MIDIENDO LA IN­NO­VA­CIÓN POR EL RE­LOJ

La di­gi­ta­li­za­ción va a pro­mo­ver un cam­bio de 180º en to­da la ca­de­na de va­lor del au­to­mó­vil y la pos­ven­ta no va a ser me­nos. Se­gún Jo­sé Luis Ga­ta, es ne­ce­sa­rio que los ta­lle­res se re­fuer­cen frente a los vai­ve­nes de la eco­no­mía e in­vier­tan en di­gi­ta­li­za­ción

Chapa y Pintura - - Opinión - Res­pon­sa­ble de Mer­ca­do Pos­ven­ta de Au­da­tex JO­SÉ LUIS GA­TA

De for­ma bá­si­ca, en­ten­de­mos una in­no­va­ción co­mo una idea, prác­ti­ca u ob­je­to que es per­ci­bi­do co­mo nue­vo por un in­di­vi­duo. La ve­lo­ci­dad de adop­ción de una no­ve­dad de­pen­de de mu­chos fac­to­res re­la­cio­na­dos con sus ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. Lue­go cuan­do aso­cia­mos in­no­va­ción con efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad no es di­fí­cil pen­sar que su in­cor­po­ra­ción a la so­cie­dad se­rá muy rá­pi­da. Es­te plan­tea­mien­to ge­ne­ral viene a cuen­to de to­da la re­vo­lu­ción di­gi­tal que es­tá vi­vien­do la in­dus­tria del au­to­mó­vil y que sec­to­res co­mo la pos­ven­ta no pue­den per­der de vis­ta. Un da­to pa­ra em­pe­zar. La di­gi­ta­li­za­ción en la pro­duc­ción de un vehícu­lo acor­ta­rá a prác­ti­ca­men­te la mi­tad el lan­za­mien­to de un vehícu­lo al mer­ca­do, se­gún un es­tu­dio de Ma­se­ra­ti. Ade­más de re­du­cir­se los tiem­pos, se aba­ra­tan los pro­ce­sos pues, por ci­tar un ejem­plo, la reali­dad vir­tual y los si­mu­la­do­res per­mi­ti­rán que se re­quie­ran ha­cer me­nos prue­bas reales, siempre más cos­to­sas. Por tan­to, si ha­cer un co­che va a ser más efi­cien­te y rá­pi­do, no ten­gan nin­gu­na du­da que, en po­cos años, la di­gi­ta­li­za­ción del pro­ce­so de pro­duc­ción es­ta­rá ple­na­men­te in­cor­po­ra­da en las fac­to­rías de las mar­cas. Asi­mis­mo, es­ta di­gi­ta­li­za- ción en fá­bri­ca per­mi­ti­rá ma­yor fle­xi­bi­li­dad y más op­cio­nes a la ho­ra de con­fi­gu­rar un mo­de­lo, por lo que se mul­ti­pli­ca­rán las ver­sio­nes. Es­to su­po­ne, ca­si sin dar­nos cuen­ta, acer­car al po­ten­cial com­pra­dor a la lí­nea de pro­duc­ción, a que for­me par­te del pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de un co­che de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des y de­man­das; es de­cir, la di­gi­ta­li­za­ción va a pro­mo­ver un cam­bio de 180º en to­da la ca­de­na de va­lor.

Adop­ción sin pe­re­zas

To­do es­to ya es­tá ocu­rrien­do, es in­ci­pien­te, pe­ro con­vie­ne re­cor­dar lo que apun­ta­ba al prin­ci­pio: la ve­lo­ci­dad de adop­ción se­rá muy rá­pi­da, por lo que la pos­ven­ta no pue­de vi­vir de es­pal­das a la di­gi­ta­li­za­ción y mos­trar­se perezosa en su in­cor­po­ra­ción. O lle­gas a tiem­po, o no lle­gas. El clien­te lo quie­re to­do pa­ra ya. Si la tec­no­lo­gía avan­za y el clien­te cam­bia, ¿a qué es­pe­ra­mos no­so­tros?

Y es que la ne­ce­si­dad de re­du­cir los tiem­pos del pro­ce­so de re­pa­ra­ción de un vehícu­lo ya no es só­lo una cues­tión co­yun­tu­ral mo­ti­va­da por las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y los pro­ble­mas de ren­ta­bi­li­dad de los ta­lle­res, sino que la so­cie­dad es­tá cam­bian­do a tal ve­lo­ci­dad que nos es­tá obli­gan­do ca­si a ha­blar con los clien­tes de fe­chas de entrega mi­ran­do el re­loj y no el ca­len­da­rio. No lle­ga­rá a tan­to, pe­ro ser rá­pi­dos y efi­cien­tes es ya un de­ber de to­do ne­go­cio y el fac­tor hu­mano no es su­fi­cien­te, sino que se re­quie­re tec­no­lo­gía pa­ra lo­grar­lo.

Re­duc­ción de tiem­pos

Con la di­gi­ta­li­za­ción de la pos­ven­ta ya so­mos ca­pa­ces de re­du­cir en un 15% el tiem­po que pa­sa un vehícu­lo en el ta­ller, des­de que en­tra has­ta que sa­le. En con­cre­to, se pue­de re­du­cir has­ta en sie­te mi­nu­tos la rea­li­za­ción de un pre­su­pues­to y, una vez es­té lis­to, em­pie­za in­me­dia­ta­men­te

la re­pa­ra­ción y el pe­di­do del re­cam­bio al dis­tri­bui­dor, a sal­vo de erro­res gra­cias a la co­rrec­ta iden­ti­fi­ca­ción de la pie­za. Es­to úl­ti­mo es fun­da­men­tal por­que se re­du­cen los erro­res en los pe­di­dos y el stock de re­cam­bio ob­so­le­to, al tiem­po que se acor­ta el tiem­po de entrega del vehícu­lo y dis­mi­nu­ye la car­ga ad­mi­nis­tra­ti­va. To­do ello re­dun­da en un incremento de la pro­duc­ti­vi­dad y de la efi­cien­cia.

LA VE­LO­CI­DAD DE ADOP­CIÓN SE­RÁ MUY RÁ­PI­DA, POR LO QUE LA POS­VEN­TA NO PUE­DE VI­VIR DE ES­PAL­DAS A LA DI­GI­TA­LI­ZA­CIÓN Y MOS­TRAR­SE PEREZOSA EN SU IN­COR­PO­RA­CIÓN. O LLE­GAS A TIEM­PO, O NO LLE­GAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.