LUZ APRO­PIA­DA

Casa Diez - - CUATRO IDEAS -

Pa­ra te­ner un ma­yor con­fort y po­der evi­tar problemas con la vi­sta, es in­dis­pen­sa­ble una co­rrec­ta ilu­mi­na­ción. La luz na­tu­ral es la más ade­cua­da pa­ra es­tu­diar o ha­cer de­be­res, por lo que si el es­pa­cio te lo per­mi­te, co­lo­ca tu es­cri­to­rio pa­ra que en­tre la luz por un la­te­ral; si tu hi­jo es dies­tro por el la­do iz­quier­do y si es zur­do por el de­re­cho, así evi­ta­rás som­bras. Si so­lo pue­des si­tuar­la fren­te a la ven­ta­na, evita el mo­les­to fo­co de luz di­rec­to so­bre la ca­ra, con es­to­res y cor­ti­nas.

TO­DO BA­JO CONTROLIlu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Cuan­do la luz ex­te­rior no es su­fi­cien­te, re­cu­rre a otras fuen­tes lu­mi­na­rias. Además de la luz ge­ne­ral, es ne­ce­sa­rio una lám­pa­ra de me­sa que ocu­pe po­co, que pro­por­cio­ne una luz di­rec­ta, me­jor con el pie ar­ti­cu­la­do o fle­xo con el haz de luz di­ri­gi­ble y de co­lor blan­ca o azu­la­da. La me­sa es de Ikea y la si­lla, de Maiso­ns du Mon­de. Pa­ra una me­jor pla­ni­fi­ca­ción, co­lo­ca un ta­ble­ro fren­te a la me­sa a mo­do de agen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.