Mar­ke­ting en la ges­tión del ta­ller

El mar­ke­ting es y de­be ser una par­te fun­da­men­tal den­tro de la ges­tión del ta­ller. De­be ir en con­so­nan­cia con el res­to de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y hu­ma­nos, así co­mo de to­dos los me­dios dis­po­ni­bles pa­ra con­se­guir que to­do en el ta­ller va­ya bien. “Si ven­des lo

Chapa y Pintura - - opinión -

Los ob­je­ti­vos y re­sul­ta­dos del ta­ller van a cir­cu­lar en gran me­di­da en­torno a un buen o mal plan de mar­ke­ting. No sir­ve de mu­cho que se ten­ga el me­jor ser­vi­cio si és­te no se co­no­ce. Ahí es don­de tam­bién cuen­tan el es­fuer­zo de los em­plea­dos y el ni­vel de sa­tis­fac­ción de los clien­tes.

Se tra­ta de re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de fra­ca­so, mo­ti­vo por el cual es muy im­por­tan­te es­ta­ble­cer ac­cio­nes que ase­gu­ren, en la me­di­da de lo po­si­ble, bue­nos re­sul­ta­dos. Y eso es lo que ha­ce un buen plan de mar­ke­ting.

Ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos

Pa­ra que un plan de mar­ke­ting sea exi­to­so, el ta­ller de­be­ría plan­tear­se va­rias cues­tio­nes:

1. ¿Quién soy? El pro­fe­sio­nal de­be de­fi­nir su ne­go­cio, en pri­mer lu­gar, pa­ra sa­ber ha­cia dón­de va. No es lo mis­mo ser un ta­ller es­pe­cia­li­za­do en cha­pa o si quie­re que le iden­ti­fi­quen fá­cil­men­te, crean­do su pro­pia mar­ca. Al crear­la, to­dos los ele­men­tos del ta­ller de­ben ir en con­so­nan­cia: des­de el uni­for­me de los tra­ba­ja­do­res a la car­te­le­ría, pa­san­do por los pro­duc­tos que ofre­ce.

2. ¿A quién bus­co? Mu­chos ta­lle­res sue­len te­ner un pú­bli­co de ba­rrio, pe­ro tam­bién pue­den que­rer di­ri­gir­se a un sec­tor más am­plio. De­pen­de del ti­po de clien­te al que se di­ri­jan, el plan de mar­ke­ting de­be­rá con­tem­plar unas co­sas u otras. Pue­de ser útil ha­cer una in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do pa­ra co­no­cer a quién se va a di­ri­gir el ta­ller, co­mo qué per­fil so­cio-de­mo­grá­fi­co tie­ne el clien­te (edad, in­gre­sos, in­tere­ses,…), o qué es lo que va­lo­ra más de su ta­ller por en­ci­ma de otros (pre­cio ba­jo, ra­pi­dez, ca­li­dad del ser­vi­cio, etc.). El pro­fe­sio­nal pre­ten­de ser quien cu­bra las ne­ce­si­da­des del usua­rio con un bien fun­da­men­tal co­mo su vehícu­lo. 3. ¿Quié­nes son mis com­pe­ti­do­res? Co­no­cer el mer­ca­do ayu­da­rá al ta­ller a ofre­cer me­jo­res ser­vi­cios, me­jor aten­ción y me­jo­res so­lu­cio­nes a los clien­tes. Y no só­lo por sa­ber qué es­tán ofre­cien­do pa­ra me­jo­rar­lo y dar al­go me­jor o úni­co. La com­pe­ten­cia pue­de ser fuen­te de ideas pa­ra tu pro­pio ta­ller. No hay que ver­lo co­mo al­go ne­ga­ti­vo, sino co­mo un fac­tor que pue­de ayu­dar a cre­cer.

4. ¿Qué quie­ro con­se­guir? Si el ta­ller ya sa­be a quién va a di­ri­gir­se y el mer­ca­do en el que se va a mo­ver, que con to­da se­gu­ri­dad se­rá muy com­pe­ti­ti­vo, tie­ne que fi­jar­se unos ob­je­ti­vos. Con el aná­li­sis pre­vio ya ha mar­ca­do el ca­mino, por lo que aho­ra de­be mar­car el des­tino al que quie­re lle­gar. Los ob­je­ti­vos que se fi­je el pro­fe­si­nal, sean a me­dio o lar­go pla­zo, de­ben ser rea­lis­tas, y se pue­den fi­jar en torno a tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, a nú­me­ro de re­pa­ra­cio­nes, ca­li­dad del ser­vi­cio, ve­lo­ci­dad en la ro­ta­ción de co­ches, etc. Tú co­no­ces tu ta­ller y sa­bes dón­de es­tá tu te­cho. 5. ¿Có­mo “ven­do” mi ta­ller a mis clien­tes? Lle­ga­do a es­te pun­to, el ta­ller ya sa­be qué ven­der, pe­ro aho­ra vie­ne la par­te com­pli­ca­da: el có­mo. Las vías por las que pue­de lle­gar a sus clien­tes, las for­mas de fi­de­li­zar­los y el ca­mino a clien­tes nue­vos.

Pro­mo­ción efi­caz

Si el qué y el quién for­man la ba­se del éxi­to, el có­mo es su con­cre­ción. Y no ha­ce fal­ta gas­tar mu­cho di­ne­ro pa­ra

con­se­guir una pro­mo­ción efi­caz. Pe­ro no pien­ses que con ha­cer es­to una vez has con­se­gui­do ela­bo­rar el plan de mar­ke­ting per­fec­to pa­ra el ta­ller. Re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te la si­tua­ción del mer­ca­do y del pro­pio ta­ller con­ti­nua­men­te es un me­ca­nis­mo obli­ga­to­rio. El mar­ke­ting no es una cien­cia exac­ta y mu­cho me­nos una so­cie­dad cam­bian­te. De­cía Dar­win que las es­pe­cies que no se adap­tan a su me­dio, mue­ren. Adap­ta tu es­tra­te­gia de mar­ke­ting al mo­men­to y con­si­gue que si­ga sien­do exi­to­sa.

Los ob­je­ti­vos y re­sul­ta­dos del ta­ller van a cir­cu­lar en gran me­di­da en­torno a un buen o mal plan de mar­ke­ting. No sir­ve de mu­cho que se ten­ga el me­jor ser­vi­cio si és­te no se co­no­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.