¿DE QUÉ HA­BLA­MOS CUAN­DO HA­BLA­MOS DE DI­SE­ÑO?

Casa Viva - - La Ventana - MAR­CEL BENEDITO, DI­REC­TOR DE CA­SA VI­VA

Un re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to, de los que hi­cie­ron gran­de el di­se­ño es­pa­ñol al fi­nal del pa­sa­do si­glo, me de­cía, ha­ce po­co, que los tiem­pos del di­se­ño ya han ca­du­ca­do. “A na­die le in­tere­sa aho­ra, la gen­te se sien­te có­mo­da en lo­ca­les de as­pec­to retro, sen­ta­dos en si­llas de cue­ro en­ve­je­ci­do y ro­dea­dos de una es­té­ti­ca de­ci­mo­nó­ni­ca que han des­cu­bier­to en el ci­ne”. Pre­gun­to por es­te te­ma a otro ar­qui­tec­to de la mis­ma ge­ne­ra­ción, pres­ti­gio­so pro­yec­tis­ta de lo que se ha da­do en lla­mar, de for­ma sim­plis­ta, ar­qui­tec­tu­ra mi­ni­ma­lis­ta y su res­pues­ta es aún más cla­ri­fi­ca­do­ra: “Mu­chos de los tra­ba­jos ac­tua­les en el cam­po del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra se ins­pi­ran en co­rrien­tes y es­ti­los an­te­rio­res pe­ro es cier­to que el re­sur­gi­mien­to de un es­ti­lo que di­rec­ta­men­te co­ge ele­men­tos del pa­sa­do y los uti­li­za es una reac­ción a la in­cer­ti­dum­bre que se res­pi­ra ac­tual­men­te. En mo­men­tos de trans­for­ma­ción del or­den mun­dial pa­re­ce que el ries­go nos asus­ta y re­cu­rri­mos a lo co­no­ci­do, lo que ya he­mos vis­to, lo pa­sa­do.”

Em­pe­za­mos a cen­trar el te­ma. La in­cer­ti­dum­bre, se­gún es­tos ar­qui­tec­tos, es enemi­ga del di­se­ño, de la mis­ma for­ma que lo es de to­do ries­go o avan­ce es­té­ti­co. Pe­ro, en de­fi­ni­ti­va, ¿de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de di­se­ño? Se­gún los pa­dres fun­da­do­res del con­cep­to —los Ea­mes, Van der Rohe y com­pa­ñía— un di­se­ño acer­ta­do es aquél que bus­ca una for­ma agra­da­ble a un ob­je­to o cons­truc­ción que cum­ple bien con las fun­cio­nes pa­ra las que ha si­do crea­do. El or­den es im­por­tan­te: pri­me­ro, fun­ción; des­pués, for­ma. Si in­ver­ti­mos los tér­mi­nos cae­mos en el ma­nie­ris­mo que tan­to gus­ta a fut­bo­lis­tas y nue­vos ri­cos cuan­do en­car­gan la cons­truc­ción de una ca­sa que se aca­ba pa­re­cien­do a una mas­ta­ba egip­cia. Eso es con­fun­dir el di­se­ño con la fan­ta­sía.

¿Có­mo de­be ser, por de­fi­ni­ción, una vi­vien­da bien pro­yec­ta­da? La ló­gi­ca del di­se­ño nos di­ce que de­be ser or­de­na­da, ar­mó­ni­ca, lu­mi­no­sa, con­for­ta­ble y ca­paz de re­fle­jar el buen gus­to de quien la ha­bi­ta. Lo del buen gus­to pa­re­ce al­go sub­je­ti­vo pe­ro, creed­me, no lo es. Cam­bia con el tiem­po, pe­ro tie­ne sus re­glas in­ter­nas, al­gu­nas de las cua­les es­tán re­la­cio­na­das con el com­pro­mi­so con la épo­ca que le to­ca vi­vir. Hay un buen gus­to es­té­ti­co en las ca­sas mo­der­nas, pe­ro tam­bién lo hay en el he­cho de que no con­su­man más ener­gía de la ne­ce­sa­ria. Una ca­sa que des­pil­fa­rra, ade­más de ca­ra e in­so­li­da­ria, es de mal' gus­to.

La de­fi­ni­ción, tan sim­ple y tan com­ple­ja, a la vez, es la que sos­tie­ne el en­tra­ma­do con­cep­tual de to­do lo que ha su­pues­to el si­glo XX, des­de la vi­vien­da de al­tos te­chos de los Ea­mes has­ta la lám­pa­ra Ar­co de Cas­ti­glio­ni. Y to­do lo que si­gue vi­vo en es­te mun­do fas­ci­nan­te del di­se­ño be­be de esa fuen­te. De mo­do que la es­té­ti­ca vin­ta­ge, que tan­to tra­ba­jo es­tá pro­por­cio­nan­do a de­ter­mi­na­dos in­terio­ris­tas que sa­ben ges­tio­nar­la con gra­cia, es to­do lo con­tra­rio a lo que en­ten­de­mos por buen gus­to. Es una mi­ra­da atrás en un mun­do que asus­ta, un re­tro­ce­der por si aca­so, un pe­que­ño ac­to de in­mo­vi­lis­mo que re­cha­za co­no­cer lo que vie­ne por sim­ple co­mo­di­dad men­tal.

Tal vez es­té de mo­da el vin­ta­ge y la de­co­ra­ción de es­ti­lo retro, pe­ro tam­bién cau­sa­ron fu­ror, du­ran­te una dé­ca­da, los pan­ta­lo­nes pa­ta de ele­fan­te que, aho­ra mis­mo, nos ha­cen reír. No nos apar­te­mos del ca­mino in­te­li­gen­te y fér­til del di­se­ño.

Ilus­tra­ción: De­sig­ned by Free­pik.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.