po­ner­se a sus man­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.