Con buen kar­ma

Enamo­ra al pri­mer vis­ta­zo por la energía que des­pren­de, sus di­ver­ti­dos con­tras­tes y mar­ca­da per­so­na­li­dad. Es­te pi­so -ver­de es­pe­ran­za- de­rro­cha so­lu­cio­nes in­ge­nio­sas.

Casa Diez - - CASA REFORMADA - REA­LI­ZA­CIÓN: PI­LAR PE­REA. FO­TOS: PA­BLO SA­RA­BIA. TEX­TO: MÍ­RIAM ALCAIRE.

Refrescante. Es el pri­mer ad­je­ti­vo que vie­ne a la men­te cuan­do se en­tra en es­ta ca­sa ma­dri­le­ña. Los vi­bran­tes to­nos ver­des que pre­do­mi­nan en su sa­lón tie­nen "par­te de la cul­pa", pe­ro so­bre to­do por su look mo­derno y ele­gan­te, sin ex­ce­so al­guno ni ba­rro­quis­mo. Ojo, tam­po­co se tra­ta de un es­ti­lo mi­ni­mal. Al con­tra­rio, el es­pa­cio re­sul­ta muy en­vol­ven­te y es­tá bien arro­pa­do por mue­bles ele­gi­dos con es­me­ro, de­ta­lles sin­gu­la­res y, en es­pe­cial, por sus cá­li­dos y sua­ves tex­ti­les.

UN AN­TES Y UN DES­PUÉS

La vi­vien­da no es me­nos cas­ti­za que el ba­rrio en que se en­cuen­tra, Cham­be­rí, en el co­ra­zón mis­mo de la ca­pi­tal. Per­te­ne­ce a un edi­fi­cio de fa­cha­da clá­si­ca de más de un si­glo de an­ti­güe­dad, con los tra­di­cio­na­les bal­co­nes de hie­rro y ven­ta­nas de ma­de­ra.

Tam­bién res­pon­día a esa épo­ca el tra­za­do in­te­rior, por lo que la dis­tri­bu­ción era la­be­rín­ti­ca y os­cu­ra. La plan­ta se di­vi­día en pe­que­ños cuar­tos y con una co­ci­na al fon­do. Sin ape­nas luz, pe­ro con in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des. Las que su­po ver Cat­he­ri­ne Mar­tin, di­rec­to­ra de la em­pre­sa Ma­drid Bou­ti­que Pro­per­ties, es­pe­cia­li­za­da en la re­for­ma de pro­pie­da­des si­tua­das en edi­fi­cios ma­dri­le­ños con fa­cha­das pro­te­gi­das y se­ñas de iden­ti­dad pro­pias: "en la reha­bi­li­ta­ción in­ten­ta­mos man­te­ner el ma­yor nú­me­ro de ele­men­tos ori­gi­na­les, pe­ro a la vez uti­li­za­mos fór­mu­las ac­tua­les. Re­no­va­mos la ca­sa pa­ra crear un pi­so mo­derno con mu­chos to­ques de ayer", ex­pli­ca Mar­tin. TRANS­FOR­MA­CIÓN TO­TAL La re­for­ma fue en­car­ga­da a An­to­nia Sal­va Llom­part y Ana Ro­drí­guez Mén­dez, del es­tu­dio A&A Ar­qui­tec­tos. Es­tas pro­fe­sio­na­les ren­ta­bi­li­za­ron la

Po­lí­go­nos, ra­yas, círcu­los... el jue­go de for­mas y co­lo­res es fan­tás­ti­co.

Ar­ma­rios li­sos y sin ti­ra­do­res amue­blan una co­ci­na don­de tam­bién es­tá muy pre­sen­te la ma­de­ra.

