Mer­ce­des-AMG GT C Ca­brio.

Es­te Mer­ce­des-AMG es uno de esos co­ches que no de­ja in­di­fe­ren­te y pro­vo­ca emo­cio­nes só­lo con mi­rar­lo… y un in­men­so pla­cer al con­du­cir­lo y dis­fru­tar­lo # PE­DRO BERRIO CHRISTIAN COLMENERO

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Exó­ti­co.

Es de esos co­ches que se ve en po­cas oca­sio­nes, un com­pen­dio de tec­no­lo­gía y di­se­ño que lo con­vier­ten en al­go úni­co y no só­lo por su ele­va­do pre­cio. La va­rian­te C es la más po­ten­te que se co­mer­cia­li­za en Es­pa­ña del Roadster ya que le se­pa­ran 81 ca­ba­llos del mo­de­lo ‘bá­si­co’. Ade­más y res­pec­to a es­ta ver­sión de ac­ce­so, el GT C aña­de una estética di­fe­ren­cia­da, so­bre to­do en la par­te tra­se­ra, con una ma­yor an­chu­ra de vías, fre­nos de ma­yor tamaño, di­fe­ren­cial tra­se­ro de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do, di­rec­ción pa­ra­mé­tri­ca ac­ti­va y eje tra­se­ro di­rec­cio­nal, to­do un ar­se­nal de ayu­das ne­ce­sa­rias pa­ra do­mar a se­me­jan­te ‘bes­tia’.

Pe­ro en un roadster co­mo és­te lo que im­por­tan son las emo­cio­nes, las sen­sa­cio­nes úni­cas que se vi­ven des­de el mis­mo mo­men­to en que nos sen­ta­mos. Lo pri­me­ro es que va­mos co­lo­ca­dos muy ba­jos y ca­si a la al­tu­ra de las rue­das tra­se­ras, con un ca­pó tan lar­go que es di­fí­cil ha­cer­se a la idea de dón­de aca­ba. Des­de el mo­men­to en que el V8 bi­tur­bo em­pie­za a so­nar, las emo­cio­nes se acu­mu­lan y el Mer­ce­des-AMG GT C nos va mos­tran­do to­do su po­ten­cial, en abru­ma­do­ras pres­ta­cio­nes y en efi­ca­cia y pre­ci­sión. Su elec­tró­ni­ca nos per­mi­te ele­gir en­tre cin­co mo­dos de con­duc­ción, des­de el más tran­qui­lo al más ra­di­cal, pe­ro a pe­sar de que re­sul­ta fá­cil de ‘pi­lo­tar’, en cuan­to que­re­mos sa­car­le par­ti­do se vuel­ve exi­gen­te con el con­duc­tor.

Una exi­gen­cia con­cen­tran­da en el vo­lan­te y la pre­sión so­bre el ace­le­ra­dor ya que, aun­que las ayu­das elec­tró­ni­cas es­tén co­nec­ta­das, per­mi­ten que el pi­lo­to apre­cie lo que ocu­rre an­tes de en­trar en ac­ción. Es di­fí­cil po­ner­le un ‘pe­ro’ a tan­ta efi­ca­cia y el úni­co que se nos ocu­rre es el po­co es­pa­cio pa­ra los ocu­pan­tes y el equi­pa­je.

MUY RÁ­PI­DO. Las rue­das tra­se­ras di­rec­cio­na­les son de se­rie en es­ta va­rien­te C de 557 ca­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.