PEN­SAN­DO EN EL AHO­RRO

El Seat Ibi­za 1.6 TDI de 115 ca­ba­llos y el To­yo­ta Ya­ris 100H hí­bri­do re­pre­sen­tan dos for­mas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes de en­ten­der el aho­rro y la efi­cien­cia pe­ro, ¿cuál de los dos re­sul­ta más eco­nó­mi­co en el día a día?

Car and Driver (Spain) - - A CARA CARA - # ÁLVARO RUIZ CH­RIS­TIAN COL­ME­NE­RO

Has­ta ha­ce po­co, los con­duc­to­res que bus­ca­ban gas­tar lo mí­ni­mo en com­bus­ti­ble, só­lo po­dían op­tar por el Die­sel. Los co­ches que uti­li­za­ban es­te com­bus­ti­ble ofre­cían los me­jo­res con­su­mos, pe­ro los tiem­pos cam­bian y el pa­no­ra­ma ac­tual no tie­ne na­da que ver con el del 2000.

Los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la con­ta­mi­na­ción han re­le­ga­do al Die­sel a un se­gun­do plano, en par­te por su ma­yor im­pac­to so­bre el me­dio am­bien­te, pe­ro tam­bién por la evo­lu­ción del res­to de car­bu­ran­tes y de la pro­pia in­dus­tria au­to­mo­triz. Y aun­que los pro­pul­so­res de ga­so­li­na son más efi­cien­tes que an­tes, al­ter­na­ti­vas co­mo el GLP o el GNC ganan te­rreno y ca­da vez es más ha­bi­tual en­con­trar­se con vehícu­los hí­bri­dos y eléc­tri­cos en nues­tras ca­rre­te­ras. De es­ta for­ma, no es ex­tra­ño que la cuo­ta de mercado del Die­sel se ha­ya re­du­ci­do a po­co más del 30%, pe­ro es­te ti­po de mo­to­res con­ti­núa sien­do una al­ter­na­ti­va

per­fec­ta pa­ra los que rea­li­zan un buen pu­ña­do de ki­ló­me­tros ca­da día en su jor­na­da. Sin em­bar­go, ¿si­guen sien­do me­jor op­ción que un hí­bri­do?

Los me­jo­res en lo su­yo

Pa­ra res­pon­der a esa pre­gun­ta, en­fren­ta­mos a los uti­li­ta­rios de re­fe­ren­cia en sus res­pec­ti­vas ca­te­go­rías, el Seat Ibi­za TDI 115 y el To­yo­ta Ya­ris 100H; o lo que es lo mis­mo, el me­jor Die­sel y el me­jor hí­bri­do del seg­men­to.

El es­pa­ñol se ha la­bra­do la fa­ma de ser uno de los Die­sel más bri­llan­tes del mercado y, ya ha­ce mu­chos años, rom­pió el es­tig­ma de que el ga­só­leo y la de­por­ti­vi­dad no pue­den ir de la mano. Es inevi­ta­ble acor­dar­se de las ver­sio­nes FR y Cu­pra TDI del Ibi­za de tercera ge­ne­ra­ción, pe­ro el 1.6 TDI del mo­de­lo ac­tual no tie­ne na­da que ver con aquel 1.9 TDI sal­va­je y po­co so­fis­ti­ca­do –pe­ro siem­pre fru­gal–. Con la va­rian­te de 115 ca­ba­llos, el de Mar­to­rell com­bi­na el ren­di­mien­to con el mí­ni­mo con­su­mo, pe­ro tam­po­co se ol­vi­da del con­fort de mar­cha y la efi­cien­cia. So­lo hay que echar un vis­ta­zo a la fi­cha téc­ni­ca pa­ra per­ca­tar­se de la ex­tra­or­di­na­ria re­la­ción en­tre gas­to y pres­ta­cio­nes, aun­que la me­jor ma­ne­ra de com­pro­bar las bon­da­des del superventas de Seat es po­nién­do­se a sus man­dos.

