LOS ELÉC­TRI­COS, PO­CO A PO­CO

Aun­que aún ofrez­can va­rios in­te­rro­gan­tes, la mo­vi­li­dad eléc­tri­ca se ha he­cho un hue­co

Car and Driver (Spain) - - RENTING USUARIO -

La ten­den­cia ac­tual del mun­do empresarial gi­ra en torno a la re­duc­ción de cos­tes pa­ra me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad. Una bue­na ma­ne­ra de con­se­guir­lo es a tra­vés del ren­ting de vehícu­los eléc­tri­cos, op­ción que, in­clu­so, pue­de ex­tra­po­lar­se a las per­so­nas fí­si­cas da­das las ven­ta­jas.

Y es que, hoy por hoy, ad­qui­rir en pro­pie­dad un co­che ali­men­ta­do por elec­tri­ci­dad su­po­ne rea­li­zar un gas­to mu­cho ma­yor al de uno de com­bus­tión, in­clu­so con las ayu­das fa­ci­li­ta­das por los di­ver­sos or­ga­nis­mos gu­ber­na­men­ta­les. No so­lo eso, sino que los con­duc­to­res, tienen res­pe­to –mie­do si nos gus­ta más– a lo des­co­no­ci­do y una in­ver­sión tan im­por­tan­te co­mo un vehícu­lo de­be de te­ner en cuen­ta to­dos los pa­rá­me­tros co­no­ci­dos pa­ra lle­var­la a ca­bo. Y eso su­po­ne un error.

Hay que va­lo­rar­lo

En es­te sen­ti­do, exis­ten aún mu­chas in­cóg­ni­tas que pue­den oca­sio­nar que, tan­to em­pre­sas co­mo par­ti­cu­la­res, no ten­gan cla­ro si el ren­ting eléc­tri­co es más va­lio­so que la ad­qui­si­ción de un mo­de­los ‘con­ven­cio­nal’ –de nue­vo, las du­das son in­clu­so ma­yo­res pa­ra con­duc­to­res in­di­vi­dua­les–.

Al no te­ner un his­tó­ri­co de man­te­ni­mien­to ni sa­ber cuál es el va­lor re­si­dual del mis­mo a la ho­ra de con­ver­tir­se en vehícu­lo de oca­sión –V.O.–, no só­lo re­sul­ta di­fí­cil es­ta­ble­cer una cuo­ta men-

Mu­chas son las gran­des em­pre­sas que han apos­ta­do por el vehícu­lo eléc­tri­co pa­ra sus em­plea­dos. En el ca­so de En­de­sa, por ejem­plo, el 6% de la plan­ti­lla de la com­pa­ñía ya cir­cu­la de ma­ne­ra par­ti­cu­lar en mo­do ce­ro emi­sio­nes. Tra­du­ci­do en nú­me­ros, su­po­ne que 534 per­so­nas cir­cu­lan con un mo­de­lo eléc­tri­co. Pe­ro el ob­je­ti­vo si­gue au­men­tan­do y, pa­ra 2021, quie­ren mul­ti­pli­car por cin­co su flo­ta eléc­tri­ca y con­so­li­dar la pre­sen­cia de los hí­bri­dos.

sual, sino sa­ber si lo que se es­tá pa­gan­do por ella com­pen­sa fren­te a un co­che con mo­tor de com­bus­tión o, in­clu­so, fren­te a uno hí­bri­do.

A to­do ello se une, por un la­do, la du­ra­ción del con­tra­to y, por otro, la re­car­ga del co­che. Con una per­ma­nen­cia que os­ci­la en­tre los 36 y los 48 me­ses, pue­de su­po­ner de­ma­sia­do tiem­po pa­ra una tec­no­lo­gía que evo­lu­cio­na ins­tan­tá­nea­men­te, al ser sus­ti­tui­da por mo­de­los más efi­cien­tes o con ma­yor ran­go de au­to­no­mía. Y ya que men­cio­na­mos el re­co­rri­do, hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra po­der ha­cer un uso prác­ti­co del co­che, se ten­drá que ins­ta­lar un pun­to de car­ga –bien en la em­pre­sa o en el do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar– que per­mi­ta co­nec­tar­lo cuan­do no es­tá en uso.

Me­nos cos­tes

A fal­ta de po­der con­fir­mar si di­chos pun­tos de re­car­ga hay que abo­nar­los apar­te de la cuo­ta men­sual del vehícu­lo eléc­tri­co, lo cier­to es que la ad­qui­si­ción de uno de es­tos co­ches su­po­ne un aho- rro. Un man­te­ni­mien­to prác­ti­ca­men­te nu­lo –sal­vo por los neu­má­ti­cos o el po­si­ble cam­bio de la ba­te­ría–, una ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los pro­pul­so­res y, so­bre to­do, un aho­rro es­ti­ma­do de un 66% en cuan­do a re­pos­ta­jes, son al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de op­tar por la pro­pul­sión elec­tri­fi­ca­da.

El vehícu­lo eléc­tri­co, pe­se a sus du­das, su­po­ne un aho­rro a cor­to y me­dio pla­zo pa­ra las em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.