Mer­ce­des-AMG S 63 Ca­brio.

Se nos ocu­rren po­cas for­mas de vo­lar tan rá­pi­do sin des­pe­gar­nos del sue­lo co­mo a bor­do de es­te S Ca­brio AMG, só­lo su­per­cars bri­tá­ni­cos co­mo el Rolls-Roy­ce Drop­head es­tán a su ni­vel # IVÁN MINGO C.C.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Ya­te de lu­jo.

Si Aladino le­van­ta­ra la ca­be­za no ten­dría el me­nor in­con­ve­nien­te en cam­biar su al­fom­bra má­gi­ca por es­te S Ca­brio 63 AMG. Po­cos co­ches exis­ten hoy en día, y cuan­do de­ci­mos po­cos es que nos so­bran de­dos en una mano pa­ra con­tar­los, que sean ca­pa­ces de co­rrer tan­to y ser tan có­mo­dos. Es co­mo si la al­fom­bra má­gi­ca de Aladino hu­bie­ra pa­sa­do por las ma­nos de AMG; in­des­crip­ble. La sus­pen­sión neu­má­ti­ca es uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de es­ta sen­sa­ción de co­mo­di­dad ex­tre­ma, aun­que no po­de­mos ol­vi­dar unos tac­tos de con­duc­ción ex­tre­ma­da­men­te sua­ves y sen­si­bles –di­rec­ción, cam­bio, fre­nos– y unas bu­ta­cas ab­so­lu­ta­men­te per­fec­tas.

Pe­ro to­dos es­tos com­po­nen­tes me­cá­ni­cos no pue­den en­ten­der­se sino es por el ele­men­tos aglu­ti­na­dor; el sal­va­je V8 que bra­ma ba­jo el ca­pó. Si se­lec­cio­na­mos la po­si­ción Sport de las dos con­fi­gu­ra­cio­nes me­cá­ni­cas di­po­ni­ble y pi­sa­mos a fon­do es co­mo si nos mon­tá­ra­mos en un bú­fa­lo de ro­deo ame­ri­cano; los ca­si 2.200 ki­los de pe­so del S Ca­brio co­mien­zan a mo­ver­se con una agi­li­dad inusi­ta­da a la vez que el cuen­ta­ki­ló­me­tros se en­ca­mi­na pe­li­gro­sa­men­te ha­cia la ve­lo­ci­dad lí­mi­te de los 300 ki­ló­me­tros/ho­ra, ca­so de con­tar con el pa­que­te AMG de 3.100 eu­ros que des­li­mi­ta su ve­lo­ci­dad má­xi­ma.

To­do pa­sa muy muy rá­pi­do a nues­tro al­re­de­dor, con­for­me el V8 lan­za al vien­to una me­lo­día bron­ca pe­ro muy ar­mó­ni­ca. Al lle­gar las cur­vas, eso sí, en­ten­de­mos el sen­ti­do del kit de fre­nos op­cio­nal de car­bono que cues­ta la frio­le­ra de 11.000 eu­ros.

CON­FORT EX­TRE­MO. En el in­te­rior to­do es lu­jo; las in­men­sas bu­ta­cas es­tán fo­rra­das con una piel tan sua­ve co­mo ‘las po­sa­de­ras de un be­be’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.