Más allá de la es­té­ti­ca, los aca­ba­dos de­por­ti­vos y la ex­ce­len­te dotación del aca­ba­do FR, ca­be des­ta­car el aplo­mo y la agi­li­dad del con­jun­to. El mo­tor 1.6 TDI es enér­gi­co y res­pon­de des­de la par­te más ba­ja del cuen­ta­vuel­tas con to­tal pro­gre­si­vi­dad, pe­ro es ru­mo­ro­so –es­pe­cial­men­te en frío– y trans­mi­te más vi­bra­cio­nes de la cuen­ta al ha­bi­tácu­lo. Bien es cier­to que, cual­quier ca­ren­cia, que­da com­pen­sa­da al mi­rar al or­de - na­dor de a bor­do y com­pro­bar que, en con­di­cio­nes reales, el con­su­mo com­bi­na­do ape­nas su­pera los cin­co li­tros ca­da 100 ki­ló­me­tros. En ca­rre­te­ra, es sen­ci­llo me­jo­rar esa ci­fra y, gra­cias al de­pó­si­to de 40 li­tros, la au­to­no­mía ron­da los 900 ki­ló­me­tros, aun­que ten­dre­mos que

pa­rar a re­pos­tar bas­tan­te an­tes si acos­tum­bra­mos a ro­dar por ciu­dad.

Lo cier­to es que el Seat Ibi­za TDI de 115 ca­ba­llos se mues­tra más có­mo­do en re­co­rri­dos lar­gos y, a pe­sar de su ta­ma­ño, re­sul­ta ideal pa­ra via­jar. Pre­ci­sa­men­te al con­tra­rio que el To­yo­ta Ya­ris 100H.

Huye de las res­tric­cio­nes

El mo­de­lo ni­pón fue re­no­va­do en 2017 y To­yo­ta apro­ve­chó el la­va­do de ca­ra pa­ra po­ner a pun­to el sis­te­ma de pro­pul­sión hí­bri­do, me­jo­ran­do la fa­se de re­car­ga de las ba­te­rías y au­men­tan­do el ran­go de uti­li­za­ción en el mo­do 100% eléc­tri­co, de­no­mi­na­do EV Mo­de.

Co­mo he­mos di­cho al prin­ci­pio del tex­to, el sec­tor del au­to­mó­vil es­tá cam­bian­do a un rit­mo fre­né­ti­co, pe­ro el Ya­ris si­gue sien­do la úni­ca al­ter­na­ti­va de su ca­te­go­ría que com­bi­na un mo­tor de ga­so­li­na con otro eléc­tri­co. Eso lo con­vier­te en uno de los mo­de­los más efi­cien­tes del seg­men­to y se be­ne­fi­cia de ven­ta­jas con las que los Die­sel no pue­den ni so­ñar.

Si es­tás pen­san­do en las eti­que­tas me­dioam­bien­ta­les de la DGT, has acer­ta­do. El Ya­ris 100H es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo ECO y, por lo tan­to, pue­de ac­ce­der al cen­tro de las gran­des ciu­da­des en epi­so­dios de al­ta con­ta­mi­na­ción; ade­más, se be­ne­fi­cia de des­cuen­tos al apar­car en zo­nas de ser­vi­cio re­gu­la­do y es­tá exen­to de pa­gar el im­pues­to mu­ni­ci­pal de cir­cu­la­ción en al­gu­nas lo­ca­li­da­des.

A prio­ri, los ar­gu­men­tos del Ya­ris son con­vin­cen­tes, pe­ro el ja­po­nés tam­bién pre­su­me de sua­vi­dad y ha­ce ga­la de una gran eco­no­mía de uso. La prio­ri­dad de To­yo­ta ha si­do fa­bri­car un uti­li­ta­rio có­mo­do y muy aho­rra­dor, aun­que la po­li­va­len­cia no es su pun­to fuer­te. Al con­tra­rio que el Ibi­za TDI, el con­su­mo me­jo­ra en te­rri­to­rio ur­bano y se dis­pa­ra en tra­yec­tos más lar­gos. El con­jun­to for­ma­do por el mo­tor de com­bus­tión y el pro­pul­sor eléc­tri­co per­mi­te ob­te­ner unas ci­fras de gas­to ex­ce­len­tes en­tre semáforo y semáforo, pe­ro tam- ➥

bién es el cul­pa­ble de que ro­de­mos en com­ple­to si­gi­lo cuan­do el mo­do EV en­tra en acción. Pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do a es­ta tec­no­lo­gía, ten­drás que apren­der a apro­ve­char las fre­na­das y las iner­cias, pe­ro una vez lo ten­gas do­mi­na­do, po­drás pa­sar mu­cho tiem­po sin pi­sar la ga­so­li­ne­ra, siem­pre y cuan­do no acos­tum­bres a via­jar.

