Pla­ni­fi­car la nue­va co­ci­na

Al pla­ni­fi­car la nue­va co­ci­na se de­be con­si­de­rar la ubi­ca­ción de tres ele­men­tos bá­si­cos: la zo­na de al­ma­ce­na­je, la de pre­pa­ra­ción de ali­men­tos y la de fue­go. Es­te clá­si­co trián­gu­lo de tra­ba­jo se pue­de dis­po­ner de for­mas di­ver­sas se­gún el es­pa­cio de la coc

Casa Viva - - Sumario - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS. FOTOGRAFÍAS: AR­CHI­VO CV.

LA IS­LA CEN­TRAL

Las is­las de co­ci­na su­po­nen una solución actual que se adap­ta per­fec­ta­men­te al cam­bio de ro­les de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. Ob­via­men­te es la solución más prác­ti­ca pe­ro tam­bién la que pre­ci­sa de ma­yor es­pa­cio pre­vio. El mue­ble cen­tral o is­la de tra­ba­jo re­sul­ta idó­neo pa­ra trabajar y pre­pa­rar ali­men­tos por que es ac­ce­si­ble des­de sus cua­tro la­dos y son va­rias las per­so­nas que pue­den desa­rro­llar ta­reas en ellas.

EL ES­QUE­MA EN ÁN­GU­LO RECTO

La co­ci­na dis­tri­bui­da en dos pa­re­des per­pen­di­cu­la­res es la solución ideal pa­ra vi­vien­das de pe­que­ñas di­men­sio­nes. El co­lor blan­co de los fron­ta­les en­san­cha vi­sual­men­te el es­pa­cio, en­fa­ti­za­do por la en­tra­da de luz na­tu­ral. Los ar­ma­rios dis­pues­tos só­lo en la par­te in­fe­rior, reducen el pe­so vi­sual, ya que de otro mo­do se­ría ex­ce­si­vo. En el cen­tro, una me­sa ejer­ce de of­fi­ce pa­ra co­mer o de plano de tra­ba­jo cuan­do se pre­pa­ran ali­men­tos.

EL EJE DE LA AC­CIÓN

En la is­la pue­den agru­par­se to­dos los ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles de una co­ci­na: la zo­na de coc­ción, la de aguas, en­ci­me­ras de tra­ba­jo y al­ma­ce­na­je en sus ar­ma­rios y ca­jo­nes. Ello su­po­ne una au­to­no­mía que fa­vo­re­ce que el res­to de la es­tan­cia pue­da re­ci­bir un tra­ta­mien­to más cer­cano al sa­lón. Con la en­ci­me­ra en vo­la­di­zo, la is­la pue­de al­ber­gar una ba­rra ideal pa­ra si­tuar el of­fi­ce.

CON­TRAS­TE DE TEX­TU­RAS

El con­tras­te en­tre co­lo­res y tex­tu­ras ayu­da a me­jo­rar la sen­sa­ción es­pa­cial. La ubi­ca­ción de elec­tro­do­més­ti­cos se con­vier­te en la co­ci­na re­du­ci­da en una es­tra­te­gia bá­si­ca. Es muy con­ve­nien­te no so­bre­car­gar­la con com­ple­men­tos o utensilios. Si no hay es­pa­cio pa­ra el of­fi­ce ha­brá que con­fiar en una me­sa ple­ga­ble que cum­pla las fun­cio­nes. Pe­ro el co­me­dor in­te­gra­do su­po­ne siem­pre una ven­ta­ja com­par­ti­da.

CUAN­DO EL ES­PA­CIO NO ES PRO­BLE­MA

Se pue­de ins­ta­lar un sen­ci­llo of­fi­ce en el ex­tre­mo o en el la­te­ral de una pe­nín­su­la. La idea de apro­ve­char es­te es­que­ma dis­tri­bu­ti­vo pa­ra con­se­guir un of­fi­ce re­sul­ta muy apro­pia­da si se quie­ren so­lu­cio­nar las co­mi­das de una ma­ne­ra có­mo­da y no hay es­pa­cio pa­ra otra me­sa. En es­te ca­so es muy im­por­tan­te co­lo­car una luz de sus­pen­sión que ac­túe di­rec­ta­men­te so­bre la me­sa pa­ra fa­vo­re­cer su uso co­mo co­me­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.