Un áti­co ma­dri­le­ño pre­cio­so con una gran te­rra­za don­de dis­fru­tar y di­ver­tir­se.

El pro­pie­ta­rio de es­te áti­co ma­dri­le­ño en­con­tró su re­fu­gio per­fec­to, aun­que ne­ce­si­ta­ba una pe­que­ña obra que lo mo­der­ni­za­ra y adap­ta­ra a su es­ti­lo de vi­da, gus­tos y pre­fe­ren­cias.

Casa Diez - - SUMARIO - REA­LI­ZA­CIÓN: PI­LAR PE­REA. FOTOS: MI­RIAM YELEQ. TEX­TO: MAR­TA SANZ.

Un áti­co con te­rra­za es la vi­vien­da ideal pa­ra mu­chos ma­dri­le­ños, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de jó­ve­nes sol­te­ros a los que les en­can­ta re­unir­se y dis­fru­tar en ca­sa con sus ami­gos. Es el ca­so del pro­pie­ta­rio de es­te pi­so, un hom­bre jo­ven, que vi­ve so­lo, pa­ra el cual su re­fu­gio per­fec­to de­bía de ser fun­cio­nal, mo­derno y con­tar con zo­nas co­mu­nes am­plias y sú­per có­mo­das. Y lo en­con­tró, aun­que sa­bía que se­ría ne­ce­sa­ria una re­for­ma que lo adap­ta­ra a to­das sus ne­ce­si­da­des y es­ti­lo de vi­da. Pa­ra ello, re­cu­rrió a la in­terio­ris­ta Ma­ría L. M. Krahe, a quien co­no­cía por el pro­yec­to de la vi­vien­da de unos ami­gos.

Gri­ses y ver­des son el hi­lo con­duc­tor de la de­co­ra­ción del sa­lón.

AC­TUA­LI­ZAR LOS ES­PA­CIOS

Las obras se cen­tra­ron en me­jo­rar la dis­tri­bu­ción pa­ra am­pliar la co­ci­na (el lu­gar don­de ocu­rren las char­las in­tere­san­tes y se alar­gan las fies­tas); mo­der­ni­zar los re­ves­ti­mien­tos, pues los ori­gi­na­les te­nían más de quin­ce años, y ga­nar zo­nas de al­ma­ce­na­je. Con es­tos ob­je­ti­vos, Ma­ría L. M. Krahe y el equi­po de Well Do­ne Re­for­mas se pu­sie­ron en mar­cha. El pri­mer pa­so fue ti­rar ta­bi­ques. La vi­vien­da te­nía tres dor­mi­to­rios y un lar­go pa­si­llo que re­co­rría la ca­sa. Así que, pues­to que un hom­bre so­lo no ne­ce­si­ta­ba tan­tas ha­bi­ta­cio­nes, se hi­zo una re­dis­tri­bu­ción del es­pa­cio y se in­te­gra­ron a la co­ci­na la es­tan­cia con­ti­gua y el re­ci­bi­dor.

NUE­VOS ACA­BA­DOS

Una vez de­fi­ni­da la dis­tri­bu­ción, lle­gó el mo­men­to de ele­gir los ma­te­ria­les pa­ra sue­los y pa­re­des.

La ta­ri­ma de ro­ble ori­gi­nal se sus­ti­tu­yó por otra en un aca­ba­do más cla­ro y ac­tual en to­da la ca­sa, ex­cep­to en baños y co­ci­na, don­de se co­lo­có porcelánico. Es­te ma­te­rial, pe­ro un mo­de­lo téc­ni­co pa­ra ex­te­rior, se ins­ta­ló en la te­rra­za. Las pa­re­des se pin­ta­ron de blan­co y en los baños se apli­có microcemento so­bre los vie­jos azu­le­jos. Pa­ra so­lu­cio­nar el te­ma del al­ma­ce­na­je, en al­gu­nos mu­ros se abrie­ron unas prác­ti­cas y de­co­ra­ti­vas hor­na­ci­nas.

EL TO­QUE FI­NAL

El pro­pie­ta­rio, ase­so­ra­do por su ma­dre, se en­car­gó de la de­co­ra­ción. Jun­tos crea­ron am­bien­tes có­mo­dos y ac­tua­les a par­tir de una ba­se neu­tra, a la que aña­die­ron pin­ce­la­das de co­lor.

Las pa­re­des del ba­ño se re­vis­tie­ron con microcemento en tono ná­car.

EL TO­QUE FI­NAL Com­ple­men­tos tex­ti­les, flores y plan­tas po­nen acen­tos de co­lor en la de­co­ra­ción de la te­rra­za. Co­ji­nes y ma­ce­tas, de Ikea. Fi­gu­ras, de Ba­nak Im­por­ta.

Los 90 m2 de es­te áti­co ma­dri­le­ño se dis­tri­bu­ye­ron en un sa­lón con co­me­dor, la co­ci­na, dos dor­mi­to­rios y dos baños. To­das las es­tan­cias se co­mu­ni­can con la ma­ra­vi­llo­sa te­rra­za que ro­dea la fa­cha­da. Con plan­ta en for­ma de "L", se or­ga­ni­zó en va­rios am­bien­tes.

EN TO­NOS FRÍOS En la de­co­ra­ción del sa­lón, las to­na­li­da­des gri­ses de te­las y ta­pi­ce­rías se com­bi­na­ron con su­ti­les pin­ce­la­das de co­lor ver­de. El so­fá es de Ka­ran­ne. Las me­sas de cen­tro y los co­ji­nes son de Ba­nak Im­por­ta. Lá­mi­nas en­mar­ca­das, de Ikea.

BIEN PEN­SA­DO En uno de los mu­ros del sa­lón se abrie­ron hue­cos ti­po hor­na­ci­na, pa­ra au­men­tar el al­ma­ce­na­je. Se pin­ta­ron en un ver­de intenso que con­tras­ta con el blan­co de la pa­red. De­lan­te, se ubi­có el co­me­dor con una me­sa re­don­da, del es­tu­dio de Ma­ría L. M. Krahe, y si­llas de Mis­ter Wils.

PIE­ZA CLA­VE Si­lla vin­ta­ge con re­ves­ti­mien­to de po­liés­ter y lino gris y pa­tas de abe­dul ma­ci­zo, Mau­ri­cet­te,79,99 €, de Maiso­ns du Mon­de.

DIS­TRI­BU­CIÓN EN LÍ­NEA En el ba­ño del dor­mi­to­rio prin­ci­pal, la du­cha se si­tuó al fon­do de la es­tan­cia y se in­de­pen­di­zó con una mam­pa­ra de cris­tal. La zo­na de la­va­bo, con un la­va­ma­nos cua­dra­do y un mue­ble de Ce­rá­mi­ca De­co­ra­ción, se si­tuó a la iz­quier­da de la puer­ta.

UNA PIE­ZA ES­PE­CIAL En la de­co­ra­ción del dor­mi­to­rio des­ta­ca una me­si­lla de es­ti­lo oriental, de la tien­da Tu Trato, que apor­ta per­so­na­li­dad al con­jun­to. La col­cha y el plaid son de Ba­nak Im­por­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.