A ve­lo­ci­da­des más al­tas, echa­mos de me­nos un po­co más de po­ten­cia y la tec­no­lo­gía hí­bri­da de­ja de ser tan efi­caz. Cuan­do las ba­te­rías se des­car­gan, el mo­tor de ga­so­li­na de 75 ca­ba­llos se en­car­ga de mo­ver el con­jun­to en so­li­ta­rio y, a par­tir de unos 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, el gas­to de com­bus­ti­ble em­pie­za a ha­cer me­lla en la au­to­no­mía que, en es­tas con­di­cio­nes, se re­du­ce a unos 550 ki­ló­me­tros. Tam­po­co ayu­da el rui­do de la trans­mi­sión, so­bre to­do, a la ho­ra de ace­le­rar de ma­ne­ra con­tun­den­te. El so­ni­do pro­du­ci­do por el va­ria­dor no pa­re­ce co­rres­pon­der­se con la ga­nan­cia de ve­lo­ci­dad y cho­ca con el si­len­cio lo­gra­do den­tro de la ciu­dad.

Con to­do, la au­sen­cia de vi­bra­cio­nes den­tro del ha­bi­tácu­lo es to­tal y, en cual­quier ca­so, la sen­sa­ción de sua­vi­dad es su­pe­rior en el Ya­ris. Tam­bién in­flu­ye el tra­ba­jo rea­li­za­do a ni­vel de in­so­no­ri­za­ción, ya que el To­yo­ta cuen­ta con un me­jor ais­la­mien­to acús­ti­co que el Seat.

Ob­je­ti­vos di­fe­ren­cia­dos

Don­de sí se des­mar­ca el mo­de­lo es­pa­ñol es en el apar­ta­do di­ná­mi­co. La pues­ta a pun­to del Ya­ris in­vi­ta a con­du­cir de ma­ne­ra más so­se­ga­da; la sus­pen­sión es me­nos fir­me que en el Ibi­za y la di­rec­ción me­nos co­mu­ni­ca­ti­va, aun­que la asis­ten­cia eléc­tri­ca per­mi­te rea­li­zar cual­quier ma­nio­bra sin es­fuer­zos y le con­fie­re agi­li­dad den­tro de la ciu­dad.

En el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, la ba­lan­za de­be­ría in­cli­nar­se ha­cia el Ya­ris por la ma­yor com­ple­ji­dad del sis­te­ma hí­bri­do, pe­ro tam­bién hay que ren­dir­se an­te el pro­gre­so al­can­za­do por el blo­que TDI del Ibi­za. En pleno apogeo del Die­sel, na­die se ha­bría ima­gi­na­do que un mo­tor de es­te ti­po pu­die­ra ofre­cer se­me­jan­te com­pro­mi­so en­tre ren­di­mien­to, con­su­mo, emi­sio­nes y, so­bre to­do, agra­da­bi­li­dad de uso.

Es­tá cla­ro que la efi­cien­cia pue­de en­ten­der­se de dos ma­ne­ras com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes; só­lo tie­nes que pen­sar qué es lo más be­ne­fi­cio­so pa­ra tu bol­si­llo, la ciu­dad o la ca­rre­te­ra.

La vo­ca­ción ru­te­ra del Ibi­za TDI con­tras­ta con el ca­rác­ter ur­ba­ni­ta del Ya­ris 100H

MÁS EFI­CA­CIA. De­ba­jo del freno de mano, se ubi­can los bo­to­nes que ac­ti­van los mo­dos EV y ECO. Púl­sa­los y no­ta­rás la di­fe­ren­cia en tu bol­si­llo.

OTRA PER­SO­NA­LI­DAD. Un pul­sa­dor per­mi­te es­co­ger en­tre los cua­tro mo­dos de con­duc­ción del Dri­ve Se­lect: ECO, Nor­mal, Sport e Individual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.