45 m2 apro­ve­cha­dos al mi­lí­me­tro.

Es­ta vi­vien­da fue so­me­ti­da a una pro­fun­da re­for­ma con el fin de apro­ve­char al má­xi­mo sus 45 m2. Las ne­ce­si­da­des eran cla­ras: es­pa­cios abier­tos, co­lo­res neu­tros y to­ques cá­li­dos.

Casa Diez - - SUMARIO - REA­LI­ZA­CIÓN: RE­YES PÉREZ. FOTOS: MI­RIAM YELEQ. TEX­TO: MAR­TA SANZ.

Con­ver­tir un apar­ta­men­to de 45 m2 en una vi­vien­da aco­ge­do­ra y lu­mi­no­sa fue el ob­je­ti­vo de es­ta re­for­ma in­te­gral. Los ar­tí­fi­ces del cam­bio fue­ron Ana Bo­la­ños, ar­qui­tec­ta téc­ni­ca y ge­ren­te de la em­pre­sa Téc­ni­cas de man­te­ni­mien­to y obras Maos, y Miguel Ángel Naranjo, su ar­qui­tec­to, quie­nes en­se­gui­da de­tec­ta­ron sus po­si­bi­li­da­des. Cons­cien­tes de que te­nían un lar­go tra­yec­to por de­lan­te, se pu­sie­ron ma­nos a la obra.

PA­SOS PRE­VIOS La pa­re­ja de ar­qui­tec­tos, ade­más de es­tu­diar muy bien los es­pa­cios, reali­zó in­fo­gra­fías pa­ra vi­sua­li­zar ma­te­ria­les y aca­ba­dos y, de es­te mo­do, ha­cer­se una idea bas­tan­te apro­xi­ma­da del re­sul­ta­do fi­nal. O al me­nos, eso fue lo que pen­sa­ron por­que, cuan­do em­pe­za­ron las obras, el pro­yec­to dio un gi­ro ines­pe­ra­do. La de­mo­li­ción de los ta­bi­ques y fal­sos te­chos les de­pa­ra­ba una agra­da­ble sor­pre­sa: ca­si 4 me­tros de al­tu­ra, que les hi­zo re­plan­tear­se el plano de dis­tri­bu­ción y tra­zar el jue­go de vo­lú­me­nes que pos­te­rior­men­te se eje­cu­ta­ría. DIS­TRI­BU­CIÓN FUN­CIO­NAL Co­ci­na, co­me­dor y sa­lón, que no es­tán se­pa­ra­dos por ta­bi­ques, se en­glo­ba­ron en una gran zo­na abier­ta al pa­tio.

La al­tu­ra de los te­chos per­mi­tió cons­truir un al­ti­llo en el que se creó un dor­mi­to­rio. Se de­li­mi­tó con una ba­ran­di­la muy li­ge­ra, en blan­co.

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal se ubi­có al fon­do de la vi­vien­da, y el cuar­to de ba­ño, se in­den­di­zó con una puer­ta co­rre­de­ra. Ade­más, el al­ti­llo ga­na­do du­ran­te la re­for­ma se apro­ve­chó pa­ra si­tuar una se­gun­da ha­bi­ta­ción. CON­TI­NUI­DAD VI­SUAL La cla­ve del éxi­to fue, no so­lo uni­fi­car los am­bien­tes, sino tam­bién apos­tar por re­ves­ti­mien­tos y pa­vi­men­tos en to­nos cla­ros. El sue­lo ori­gi­nal se sus­ti­tu­yó por ta­ri­ma vi­ní­li­ca y las pa­re­des se pin­ta­ron en co­lor blan­co, si bien en al­gu­nos ca­sos se al­ter­na­ron con fren­tes de pa­pel pin­ta­do, en la zo­na de es­tar, y de la­dri­llo vis­to, en el dor­mi­to­rio. En el ba­ño se re­creó un am­bien­te des­pe­ja­do y lu­mi­no­so. En las pa­re­des, la pintura, en tono cla­ro, se com­bi­nó con pie­zas ce­rá­mi­cas más os­cu­ras pa­ra crear con­tras­te.

FON­DO HOMOGÉNEO La sen­sa­ción de con­ti­nui­dad vi­sual se con­si­guió a tra­vés del co­lor blan­co, pre­sen­te no so­lo en las pa­re­des, sino tam­bién en mue­bles y ta­pi­ce­rías, y me­dian­te la ta­ri­ma vi­ní­li­ca que cu­bre el sue­lo de to­da la vi­vien­da.

PIE­ZA CLA­VE Me­sa mo­de­lo Su­su, en blan­co y bam­bú, me­di­das 60x45x60 cm, 105 €, de Bloo­ming­vi­lle.

RE­CI­BI­DOR MI­NI Es­te es­pa­cio se co­mu­ni­ca di­rec­ta­men­te con el sa­lón, sin puer­ta, pa­ra ga­nar lu­mi­no­si­dad y pro­fun­di­dad. Se de­co­ró con un mue­ble de po­co fon­do.

Los 45 m2 de es­ta vi­vien­da se dis­tri­bu­ye­ron en sa­lón, co­me­dor y co­ci­na in­te­gra­dos; un dor­mi­to­rio, un ba­ño y un pa­tio. Ade­más, se cons­tru­yó un al­ti­llo que po­drían apro­ve­char pa­ra crear una se­gun­da ha­bi­ta­ción.

EN TO­NOS NA­TU­RA­LES En el ba­ño, el la­va­ma­nos se ins­ta­ló sobre una en­ci­me­ra vo­la­da. De­ba­jo se co­lo­có un ar­ma­ri­to pa­ra guar­dar los pro­duc­tos de aseo. El ces­to de fi­bra es de Le­roy Mer­lin, y la toa­lla, de A Lo­ja do Ga­to Pre­to.

PIE­ZA CLA­VE Plato de du­cha ex­tra­plano Te­rran, en STONEX®, co­lor Are­na, des­de 405,35 €, de Ro­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.