Jeep Wran­gler.

Su re­no­va­ción com­ple­ta mar­ca el ini­cio de una nue­va épo­ca pa­ra Jeep.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - JESÚS COLLAZOS

El nue­vo Jeep Wran­gler se ha di­se­ña­do con dos ob­je­ti­vos cla­ros: se­guir sien­do el rey de los 4x4 y acer­car­lo en con­fort y pres­ta­cio­nes a los ac­tua­les tu­ris­mos de ca­lle, pa­ra ha­cer más agra­da­ble el uso en ciu­dad y ca­rre­te­ra po­ten­cian­do, pa­ra ello, tan­to la co­mo­di­dad co­mo su ma­nio­bra­bi­li­dad.

En el in­te­rior se han me­jo­ra­do los ma­te­ria­les. Los asien­tos son más con­for­ta­bles y dis­po­ne­mos de equi­pa­mien­tos más acor­des con un co­che de es­te tiem­po, co­mo pan­ta­llas de has­ta 8,4 pul­ga­das, arran­que sin lla­ve o ayu­da al apar­ca­mien­to con con­trol de cru­ce al dar mar­cha atrás. Su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro se ex­pre­sa con tres po­si­bi­li­da­des de te­cho des­mon­ta­ble: rí­gi­do, de lo­na y de lo­na eléc­tri­co. Po­de­mos des­mon­tar fá­cil­men­te las puer­tas y ple­gar el pa­ra­bri­sas pa­ra dis­fru­tar con ple­na li­ber­tad del en­torno. Su al­tu­ra de va­deo de 76 cen­tí­me­tros y sus án­gu­los de ata­que y sa­li­da – 36,4º y 30,8º– ha­cen sal­tar los lí­mi­tes por don­de po­de­mos pa­sar.

Di­ver­sión al vo­lan­te

El Die­sel res­pon­de sa­tis­fac­to­ria­men­te en ca­rre­te­ra. Su ge­ne­ro­so par mue­ve con agi­li­dad al vehícu­lo, aun­que no hay que ol­vi­dar que te­ne­mos el cen­tro de gra­ve­dad bas­tan­te más al­to de lo 'nor­mal' y eso se no­ta a la ho­ra de mar­char por te­rreno vi­ra­do. En au­to­pis­ta, el desa­rro­llo nos per­mi­te una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro más pro­pia de un tu­ris­mo y unos con­su­mos que, en con­duc­ción rá­pi­da, se acer­can de me­dia a los nue­ve li­tros.

La di­rec­ción, de asis­ten­cia eléc­tri­ca, res­pon­de sa­tis­fac­to­ria­men­te aun cuan­do hay que acos­tum­brar­se aun acier­ta sen­sa­ción de flo­ta­bi­li­dad, de­bi­da más a los neu­má­ti­cos de ta­lla gran­de que a la pro­pia di­rec­ción. Pe­ro es en el cam­po don­de elW­ran­gler mues­tra to­do su potencial. Sea cual sea la pen­dien­te es­co­gi­da, el es­ta­do del sue­lo de tie­rra o pie­dras, se­co o mo­ja­do… es ca­paz de su­pe­rar cual­quier problema. De

he­cho, en dos rue­das pro­pul­so­ras, pa­sa por re­co­rri­dos prohi­bi­dos a la in­men­sa ma­yo­ría de los SUV, y si co­nec­ta­mos l a t r a c c i ó n t o t a l , g a n a r á a mu c h o s to­do­te­rre­nos con­sa­gra­dos. Úni­ca­men­te cuan­do los obs­tácu­los son muy fuer­tes se­rá ne­ce­sa­rio 'ti­rar' de re­duc­to­ra. Gra­cias al cam­bio au­to­má­ti­co, só­lo ten­dre­mos que ocu­par­nos del pe­dal del ace­le­ra­dor pa­ra, a ve­lo­ci­dad li­mi­ta­da, cir­cu­lar por don­de, en prin­ci­pio, pa­re­cía im­po­si­ble. No he­mos en­con­tra­do ro­ca, ba­rro, pen­dien­te o ba­che que no se su­pere con to­tal fa­ci­li­dad, in­clu­so con el Saha­ra.

El Ru­bi­con aña­de, a es­tas ex­ce­len­tes cua­li­da­des de su her­mano de ga­ma, el blo­queo de los di­fe­ren­cia­les de­lan­te­ro y tra­se­ro y la des­co­ne­xión elec­tró­ni­ca de la ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra an­te­rior –au­men­ta de es­ta for­ma el re­co­rri­do de la sus­pen­sión–, por lo que los con­fi­nes se si­túan más en la ver­ti­cal que en la ho­ri­zon­tal.

GUI­ÑO AL ORI­GEN. El fron­tal re­to­ma la pa­rri­lla de sie­te lis­to­nes ver­ti­ca­les y los fa­ros re­don­dos del CJ5 ori­gi­nal, aho­ra con tec­no­lo­gía led.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.