La in­creí­ble trans­for­ma­ción de una an­ti­gua co­ci­na en una mo­der­na, am­plia y lu­mi­no­sa.

Pa­re­cía sa­ca­da de los años 80, por sus mue­bles y re­ves­ti­mien­tos ya ob­so­le­tos. Gra­cias a una re­for­ma in­te­gral se con­vir­tió en un es­pa­cio bo­ni­to y cien por cien con­tem­po­rá­neo. ¡Ideal!

Casa Diez - - SUMARIO -

REA­LI­ZA­CIÓN: ES­TU­DIO CON MU­CHO GUS­TO. FOTOS: FE­RRER & MA­YOR.

El es­tu­dio de in­terio­ris­mo es­pe­cia­li­za­do en re­for­mas in­te­gra­les Con mu­cho gus­to, que di­ri­ge Jes­si­ca Zue­ras ( www.jes­si­ca­zue­ras.es), es el res­pon­sa­ble del “an­tes y des­pués” de esta mo­der­na co­ci­na. Se par­tió de un buen es­pa­cio que su­po ren­ta­bi­li­zar­se al má­xi­mo con la nue­va dis­tri­bu­ción y equi­pa­mien­to. Es­tos fue­ron los acier­tos de di­cha trans­for­ma­ción.

Trián­gu­lo per­fec­to. Las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das en la co­ci­na se han dis­tri­bui­do en ca­da uno de los vér­ti­ces del “trián­gu­lo de tra­ba­jo”, así se ha apro­ve­cha­do de ma­ra­vi­lla el es­pa­cio y la su­per­fi­cie re­sul­ta muy flui­da, con es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra ins­ta­lar un co­me­dor de dia­rio pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Ar­ma­rios a me­di­da. Una de las ne­ce­si­da­des era me­jo­rar el si­tio de guar­dar. Los mue­bles se hi­cie­ron a me­di­da por el es­tu­dio de Zue­ras y cum­plen di­chas ex­pec­ta­ti­vas. Los su­pe­rio­res lle­gan has­ta el te­cho y los in­fe­rio­res van pro­vis­tos de am­plios cajones. Pa­ra no des­per­di­ciar ni un cen­tí­me­tro, los elec­tro­do­més­ti­cos se en­ca­ja­ron en es­te sis­te­ma mo­du­lar y al­guno de ellos tam­bién se ha pa­ne­la­do pa­ra man­te­ner así la uni­for­mi­dad es­té­ti­ca.

Cris­ta­le­ra al sa­lón. Una de las pa­re­des que lin­dan con el sa­lón se ha sus­ti­tui­do por un vi­drio tras­lú­ci­do que de­ja pa­sar la luz na­tu­ral a rau­da­les. Las pa­re­des blan­cas tam­bién po­ten­cian esa lu­mi­no­si­dad, co­mo las puer­tas que dan al ten­de­de­ro, con ho­jas pro­vis­tas de cris­tal al áci­do. Es­te re­cur­so es muy ade­cua­do pa­ra man­te­ner la in­ti­mi­dad, sin res­tar cla­ri­dad a la co­ci­na.

Sú­per fun­cio­nal, la co­ci­na se ha di­vi­di­do en tres zo­nas bien de­li­mi­ta­das. En una de las pa­re­des se ha ins­ta­la­do un fren­te de ar­ma­rios y elec­tro­do­més­ti­cos, que in­clu­ye la pla­ca vi­tro y la cam­pa­na ex­trac­to­ra. En mó­du­lo se­pa­ra­do, la zo­na de la­va­do y preparación de ali­men­tos con el fre­ga­de­ro. Por úl­ti­mo, un co­me­dor de dia­rio. El pa­si­llo cen­tral es am­plio y có­mo­do.

Aun­que esta co­ci­na es­ta­ba en buen es­ta­do, los re­ves­ti­mien­tos y los mue­bles se ha­bían que­da­do muy an­ti­cua­dos, con ar­ma­rios pe­que­ños y azu­le­jos pa­sa­dos de mo­da. Un es­pa­cio po­co atrac­ti­vo y na­da prác­ti­co. AN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.