su­per­fi­cie dis­po­ni­ble y con­vir­tie­ron to­da la plan­ta com­par­ti­men­ta­da en un es­pa­cio am­plio, abier­to al ex­te­rior e inun­da­do de luz. Con el fin de re­va­lo­ri­zar ese ele­men­to na­tu­ral, se eli­gie­ron tam­bién los re­ves­ti­mien­tos. En el sue­lo se ins­ta­ló un ro­ble blan­quea­do, y las pa­re­des se pin­ta­ron en gris sua­ve que de­co­ra asi­mis­mo en un tono más os­cu­ro las con­tra­ven­ta­nas. Fue­ron res­ca­ta­das de su vi­da an­te­rior, co­mo los ra­dia­do­res de hie­rro for­ja­do. El te­cho no se to­có pa­ra no rom­per las be­llas mol­du­ras de es­ca­yo­la. ES­TI­LO ECLÉC­TI­CO To­do el tra­ba­jo de ho­me sta­ging (de­co­ra­ción, amue­bla­mien­to, etc.) fue lle­va­do a ca­bo por Cons­tan­za Su­bi­ja­na, de HSDe­cor, en co­la­bo­ra­ción con la pro­pia Cat­he­ri­ne Mar­tin. La idea era dar a los am­bien­tes un "je ne sais quoi", co­mo es­ta úl­ti­ma des­cri­be, ori­gi­nal y di­ver­ti­do. Pa­ra ello, se ju­gó mu­cho con el con­tras­te: de épo­cas, ma­te­ria­les, co­lo­res, lí­neas... El es­ti­lo bus­ca el mes­ti­za­je con pie­zas con­tem­po­rá­neas y an­ti­guas des­cu­bier­tas en tien-

El di­bu­jo de los azu­le­jos de la du­cha re­pli­ca el del ca­be­ce­ro de la ca­ma.

das de ar­te­sa­nos, mer­ca­di­llos, en el Ras­tro, in­clu­so, en In­ter­net. Las fla­man­tes bu­ta­cas ver­des y la lám­pa­ra del es­tar, la ca­be­za de to­ro en la co­ci­na, son al­gu­nos ejem­plos muy grá­fi­cos. En cuan­to a la pa­le­ta cro­má­ti­ca, es se­re­na pe­ro na­da abu­rri­da, gra­cias a la com­bi­na­ción de va­rios to­nos en un mis­mo am­bien­te, avi­va­da por sa­cu­di­das de tur­que­sa, de ver­de in­ten­so, de do­ra­do y co­bre... Men­ción apar­te me­re­ce el uso de las tex­tu­ras y tex­ti­les. To­do va­le y que­da de fá­bu­la: flores, ra­yas, geo­me­trías... en ter­cio­pe­lo, lino o al­go­dón. La sen­sa­ción tac­til es tan im­por­tan­te co­mo la vi­sual en la de­co­ra­ción de la ca­sa, pa­ra crear una at­mós­fe­ra en­vol­ven­te y de "buen ro­llo".

DE­LI­CA­DOS BO­DE­GO­NES Jun­to al bal­cón ad­quie­ren mu­cha vi­ve­za los co­lo­res: el ver­de, que en sus dis­tin­tas va­rian­tes se pro­lon­ga al ex­te­rior, y los aca­ba­dos me­tá­li­cos. Co­bri­za es la es­truc­tu­ra de las me­si­tas de cen­tro, de Ol­holm, y do­ra­dos al­gu­nos de los ob­je­tos que las ador­nan: una ca­si­ta, la ca­ja de ma­de­ra con ve­la o el pá­ja­ro blan­co, de Ba­nak Im­por­ta.

MEZ­CLA DE TEX­TU­RAS Los tex­ti­les de­co­ran por sí mis­mos gra­cias a sus ca­li­da­des y di­ná­mi­cos di­bu­jos, co­mo la al­fom­bra geo­mé­tri­ca o los co­ji­nes es­tam­pa­dos, de Za­ra Ho­me y de Ol­holm.

SA­BOR ES­PA­ÑOL Un de­ta­lle di­ver­ti­do ani­ma una de las pa­re­des de la co­ci­na: un to­ro de es­par­to, de Javier S. Medina. El me­na­je de la me­sa es de Ol­holm e Ikea.

MUE­BLES ES­PE­CIA­LES El fren­te de la me­si­lla, de Ca­sa, es­tá abier­to con una hor­na­ci­na que ha­ce de es­tan­te. Ca­si­ta, de Ba­nak Im­por­ta, y ja­rrón, de Ikea.

PIE­ZA ES­TRE­LLA Me­si­lla en azul y con ma­de­ra de Pau­low­nia, 45x50x30 cm, 249 €, Se ven­de en Bloo­ming­vi­lle. EN VA­RIOS ACA­BA­DOS Se han ele­gi­do dis­tin­tos co­lo­res y ma­te­ria­les, pa­ra di­fe­ren­ciar la zo­na de la du­cha y la del la­va­bo. Las bal­do­sas se com­pra­ron en Azu­le­jos Pe­ña. So­bre una en­ci­me­ra sen­ci­lla, pi­la re­don­da con gri­fo de di­se­ño y toa­llas, de Za­ra Ho­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.