con en­ci­me­ra vo­la­da, se uti­li­za co­mo

Casa Diez - - CASA REFORMADA -

La pe­nín­su­la, ba­rra de desa­yu­nos.

ACA­BA­DOS Y MA­TE­RIA­LES En las obras de res­tau­ra­ción se con­ser­va­ron ele­men­tos ori­gi­na­les, co­mo la vi­gue­ría vis­ta del te­cho, las bo­ve­di­llas ce­rá­mi­cas y los sue­los de mo­sai­co hi­dráu­li­co, que otor­gan un en­can­to es­pe­cial a la co­ci­na y los cuar­tos de ba­ño. Pa­ra el res­to de la ca­sa, se es­co­gió ma­de­ra sin te­ñir. Du­ran­te la re­for­ma, se des­cu­brie­ron ta­bi­ques de la­dri­llo que, en al­gu­nas zo­nas, se de­ja­ron a la vis­ta. Es­tos fren­tes se al­ter­na­ron con pin­tu­ra en to­nos blan­cos y ocres, pa­ra crear am­bien­tes cá­li­dos y aco­ge­do­res. Las an­ti­guas ven­ta­nas man­tu­vie­ron sus va­nos, si bien los mar­cos se res­tau­ra­ron y la­ca­ron, y se ins­ta­la­ron acris­ta­la­mien­tos do­bles.

Una puer­ta co­rre­de­ra in­de­pen­di­za el dor­mi­to­rio del sa­lón.

EL BRO­CHE FI­NAL Par­tien­do de un fondo en co­lo­res cá­li­dos -la­dri­llo, ta­ri­ma y pin­tu­ra en to­nos blan­cos y ocres-, la gran ma­yo­ría de los mue­bles son de ma­de­ra. Tam­bién se aña­die­ron pie­zas aca­ba­das en co­lor ne­gro, pa­ra rom­per la mo­no­to­nía y ga­nar ri­que­za vi­sual, es­pe­cial­men­te en la co­ci­na, con ar­ma­rios y en­ci­me­ra de co­lor blan­co. La mez­cla de es­ti­los fue otra de las claves a la ho­ra de lo­grar am­bien­tes di­ná­mi­cos, pues di­se­ños con­tem­po­rá­neos se com­bi­na­ron ma­gis­tral­men­te con otros rús­ti­cos y de cor­te vin­ta­ge. Las te­las y ta­pi­ce­rías que vis­ten ca­da uno de los am­bien­tes se es­co­gie­ron en la mis­ma ga­ma de co­lor, con lo que se con­si­guió re­for­zar la sen­sa­ción de con­ti­nui­dad crea­da a tra­vés de los re­ves­ti­mien­tos.

SÚ­PER FUN­CIO­NAL La ca­ra de la pe­nín­su­la que da a la zo­na de tra­ba­jo se di­se­ñó con ca­jo­nes y ar­ma­rios pa­ra ren­ta­bi­li­zar el es­pa­cio y ga­nar zo­nas de al­ma­ce­na­je. Jus­to al otro la­do, ve­mos uno de los ba­ños de la vi­vien­da.

ZO­NA DE VES­TI­DOR En el dor­mi­to­rio se reali­zó un ar­ma­rio a me­di­da, que no lle­ga al te­cho, pa­ra evi­tar que el ambiente que­da­ra de­ma­sia­do sa­tu­ra­do. Ade­más, los fren­tes se la­ca­ron en un tono si­mi­lar al de las pa­re­des.

DÚO CROMÁTICO! En los ba­ños, los co­lo­res del mo­sai­co hi­dráu­li­co se re­pi­ten en el res­to de re­ves­ti­mien­tos: na­ran­ja en el te­cho y beis en pa­re­des y en­ci­me­ra.

La en­tra­da de luz na­tu­ral fue el pun­to de par­ti­da en el di­se­ño de la nue­va dis­tri­bu­ción de la vi­vien­da. En es­ta zo­na se ubi­ca­ron el sa­lón-co­me­dor y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. A con­ti­nua­ción, se si­tuó la co­ci­na; en­fren­te, el cuar­to de ba­ño; y, por úl­ti­mo, un aseo y una ha­bi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.